Crimen machista en Sevilla

El asesino machista de Sevilla asfixió a la víctima y la llevó al río en una carretilla

A prisión el detenido por el crimen machista en Sevilla.

Virginia G. T., de 51 años, murió asfixiada en manos de su ex pareja. Así ha sido confirmado este viernes por el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional que da por concluida la investigación de este crimen machista en Sevilla tras el ingreso en prisión sin fianza del acusado, detenido tras confesar a los investigadores que había ocultado el cadáver en una zona de juncos del río Guadalquivir cercana a la vivienda donde se cometió el crimen y desde donde fue trasladado en una carretilla.

Según han concretado fuentes policiales, la investigación comenzó hace dos meses cuando, tras la denuncia que interpuso de la hermana de la víctima el pasado día 4 de mayo, el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional empezó a sospechar de la ex pareja de la fallecida y considero que esta desaparición era "inquietante".

Después de una realizar múltiples gestiones de investigación, los investigadores reunieron pruebas suficientes para finalmente el día 21 de junio proceder a la entrada y registro del su domicilio en la calle Ágata, en el barrio de la Macarena, y proceder a su detención. Tras ello, el arrestado ya confesó a la Policía confeso la autoría del crimen y condujo a los agentes hasta unos cañaverales del rio Guadalquivir cerca del barrio de San Jerónimo donde se había desecho del cadáver. Además, en el transcurso de la investigación, otras dos mujeres fueron detenidas por encubrimiento, quedando finalmente en libertad con cargos tras prestar declaración en dependencias policiales.

Desaparición "inquietante"

Los agentes empezaron a sospechar de que la desaparición de la víctima no era voluntaria cuando, tras hacer un estudio de su vida personal, comprobaron que era una persona que llevaba trabajando en España durante más de 15 años, era residente legal y, además, se trataba de una persona sumamente cumplidora con su trabajo, "siendo bastante extraño que hubiera desaparecido sin dar explicaciones y retirando gran cantidad de dinero", apuntan las fuentes policiales.

Asimismo, en la declaración que prestó inicialmente su ex pareja sobre la desaparición manifestó que su relación sentimental con Virginia había terminado y que ella se había marchado con otro hombre, dejando abierta la posibilidad que ésta última persona fuera el posible autor de los hechos. Todo ello hizo cerrar aún más el círculo ante los investigadores.

Así todo, las investigaciones concluyen que el detenido tuvo una discusión con la víctima la madrugada del día 25 de abril, siendo en el transcurso de la misma, cuando acabó con su vida causándole la muerte por asfixia. No fue hasta por la noche, cuando, siempre según las conclusiones de la investigación policial, el arrestado "en solitario y utilizando una carretilla", sacó el cadáver de la finada, trasladándolo envuelto en unas bolsas de plástico hasta una zona de cañaverales del rio Guadalquivir situada entre el Puente del Almillo y el Parque de San Jerónimo, relativamente cerca del domicilio y desde donde era imposible visualizar el cuerpo.

Desde el mismo día del crimen, apuntan las fuentes, cuando el detenido empezó a deshacerse de los enseres de su ex pareja, mientras el cadáver aún permanecía en su domicilio, dando varios viajes a contenedores próximos

Durante la operación, los agentes han intervenido 5.250 euros extraídos de la cuenta bancaria de la víctima y varios dispositivos electrónicos y teléfonos.

Al detenido se le imputan los delitos de homicidio, estafa, violencia de género y por último otro contra la integridad moral, habiéndose decretado este viernes su ingreso en prisión por la Autoridad Judicial tras prestar declaración en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios