Educación

La enseñanza en el coronavirus. El aula digital ha venido para quedarse

  • La apuesta de varios centros por las TIC en cursos pasados resulta clave para afrontar el confinamiento

  • El gran reto es llegar a los alumnos que sufren la brecha digital

Una clase de Bachillerato en las Salesianas de San Vicente mediante videoconferencia. Una clase de Bachillerato en las Salesianas de San Vicente mediante videoconferencia.

Una clase de Bachillerato en las Salesianas de San Vicente mediante videoconferencia. / D. S.

"La enseñanza digital ha venido para quedarse". El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, es el autor de esta frase pronunciada hace escasos días y con la que manifestó una situación que se está viviendo en los centros docentes desde hace un mes, la cual servirá de base para el futuro. El estado de alarma decretado por la pandemia mundial de coronavirus y el consiguiente cierre de colegios e institutos ha obligado a los equipos directivos, maestros y profesores a ingeniárselas para que el aprendizaje siga siendo efectivo y, sobre todo, personalizado, teniendo en cuenta que no todos los hogares poseen idéntico acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la conocida como brecha digital

En tal coyuntura, se ha evidenciado la ventaja de aquellos centros que -dentro de su autonomía- apostaron por la digitalización hace años, a los cuales les ha resultado mucho más fácil afrontar el drástico cambio al que se han visto obligados entre las clases presenciales y on line. Otros, sin embargo, tras unas semanas con cierta improvisación, han logrado salir adelante con una transformación apresurada con la que están descubriendo nuevas e interesantes fórmulas con las que abordar el aprendizaje de ahora en adelante. 

En este reportaje nos hacemos eco de las distintas maneras que algunos centros educativos sevillanos están teniendo a la hora de abordar esta situación, que no se limita a la enseñanza, sino que en diversos casos también ofrece servicio para hacer más llevadero a las familias el confinamiento que, con toda probabilidad, se prolongará hasta el 10 de mayo. 

El Buen Pastor

"El Covid-19 lo ha precipitado todo". Quien así se expresa es José Antonio Francés, profesor de Lengua Castellana y Literatura en el Colegio Buen Pastor. La digitalización en este centro concertado comenzó hace años, pero no ha sido hasta ahora cuando "de la necesidad hemos hecho una virtud". La herramienta por la que se ha optado para impartir clases a distancia es la plataforma Microsoft 365. El motivo de decantarse por esta opción no es otro que el gran conocimiento que tiene de ella un docente de este colegio, José Manuel Blázquez, quien ha recibido varios premios por la innovación educativa y se ha convertido en un gran experto en el manejo de Microsoft, firma con la que colabora.

Dicha plataforma ofrece múltiples posibilidades para la enseñanza. Permite crear grupos (clases) y la interacción de los alumnos entre ellos y con el docente, ya sea a través de chats o videoconferencias. "Para los profesores este cambio también supone un aprendizaje, pues pocas veces habíamos tenido la oportunidad de hablarle a una pantalla. En algunas ocasiones tengo la sensación de estar realizando un programa de radio, de carácter divulgativo", refiere Francés. 

El horario del colegio es el habitual, de 8:00 a 15:00, tiempo en el que los estudiantes deben permanecer conectados. Durante las clases, este profesor, por ejemplo, emplea 50 minutos para las explicaciones de un contenido didáctico, para lo cual suele usar un power point o documentos en PDF. También permite la interacción de los jóvenes mediante chat o videoconferencia. Los 10 minutos finales los emplea para realizar un test que comprueba que los alumnos han asimilado lo que se les ha enseñado previamente. "Por ahora, los resultados están siendo satisfactorios", añade. 

Un profesor del Buen Pastor durante el desarrollo de una clase. Un profesor del Buen Pastor durante el desarrollo de una clase.

Un profesor del Buen Pastor durante el desarrollo de una clase. / D. S.

Claro que todo este dispositivo tecnológico no es fácil, al tener que atender las diversas circunstancias en las que se encuentra cada alumno. "En una casa, por ejemplo, con tres o cuatro hijos, no todos tienen ordenador ni pueden usarlo a la misma hora, por lo que en muchas ocasiones recurrimos al teléfono móvil", señala este profesor, que también hace extensible dicha situación a los exámenes. "La verdad es que ha resultado un puzzle muy difícil de componer. Cada casa es un mundo y su acceso a las nuevas tecnologías, también. Por esta razón, hemos creado grupos de apoyo entre los propios alumnos para que los más avezados en el dominio de las TIC ayuden a los compañeros que no poseen tanta destreza, ya que los docentes carecemos de tiempo para resolver todos los problemas tecnológicos", detalla Francés.

Los exámenes constituyen otro de los frentes que han tenido que abordar los centros desde que se decretó el estado de alarma. En la mayoría de ellos el segundo trimestre había concluido y comenzaba el tercero. La principal incógnita en los equipos directivos y docentes concierne a la validez de las pruebas que se realizan desde los hogares. Evaluaciones que, en todo caso, deben esquivar la posibilidad que los menores tienen de consultar en las redes sociales o de ser asesorados por algún familiar. Con tal fin, en el Buen Pastor se están realizando exámenes tipo test de 10 minutos de duración. 

Docente del Buen Pastor impartiendo una asignatura 'on line'. Docente del Buen Pastor impartiendo una asignatura 'on line'.

Docente del Buen Pastor impartiendo una asignatura 'on line'. / D. S.

"Los test no deben conllevar siempre respuestas fáciles, sino que apostamos por aquellas en la que, a partir de una información, el alumno reflexione y demuestre su conocimiento", asevera Francés, quien pone un ejemplo: "Cuando a un estudiante se le pide que relacione el contenido temático del Romancero Gitano de Lorca con otro autor de la Generación del 27, esa pregunta requiere de una respuesta escueta precedida de una reflexión con la enseñanza impartida, resulta más difícil obtenerla rápidamente en internet o que se la proporcione un adulto", comenta este profesor, quien apostilla que la contestación correcta es Rafael Alberti, quien también se incluye en la corriente "neopopulista" de este grupo de poetas. 

Este docente lleva 10 años dedicado a la enseñanza. Previamente trabajó en el ámbito del libro digital. "Las editoriales no se podían embarcar en esta aventura porque apenas había demanda por parte de los centros de enseñanza", afirma. Para ello, pone un ejemplo: "El wifi de muchos colegios es incapaz de soportar la conexión de toda su comunidad educativa". Para Francés, "si algo bueno tiene la situación de crisis que atravesamos es la transformación de muchos ámbitos esenciales para la sociedad, entre ellos, la educación, ya que en pleno siglo XXI seguíamos enseñando como en el XIX, con tiza y pizarra".

Las Escuelas Vedrunas

Otros colegios en los que la apuesta que se hizo cursos pasados por la digitalización está resultando clave estos días son el Sagrada Familia y el Santa Joaquina, ambos pertenecientes a las Escuelas Vedrunas. Este proceso comenzó hace un lustro, lo que permite que en la actualidad los alumnos de todas las etapas colaboren, produzcan y realicen consultas relacionadas con su aprendizaje.

Imagen de archivo de los alumnos de las Escuelas Vedrunas en un aula totalmente digitalizada. Imagen de archivo de los alumnos de las Escuelas Vedrunas en un aula totalmente digitalizada.

Imagen de archivo de los alumnos de las Escuelas Vedrunas en un aula totalmente digitalizada. / D. S.

El nuevo entorno no se limita a la docencia on line, sino que abarca también a otros ámbitos, como la nutrición y el ejercicio físico. Con este fin, tras la Semana Santa se han puesto en marcha varios proyectos en los que la comunidad educativa de estos centros comparte vídeos para proponer una buena alimentación, otros sobre dietética, programas de entrenamiento y clases de psicomotricidad y manualidades para los más pequeños. Cuenta, además, con una sección concreta para las familias de alumnado TEA ( Trastorno Espectro Autista).

El IES Virgen de los Reyes

La apuesta por la digitalización también tiene referentes en los centros públicos. Así ocurre el IES Virgen de los Reyes, perteneciente a Diputación y uno de los que reúne mayor oferta en Formación Profesional (con 16 especialidades). Aquí comenzó a ponerse en marcha hace tres cursos un plan estratégico que incluye una plataforma virtual -clasroom- que permitió, desde el primer día que se activó el estado de alarma, que los 30 cursos de dicho instituto se sigan desarrollando con normalidad. 

"Los 75 profesores de la plantilla del centro imparten sus clases virtuales y la participación de los 800 alumnos es prácticamente similar a la que se realizaba en modo presencial", aseguran desde el Virgen de los Reyes, donde los profesores mantienen sesiones de trabajo diarias con alumnos, que se conectan para seguir las clases de las diferentes materias y realizar los trabajos, recopilar documentación, formular preguntas, recibir vídeos tutoriales y hasta ser evaluados en sus trabajos.

Niveles virtuales para la organización

La organización del centro funciona por niveles. Así, en el primero, los profesores de los equipos docentes se relacionan a través de la plataforma con los alumnos de cada uno de los 30 cursos. En el segundo, los 30 tutores coordinan virtualmente a los equipos docentes. En el tercero, se produce la coordinación de los tutores con los jefes de su departamento. Los niveles cuarto y quinto se corresponden con la coordinación de las direcciones departamentales, el equipo directivo y el equipo técnico de coordinación pedagógica.

Todo ello ha sido posible gracias a la apuesta por la digitalización que se hizo en 2017 y que ha permitido que en las actuales circunstancias el cuso siga adelante sin grandes cambios. Frente a otros centros públicos cuyo wifi no tiene capacidad suficiente apara atender la demanda de su comunidad, en el IES Virgen de los Reyes ocurre lo contrario. De hecho, cada profesor y alumno dispone de un correo electrónico especifico desde el momento en que se incorpora al centro. En su plan de trabajo se incluyen aulas virtuales, que permiten a los alumnos seguir la formación académica a través de la mencionada plataforma, así como realizar sesiones de trabajo grupal con cámara.

Las Salesianas de San Vicente

También hace tres años en el Bachillerato de las Salesianas de San Vicente se inició el Proyecto Jobs, que, además de suponer un cambio metodológico radical, incorporó los iPads a las clases. "Fue una apuesta arriesgada y costosa, desarrollada mano a mano con 'GoldenMac Educación' y que supuso la adaptación denuestras instalaciones y un cambio absoluto en el sistema de enseñanza", refieren Agustín de la Torre y Maribel Merina, profesores de este centro concertado.

Desde que se decretó el estado de alarma, los alumnos de Bachillerato asisten a clases virtuales todos los días en horario normal, de 8:00 a 14:30. Se pasa lista, se explican contenidos, se interactúa por videoconferencia e incluso hay encuentros con algunos profesores durante el recreo para hablar de manera más distendida.

Corrección de un ejercicio en las clases de Bachillerato de las Salesianas de San Vicente. Corrección de un ejercicio en las clases de Bachillerato de las Salesianas de San Vicente.

Corrección de un ejercicio en las clases de Bachillerato de las Salesianas de San Vicente. / D. S.

Los profesores son conscientes de que la actual situación agravará aún más la brecha digital, de ahí la importancia de proyectos como el de las Salesianas, que evita, en cierta medida, esta diferencia. Lucía Colomé y Marta Lasida son estudiantes del primer curso de Bachillerato en este centro. Ambas aseguran que, aprendiendo desde sus hogares, "hemos conseguido unos resultados muy positivos, sin olvidar que no hubiese sido posible sin nuestros 'iPads', ya que nos elimina problemas como la carencia de un ordenador, o que, a pesar de tenerlos, sean menos eficaces que este dispositivo, pues no todos disponen de programas tan variados y sencillos de adaptación como del que disfrutamos desde hace tres años".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios