Sevilla

La difícil tarea de hablar con el 092

  • El sistema de comunicación de la Policía Local falla continuamente y el ciudadano suele escuchar una grabación cuando llama

  • La Jefatura instala unos teléfonos para comunicarse con los móviles de los agentes como solución temporal a los fallos

Los teléfonos instalados para comunicarse con los policías en caso de fallos.

Los teléfonos instalados para comunicarse con los policías en caso de fallos. / M. G.

Si algún lector ha marcado recientemente el 092, teléfono de emergencias de la Policía Local de Sevilla, es muy probable que se haya encontrado con una grabación que le va recitando los números de todos los cuerpos de seguridad, bomberos y servicios sanitarios de la ciudad. En las últimas semanas han sido varias las averías que han dejado fuera de juego el sistema de comunicaciones de la Policía Local, de manera que los agentes no podían atender las llamadas.

El problema viene de antiguo. Fuentes policiales aseguran que los fallos en el sistema de comunicaciones del cuerpo son continuos desde hace años. No sólo afectan a la atención al ciudadano, sino también a la propia seguridad de los policías, pues se quedan en muchas ocasiones sin emisoras y desconectados del resto de compañeros.

Las transmisiones se caen a diario y los teléfonos no funcionan correctamente. Una de las últimas veces que fallaron, los agentes tuvieron que utilizar emisoras portátiles, sin ordenador y apuntando todo a mano. Según las mismas fuentes, el servidor tiene veinte años y no hay reparación posible. "Cuando se bloquea, da miedo apagarlo porque más de una vez no ha querido arrancar", añaden. 

Los equipos y repetidores tienen 15 años. "Son antiguos y no dan para más". Por ejemplo, el repetidor de la zona de la Macarena falla a diario y deja sin cobertura la zona. El sistema se satura y no permite transmitir a nadie. La central tiene ordenadores antiguos, sólo dos tienen conexión a la emisora y fallan a menudo. Hace poco, coincidiendo con unas lluvias, se estropearon al entrarle humedad. 

Para tratar de corregir eso, la Jefatura ha montado una mesa con varios teléfonos fijos, pero sin ordenador ni emisora. En esa mesa, como se aprecia en la fotografía, alguien ha colocado un cartel con sorna en el que puede leerse "Teléfonos de los Umpa Lumpa", en referencia a los diminutos personajes de la novela de Roald Dahl Charlie y la Fábrica de Chocolate. Lo único que puede hacerse con ellos es llamar a los teléfonos móviles particulares de los policías, que responderán o no en función del momento en el que se encuentren. Por ejemplo, si están en algún servicio de patrulla en un coche, el conductor no podrá atender al móvil. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios