Educación

¿Cuáles son los distritos educativos de Sevilla que podrían perder conciertos con la ley Celaá?

  • Los colegios concertados del barrio de Santa Clara y Triana serían los más perjudicados si en el actual periodo de renovación se aplicasen los criterios de la Lomloe

Entrada al colegio concertado San Agustín, en la barriada de Santa Clara. Entrada al colegio concertado San Agustín, en la barriada de Santa Clara.

Entrada al colegio concertado San Agustín, en la barriada de Santa Clara. / Juan Carlos Vázquez

La ley Celaá entró en vigor el pasado martes. Se trata de la octava reforma de la enseñanza en la democracia española y, como todas las anteriores, ha venido cargada de polémica, no sólo en las aulas, sino también en el ámbito político. En el terreno educativo uno de los principales cambios que plantea la Lomloe es la prioridad que otorga a la educación pública por encima de la concertada, a la que considera subsidiaria de la primera y no complementaria, como se ha estipulado hasta ahora. 

Esta calificación adquiere especial relevancia en el proceso de escolarización -que en Andalucía comienza en marzo- y, particularmente, en la fase previa en la que se encuentran ahora muchos colegios: la renovación de los conciertos, que este año se produce en todas las etapas, excepto en la de Primaria

Aunque desde la Consejería de Educación y Deporte se envió en otoño un mensaje de tranquilidad a estos centros asegurando que la nueva normativa no interfiere en dicho proceso este año, al argumentar que se requiere de un decreto autonómico que la desarrolle, lo cierto es que algunos agentes de la comunidad educativa dudan de que la renovación de los conciertos quede exenta de los principios establecidos en la Lomloe, algo que, en todo caso, se conocerá las próximas semanas, cuando se resuelva el trámite. 

La ley Celaá, en concreto, fija que en caso de que, por falta de alumnos (como ocurre actualmente en una época marcada por la bajada de la natalidad) haya que cerrar unidades (aulas), las de titularidad privada que tengan un concierto con las administraciones públicas serán las primeras en sufrir este recorte, aunque registren mayor demanda de las familias que las públicas. La oposición política, algunas autonomías (entre ellas Andalucía), varios sindicatos y asociaciones de padres consideran que con este principio se cercena la libertad de elección. 

La ratio por distritos

Como se apuntó antes, tal modificación tiene especial relevancia en el actual proceso de renovación, que parte de un documento que recoge la ratio general de alumnos en los colegios públicos de los distritos educativos de los municipios sevillanos. Este periódico ha tenido acceso al documento que incluye estos datos, agrupados por nivel de enseñanza y siempre referidos al primer curso de cada una de ellas. El que adquiere mayor importancia es el del segundo ciclo de Infantil (tres años), porque cuando el alumno consigue plaza en él ya la conserva para toda la etapa escolar.

Conviene recordar aquí que, en el caso de la capital hispalense, hay 12 distritos de escolarización. En cada uno se especifica el alumnado escolarizado actualmente en el primer curso de cada etapa, el número de grupos y la ratio resultante de dividir el primer concepto por el segundo. Dicha cifra sirve de orientación a la hora de valorar la permanencia de los conciertos con las pautas de la Lomloe. 

La ratio más baja -de un 12,20- la presenta el distrito educativo conformado por el Tiro de Línea, la barriada de la Oliva y el Polígono Sur. Ahora bien, según indican algunos especialistas consultados por Diario de Sevilla, resulta prácticamente descartable que la Consejería de Educación cierre unidades en esta zona, por las especiales circunstancias que presenta. "Se trata, en muchos casos, de barrios del Polígono Sur que están necesitados de transformación social, por lo que en ellos hay colegios de educación compensatoria donde se prima que las aulas tengan una baja ratio para prestar una enseñanza más individualizada, ya que atienden a un alumnado que procede en bastantes ocasiones de familias desestructuradas y, por tanto, requieren de un trato muy especial", advierten estas fuentes.

Igual ocurre en Torreblanca o en el distrito educativo conformado por los barrios de Los Pajaritos, Rochelambert, La Candelaria y Palmete, aunque en esto dos casos las ratios son más elevadas.

Dos concertados concentran la demanda

El siguiente distrito educativo con la ratio más baja en la lista es el formado por el Polígono de San Pablo y la barriada de Santa Clara. La cifra es de 13,60. Aquí no confluyen las condiciones de los distritos antes señalados, por lo que, según los expertos consultados, sí es más probable que se puedan aplicar los postulados de la ley Celaá, esto es, que ante la baja demanda de escolarización se cierren unidades concertadas

La oferta de la Junta para Infantil en este distrito la componen siete colegios, de ellos cinco son públicos y dos concertados. En la actualidad sólo hay 68 plazas de titularidad pública en el curso de tres años, agrupadas en cinco unidades, es decir, un aula del primer curso de Infantil por cada colegio público. Esta realidad dista mucho de la que presentan los dos concertados de la zona, situados en la barriada de Santa Clara: el Colegio San Agustín y el Santo Ángel de la Guarda. El primero tiene dos líneas en esta etapa y el segundo, tres. Según especialistas en este proceso, a lo largo de los últimos cursos se han ido cerrando aulas en los centros públicos de este distrito, tanto por el descenso de la natalidad como por el hecho de que la demanda se concentre en los concertados. 

Con la reforma educativa el criterio a seguir sería distinto al mantenido hasta ahora. Si la población infantil con esa edad sigue menguando, se dejarían de renovar los conciertos (al menos, en algunas de las líneas) para evitar que se cierren más aulas en los colegios públicos. La demanda de la familias sobre el tipo de colegio que desean para sus hijos no sería un factor a tener en cuenta en dicha planificación

Otros colegios concertados que se podrían ver en la misma tesitura son los que se encuentran en el amplio distrito educativo conformado por Los Remedios y Triana. La ratio aquí es de 16,64, con 183 alumnos de Infantil de tres años divididos en 11 grupos. Esta demarcación está equilibrada numéricamente: siete colegios públicos y siete concertados. Aunque no en la dispersión geográfica (en Los Remedios no hay ningún centro público) ni en el reparto de los menores, pues las 11 unidades mencionadas se encuentran en los siete colegios públicos, por lo que bastante de ellos sólo cuentan con una. A lo sumo, dos. Mientras, en los concertados la situación que se vive es bien distinta. Sirvan de ejemplos el colegio de los Padres Blancos, con cuatro líneas de Infantil; el de los Maristas, con tres; y los Salesianos de Triana, con dos.

Aulas públicas con 15 alumnos

Según comentan directores de la zona, hay algunos colegios públicos en cuyas aulas de Infantil no hay más de 15 niños. "Existen dos colegios que hace años sumaban 100 alumnos en esta etapa y ahora no llegan ni a los 30", apostillan. Una disparidad, debido a la preferencia de las familias por la enseñanza concertada, que no supone ningún óbice para la Lomloe a la hora de cerrar unidades concertadas, con el fin de priorizar la enseñanza pública.

En lado opuesto a los ejemplos citados se encuentra el amplio distrito conformado por el Parque Alcosa, Sevilla Este y Aeropuerto. La ratio es la más elevada de la capital: 22,93, que resulta de organizar los 619 alumnos de primero de Infantil en 27 grupos. Unos menores que se reparten entre los 11 colegios públicos de la zona. Por tanto, en esos barrios -que suponen uno de los mayores núcleos poblacionales de la ciudad- los siete concertados que hay en ellos cumplen la función que les reserva la ley educativa del Gobierno de Pedro Sánchez: ser subsidiarios de la enseñanza pública, en tanto que no suponen ninguna “amenaza” para los centros de titularidad de la Junta. 

Este principio, no obstante, ha sido criticado tanto por sindicatos como por los titulares de los centros concertados, al entender que, en aras de una mejora de la calidad educativa, debe aprovecharse la bajada de la natalidad actual para reducir también la ratio y, así, conseguir una enseñanza más individualizada con los alumnos. Especialmente en una situación de pandemia, que invita a descongestionar las aulas. Este argumento, por ahora, no ha convencido al ministerio que dirige Isabel Celaá, que ha logrado sacar adelante la reforma.

También en la provincia

En la provincia también hay municipios que cuentan con colegios concertados que podrían verse afectados por este principio de la nueva ley estatal, ya que la ratio de Infantil en sus centros públicos es bastante baja. Ocurre en Cazalla de la Sierra, con un 15,50 de ratio y en el que se encuentra el Colegio Santa Clara; en San Juan de Aznalfarache, con un 16 de ratio y en cuya oferta educativa se incluye el centro concertado Santa Teresa de Jesús, con dos líneas de Infantil; y Castilleja de la Cuesta, con un 17,67 de ratio en las aulas de tres años de los colegios públicos. En este municipio se encuentra el concertado de las Irlandesas del Aljarafe, en la calle Real. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios