Matrimonios

Las bodas civiles duplican ya a las católicas

  • Las uniones por la Iglesia se desploman mientras que las civiles ya suponen el 64% del total

  • Seis chicos y 50 chicas menores de edad se han casado en la última década

Una pareja de recién casados. Una pareja de recién casados.

Una pareja de recién casados. / Todatuboda

Comentarios 1

Casarse cada vez atrae menos. Las tradiciones y el conservadurismo ya no tienen tanto peso como antes y el matrimonio ya no es una condición indispensable para vivir en pareja ni para disfrutar de ciertos derechos legales, y menos aún hacerlo delante de un sacerdote. Desde 2007, coincidiendo con la crisis, la celebración de enlaces matrimoniales no ha dejado de bajar. El pasado año se registraron en la provincia de Sevilla 7.335 matrimonios entre personas de diferente sexo, casi 2.700 menos que hace diez años, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los enlaces religiosos son los que más han sufrido este desplome. Mientras que las uniones católicas caen en picado, las civiles crecen, tanto que en la actualidad las parejas de distinto sexo que optan por casarse ante un juez, un edil o un notario ya casi duplican a aquellas que lo hacen ante un sacerdote.

En una ciudad de tradiciones como Sevilla, las costumbres también cambian. Según datos del INE, el pasado ejercicio se celebraron 7.375 bodas en la provincia, 2.414 de ellas en la capital. De este total, el 64% fueron exclusivamente civiles (4.717) y el 35,5% según la religión católica (2.618). El resto se celebraron según otra religión o no consta.

Sólo hay que echar la vista atrás diez años para comprobar el importante cambio de tendencia. En 2007, se celebraron 10.365 uniones matrimoniales, de las cuales el 30% fueron civiles y casi el 70% según la religión católica. En diez años, el giro ha sido total.

Hace diez años, las bodas religiosas representaban el 70% y en 1997, el 83%

Las bodas civiles en periodos anteriores eran algo casi anecdótico. Por ejemplo, en 1997, hace 20 años, estas uniones representaban el 16% del total, mientras que las canónicas suponían el 83%.

El peso cada vez menor con el que cuentan las tradiciones, el cambio de mentalidad de las familias, cada vez más abiertas a los nuevos tiempos, y la falta de creencia religiosa de los contrayentes son algunos de los factores determinantes que han provocado este revés. Sin embargo, también hay otros factores, como la agilidad burocrática de las bodas civiles, el hecho de que personas divorciadas puedan contraer de nuevo matrimonio y el aspecto económico, ya que algunos Ayuntamientos no cobran ningún tipo de tasa y en el caso de las iglesias el desembolso puede oscilar entre los 175 y los 350 euros.

Los primeros años de la década 2000 fueron la edad dorada de las bodas en Sevilla. En este periodo se alcanzaron máximos históricos. En concreto, en 2005 se registraron 10.885 matrimonios nuevos, pero en 2008 ya no se llegó a la barrera de los 10.000 y, de momento, las cifras no han vuelto a mejorar. De hecho, 2013 fue el peor año desde 1975, con sólo 6.643 bodas en la provincia.

Septiembre es el mes favorito de los novios para contraer matrimonio, muy seguido de junio. El pasado año, estos dos meses concentraron el 30% del total de las celebraciones de la provincia. Enero y febrero, por el contrario, son los meses menos seleccionados por los futuros contrayentes para su gran día.

Dos novias se dirigen al Ayuntamiento, en una imagen de archivo. Dos novias se dirigen al Ayuntamiento, en una imagen de archivo.

Dos novias se dirigen al Ayuntamiento, en una imagen de archivo. / Antonio Pizaro

La edad media de los novios también ha evolucionado y mantiene una tendencia creciente. A nivel nacional, la media de edad de los hombres que contraen matrimonio es de 37,8 años y de 35 para las mujeres. En el caso particular de Sevilla, esta media baja, situándose en el rango de los 30 y 34 años tanto en el caso de los novios como de las novias.

Si se analiza la edad de todos los sevillanos que se han casado desde 1975 hasta la actualidad, se aprecian tres grandes saltos generacionales. En el caso de los hombres, hasta 1984, la media de edad de los novios rondaba entre los 20 y 24 años. A partir de esta fecha y hasta 2009, la mayoría tenía entre 25 y 29 años. Ese año se produjo un nuevo salto, que llega hasta la actualidad, y que sitúa la edad media de los hombres entre 30 y 34 años, diez más que hace tres décadas.

En el caso de las mujeres, también se observan tres saltos de edad, pero en diferentes periodos, algo más tarde que en el caso de los hombres. Hasta 1992, la gran mayoría de las mujeres que contraían matrimonio tenían entre 20 y 24 años. Entre esta fecha y 2012, la edad media subió a los 25-29 años, fecha en la que se produjo un nuevo salto, hasta fijar la edad media entre los 30 y 34 años actuales, según datos del INE.

Históricamente, las mujeres se suelen casar algo más jóvenes que sus compañeros, aunque no deja de sorprender que las estadísticas recojan matrimonios en los que ellas apenas tienen 16 años.

Desde que España legalizó en 2005 las bodas entre personas del mismo sexo, 1.518 parejas han contraído matrimonio en Sevilla

Los datos del INE reflejan que en los últimos 10 años se han producido unas 50 bodas en los que ellas eran menor de edad. No hay que echar la vista muy para atrás para encontrar un matrimonio en el que ella tenía 16 años el día de la boda. El caso más reciente fue en 2016. Las bodas de niñas de 15 años o menos tampoco son algo del pasado, en 2011 hay dos casos registrados.

A diferencia de las chicas, sí son muchos menos los adolescentes menores de edad que contraen matrimonio. Sólo hay seis casos de chicos menores de edad en los últimos 10 años frente a 50 niñas. El caso más reciente de una boda en el que él tenía 16 años es en 2016, igual que en el caso de las féminas. Pero hay que remontarse hasta 2001 para encontrar un caso donde él tuviera 15 años y hasta 1992 para ver un novio de menos de esta edad.

Matrimonios de personas del mismo sexo

Al contrario de las bodas entre personas de diferente sexo, los enlaces entre homosexuales sí están en auge. A falta de los datos provinciales definitivos de 2017, que aún no ha hecho público el INE, en 2016 (el último año disponible), se celebraron en Sevilla 194 uniones civiles entre personas del mismo sexo, la cifra más alta desde 2005, año en el que se legalizaron los matrimonios homosexuales en España.

Tras el boom inicial, que permitió registrar 176 nuevos matrimonios en 2006 (la segunda cifra más alta desde la legalización), los datos han sido desiguales y con altibajos hasta 2012, fecha en la que la tendencia cambió y no ha dejado de ser positiva hasta hoy.

Los primeros años, la mayoría de las parejas que se atrevían a dar el paso eran las formadas exclusivamente por hombres. Sin embargo, es en la estadística de las féminas donde se aprecia un mayor crecimiento de las uniones hasta el punto de superar a los matrimonios gais a partir de 2013.

Las edades de los miembros de estas parejas también han evolucionado, pero, a diferencia de los matrimonios de personas de diferente sexo, en la que la edad media de los cónyuge aumenta con los años, en el caso de los enlaces homosexuales, las parejas son cada vez más jóvenes.

En 2005, la edad media de los hombres que contraían matrimonio con otro hombre rondaba los 40 años. Actualmente, la media se sitúa entre los 30 y 34 años. En el caso de las parejas exclusivamente femeninas, la media es un poco inferior, situándose en torno a los 35-39 años tras la legalización y entre los 29-33 en la actualidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios