Sevilla

Varios detenidos en una operación contra la venta de armas por internet

  • La intervención, dirigida por un juzgado de Sevilla, se desarrolla en otras ciudades, donde se han practicado media docena de registros

Uno de los sospechosos, custodiado ayer por la Guardia Civil, durante el registro de un local en la calle Emilio Prados, junto a Pino Montano. Uno de los sospechosos, custodiado ayer por la Guardia Civil, durante el registro de un local en la calle Emilio Prados, junto a Pino Montano.

Uno de los sospechosos, custodiado ayer por la Guardia Civil, durante el registro de un local en la calle Emilio Prados, junto a Pino Montano. / Antonio Pizarro

Comentarios 1

Un golpe contra la venta de armas por internet. La Guardia Civil, en un operación realizada en el ámbito nacional y dirigida por el juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla, detuvo este miércoles a varias personas por presunto tráfico de armas a través de internet y que procedían de China.

La operación, en la que ayer se llevaron a cabo más de media docena de registros, está dirigida contra la venta principalmente de defensas, ballestas y pistolas procedentes de China y que no están legalizadas. Algunas de las armas, mucho más baratas y que inicialmente eran de fogueo, habían sido modificadas para poder disparar proyectiles, según confirmaron a este periódico fuentes del caso.

Vendían defensas, ballestas y pistolas sin control y algunas de ellas modificadas

Una de las actuaciones se desarrolló en el entorno de la barriada de Pino Montano, en concreto, en un local de la calle Emilio Prados, donde agentes del Servicio de Investigación de la Guardia Civil (SIGC) practicaron un registro en presencia de uno de los sospechosos.

El local registrado está actualmente en venta, pero, según los vecinos, en el mismo había estado trabajando desde hacía tiempo uno de los investigados, quien se dedicaba a la venta por internet, aunque los vecinos desconocían que se tratara de armas.

Tras registrar el negocio, los agentes se dirigieron a un domicilio de la calle San Juan de la Salle, donde el sospechoso vive con su madre, para continuar con los registros, aunque en este caso no se pudo inspeccionar una habitación donde había diverso material informático porque estos efectos son propiedad de un hermano. A continuación, se desplazaron a la calle Gumersindo Azcárate, cerca de la avenida de Miraflores, donde se procedió al registro de un vehículo todoterreno negro propiedad de este mismo sospechoso.

El material intervenido en el establecimiento. El material intervenido en el establecimiento.

El material intervenido en el establecimiento. / Antonio Pizarro

En estos registros, los agentes de la Guardia Civil intervinieron diverso material, que cargaron en varias cajas, como muestra una de las fotografías que ilustran esta información.

En la operación han sido investigadas tanto las personas que supuestamente se dedicaban a la venta de las armas por internet procedentes de China, como los particulares que las habían adquirido, algunos de los cuales han alegado que las habían comprado con fines exclusivamente de coleccionismo.

Además de las actuaciones realizadas en Sevilla, el juzgado de Instrucción número 1 ordenó varios registros domiciliarios en la localidad de Dos Hermanas y en otras tantas provincias españolas, al menos, en más de media docena, según las mismas fuentes consultadas por este periódico.

Los agentes registran un vehículo todoterreno oscuro. Los agentes registran un vehículo todoterreno oscuro.

Los agentes registran un vehículo todoterreno oscuro. / Antonio Pizarro

Los investigadores hacen especial hincapié en que las armas que se vendían no tenían un control especial reglamentario y algunas de ellas además habían sido modificadas, al igual que los proyectiles, para que pudieran ser utilizadas como armas de fuego reales.

En algunos de los registros practicados, los agentes intervinieron ballestas, catanas e incluso en un domicilio fueron halladas serpientes, en concreto, una boa y una pitón.

La operación, que se desarrolla en varias ciudades, seguía abierta al cierre de esta edición, bajo la dirección de la juez de Instrucción número 1 de Sevilla, Elvira Alberola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios