EDUCACIÓN ¿Hay colegio en Sevilla el 31 de mayo?

Todos los Santos

Recordar a los difuntos tiene precio: 20 euros por ramo de flores

Una mujer le lleva un ramo de flores a un difunto en el cementerio de Sevilla.

Una mujer le lleva un ramo de flores a un difunto en el cementerio de Sevilla. / Antonio Pizarro

El festivo de Todos los Santos es una de las fechas de mayor actividad en las floristerías. El sector, que se ha visto sacudido por el alza de los precios, encara esta campaña con la esperanza puesta en que las ventas no se vean afectadas por dicho encarecimiento, que también ha llegado a algunas especies, varias de ellas bastante demandadas para honrar a los difuntos que descansan en los cementerios. El gasto medio por cliente ronda los 20 euros

Llevar flores a los difuntos en noviembre supone una manera de honrar su memoria. Una costumbre arraigada en los sevillanos que se mantiene estos días, pese a la importación de tradiciones extranjeras. Las inmediaciones del Cementerio de San Fernando se convierten en un hervidero de personas estas fechas. Los cuatro puestos de venta de flores, situados a la entrada principal del camposanto, registran una importante actividad. Su empleadas (la mayoría de las que atienden a los clientes son mujeres) apenas tienen tiempo para responder a las preguntas de los periodistas. 

Dolores Cárcamo hace un hueco en su quehacer para aportar datos. Forma parte de la tercera generación que está al frente de Floristería Tenorio. Dos personas trabajan durante todo el año en el negocio. Cuando se acerca noviembre se contrata a cuatro empleadas más. Asegura que el encarecimiento que han experimentado algunas flores no ha repecutido, por ahora, en la demanda. "Es un gasto que se realiza en una fecha concreta. Las flores para los difuntos no se compran todo el año, sólo ahora, por eso la mayoría de la gente no se queja, aunque no han faltado quienes han comentado que están más caras que en otras ocasiones", afirma la tendera. 

Las especies más demandadas

El clavel es el protagonista a la entrada del cementerio. Un docena cuesta 12 euros, un precio que apenas ha cambiado. Sí lo han hecho las especies que sirven de acompañamiento, como la paniculata (una flor blanca de reducidas dimensiones que se mezcla con otras de mayor tamaño). Si un paquete costaba antes 1,75 euros, ahora está a 2,25. "Están más caros y vienen con menos cantidad", advierte Dolores. 

Entre la clientela que se acerca estos días a las floristerías del cementerio -de titularidad pública y con concesión municipal- destaca un buen número de familias de etnia gitana. Son los que más gastan. Y buscan siempre las especies más caras y vistosas, como las rosas, que tienen esta temporada un precio de tres euros por unidad. "Su coste se debe a que la mayoría vienen de Colombia y Ecuador, porque la rosa española carece de calidad suficiente para aguantar mucho tiempo", asegura la responsable de Floristería Tenorio. 

La margarita también registra mucha demanda en Todos los Santos. Sube un euro por estas fechas. De seis a siete euros cuesta el paquete, que suele tener cinco varas. Por contra, el crisantemo, que en otro tiempo fue la flor estrella de noviembre, sufre un declive. Apenas se ve en los puestos y hay escasez de existencias. "Antes eran salvajes y ahora vienen de invernadero. Cuesta un euro por unidad", refiere Dolores, quien agrega que la mayoría de los clientes opta por comprar ramos que contienen claveles o rosas, algunas margaritas y gladiolos. "Valen 20 euros, el precio que se suelen gastar cuando les llevan flores a sus difuntos". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios