Sucesos Atracan con armas de fuego un supermercado y una farmacia de Pino Montano

Sevilla

Los beneficios penitenciarios de El Prenda tras su confesión y arrepentimiento por la violación de La Manada

José Ángel Prenda, durante el juicio por la violación

José Ángel Prenda, durante el juicio por la violación / EFE

Cinco años después de que se consumara la violación grupal a una joven durante los Sanfermines de 2016, José Ángel Prenda, uno de los integrantes de La Manada, ha reconocido los hechos y mostrado su arrepentimiento a través de una carta cuyo contenido se ha dado a conocer ahora pero que El Prendad escribió el pasado 22 de julio en la prisión de Puerto III, en Cádiz, donde cumple condena, y que ha sido remitida a la Audiencia Provincial de Navarra.

La carta aclara al principio que se trata de una decisión que ha tomado "a título personal", para mostrar su "total arrepentimiento por el delito" y su "solicitud personal de perdón a la víctima por los daños causados", que dice lamentar "profundamente", y a sus familiares directos. Un contenido que la víctima de la violación ha conocido por los medios.

La cuestión que ahora hay que dilucidar es ¿qué beneficios penitenciarios puede llegar a conseguir El Prenda con su arrepentimiento y tras pedir perdón a la víctima de La Manada?

Según fuentes jurídicas, no existe una fórmula fija que fije la concesión de permisos tras una declaración de arrepentimiento y perdón como este caso: "no hay una regla matemática", sino un "pronóstico de resocialización", dentro del cual el arrepentimiento y la petición de perdón son factores que favorecen al preso, explica Manuel Cancio, catedrático de derecho penal de la UAM.

En ese sentido, el experto aclara que a la hora de conceder permisos o cambios de grado penitenciario también influye en la decisión "la opinión del psicólogo penitenciario y el arraigo social" de preso. Además, es necesario no existan razones para "creer que el condenado pueda cometer un nuevo delito cuando salga de prisión".

¿Podría concedérsele a El Prenda el tercer grado?

Los presos de Grado II pueden optar a permisos "cortos y progresivos" para entierros o visitas a familiares. Sobre este aspecto, Manuel Cancio explica que en el caso concreto de El Prenda, en Grado II y con un cuarto de la condena cumplida, tendrá como mucho opción a salidas puntuales de la prisión pero no al régimen del tercer grado:  "mientras no haya cumplido la mitad de la pena no podrá solicitar cambiar de grado, a Grado III", el que le permitiría salir de la cárcel para regresar solo a dormir.

De hecho, la Junta de Tratamiento de la prisión de Cádiz Puerto III ha denegado ya dos peticiones de permiso de salida solicitados por José Ángel Prenda. 

Según confirman a Europa Press fuentes conocedoras del expediente penitenciario, El Prenda ha tramitado ya dos peticiones para disfrutar de permisos de salida de acuerdo a la legislación, que recoge este derecho cuando el interno cumple una cuarta parte de la condena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios