Sevilla

El conductor accidentado junto a la Torre del Oro no llevaba el cinturón de seguridad

El escenario del accidente, en el Paseo de Colón. El escenario del accidente, en el Paseo de Colón.

El escenario del accidente, en el Paseo de Colón. / Emergencias Sevilla

Un hombre de 41 años murió este lunes en un accidente de tráfico en el Paseo de Colón, a escasos metros de la Torre del Oro. El siniestro se produjo a las tres y media de la tarde. El coche del accidentado se dirigía hacia el Paseo de las Delicias, cuando el conductor perdió el control por causas que se están investigando.

Se salió de la vía y chocó contra un semáforo, el vehículo colisionó después contra una moto eléctrica que estaba aparcada y fue lanzada contra la fuente de agua en la que beben los caballos de los coches de punto. Precisamente uno de los caballos se desbocó al presenciar el choque. El impacto de la moto arrancó la fuente de cuajo y comenzó a salir un caño de agua. Mientras, la batería de la moto explotó y comenzó a arder.

El vehículo de la víctima, un Kia tipo monovolumen de color rojo, terminó subiéndose a la acera en mitad del Paseo de Colón. Pese a la aparatosidad del accidente, ninguna otra persona resultó herida en el mismo. Probablemente la ausencia de turismo por la pandemia del coronavirus permitió que el siniestro no acabara con más víctimas mortales, ya que el lugar en el que se produjo la colisión es precisamente un punto donde paran los autobuses turísticos.

El conductor murió prácticamente en el acto. Fue atendido por un médico que se encontraba en las inmediaciones e intentó reanimarlo sin éxito. El servicio de emergencias sanitarias del 061 sólo pudo certificar la defunción, mientras que los Bomberos acudieron para excarcelar el cadáver, que había quedado atrapado entre los amasijos del vehículo. La Policía Local de Sevilla abrió una investigación del accidente para averiguar por qué motivo el conductor perdió el control del vehículo.

Todo apunta a que éste dio un volantazo al encontrarse un coche de caballos estacionado en la parada, que el conductor pudo confundir con un carril. Esta maniobra brusca hizo que el Kia se subiera a la acera y acabara empotrándose contra el semáforo. Según las primeras investigaciones, el conductor no llevaba el cinturón de seguridad, por lo que el impacto fue mucho más lesivo. Pudo romper la luna delantera y chocar con la cabeza contra el semáforo, lo que le causó lesiones graves que le provocaron la muerte en unos minutos.

El accidente causó retenciones en la zona pero no fue necesario cortar la avenida totalmente al tráfico. La comisión judicial acudió al lugar de los hechos para ordenar el levantamiento del cadáver poco después. El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Sevilla, donde se le practicará la autopsia en las próximas horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios