Sevilla

Drones sobre Sevilla: un grupo de agentes impulsa una unidad en la Policía Local

  • Los aviones no tripulados tienen múltiples usos en el trabajo policial, desde el control de masas hasta las operaciones de búsqueda

  • Varios policías de Sevilla han participado ya en rastreos de desaparecidos a través de la asociación Asemerpas

Policías locales trabajan con un dron en la búsqueda de un desaparecido. Policías locales trabajan con un dron en la búsqueda de un desaparecido.

Policías locales trabajan con un dron en la búsqueda de un desaparecido. / M. G.

Control de masas, vigilancias, seguimientos, información en tiempo real sobre el estado del tráfico, dispositivos de fiestas de primavera y plan de Navidad, búsqueda de personas desaparecidas, conocimiento sobre el avance de un incendio, descubrimiento de plantaciones de marihuana en el interior de viviendas o en patios, garajes, locales y naves industriales, control sobre pruebas deportivas con gran afluencia de público, manifestaciones...

Las posibilidades que un dron abre para el trabajo de las Fuerzas de Seguridad son múltiples y variadas. Por ello, en la Policía Local de Sevilla está cobrando fuerza un movimiento impulsado por un grupo de agentes, que buscan la creación de una unidad de drones dentro del cuerpo. 

Entre los componentes de la Policía Local hay nueve personas que cuentan con el título de piloto de drones y tienen amplia experiencia en vuelo. De hecho, muchos de ellos forman parte de la asociación Asemerpas, compuesta por policías locales (de Sevilla y de distintos municipios andaluces), nacionales, guardias civiles, bomberos y personal de emergencias sanitarias. 

Esta entidad se dedica al uso de aeronaves no tripuladas para rescates y búsquedas de personas desaparecidas. Han participado en decenas de operaciones de este tipo y han sido reconocidos por varios ayuntamientos por su labor. El último que lo hizo fue el Consistorio de Beas, en Huelva, donde los miembros de Asemerpas se volcaron en la búsqueda de Jorge Alamilla, un hombre de 41 años que desapareció en este municipio.

Esta entidad ya pidió al Ayuntamiento de Sevilla la creación de una unidad de drones. Lo hizo en febrero, poco antes de la pandemia del Covid-19, que terminó por paralizarlo todo. La petición se realizó poco después de que el dron de un aficionado obligara a paralizar el tráfico aéreo durante unas horas en el aeropuerto de Barajas. Uno de los cometidos de esta futura unidad podría ser también la vigilancia sobre el uso irresponsable de drones por parte de personas que toman estos aparatos como si fueran juguetes, los vuelan dentro del casco urbano sin autorización, y pueden provocar alteraciones en los vuelos del aeropuerto de San Pablo.

Detalle de uno de los aparatos utilizados por los miembros de Asemerpas. Detalle de uno de los aparatos utilizados por los miembros de Asemerpas.

Detalle de uno de los aparatos utilizados por los miembros de Asemerpas. / M. G.

Ya entonces, Asemerpas señalaba que la ciudad de Sevilla cuenta con varias instalaciones aeroportuarias, como el propio aeropuerto de San Pablo, el helipuerto de la isla de la Cartuja y el acuartelamiento militar de El Copero, por lo que los vuelos de drones particulares están prohibidos. La asociación, que preside el policía local David Guzmán, alertaba que uno de estos espacios restringidos, ubicado en las proximidades de Tablada, estaba siendo utilizado por aficionados al aeromodelismo y de los drones para realizar vuelos.

Por ello, Asemerpas pedía al Ayuntamiento que introdujera el uso de drones para usos policiales, así como en el servicio de extinción de incendios y de Protección Civil. La localización y visualización de un fuego a través de cámaras térmicas, el apoyo a unidades concretas de bomberos como puede ser la unidad canina de rescate, la visualización de personas en riesgo o la reconstrucción de un accidente de tráfico eran algunas de las posibilidades que un dron puede aportar a los servicios de emergencia de Sevilla, y que Asemerpas citaba en su petición. Además, se trataría de una solución con un “bajo coste económico y que a su vez permitiría una importante reducción de riesgos de accidentes para determinados trabajadores”, añadía la entidad.

La instalación de una cámara térmica en un dron permitiría también la lucha contra uno de los principales problemas de tráfico de drogas y de convivencia en determinados barrios de la ciudad: las plantaciones de marihuana. La necesidad de mantener las plantas con una temperatura constante obliga a quienes las cultivan a instalar potentes focos, cuya emisión de calor aparecería en una cámara térmica. Eso revelaría la existencia de una posible plantación de marihuana en una vivienda o instalación, sin necesidad de tener que mantener vigilancias continuas ni recurrir a los helicópteros de la Policía o la Guardia Civil, que además no pasan desapercibidos para la población como sí lo hace un dron.

Un agente realiza unas comprobaciones en su máquina. Un agente realiza unas comprobaciones en su máquina.

Un agente realiza unas comprobaciones en su máquina. / M. G.

A pesar de la pandemia, la asociación sigue trabajando en la aplicación de drones para las funciones policiales. Para la próxima primavera, en función de la evolución de los datos de contagios, se está organizando un congreso del uso de drones para funciones de emergencias y rescates. El evento tendrá lugar en Grazalema. Y el asunto también ha sido objeto de estudio por primera vez en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA), donde a mediados de octubre se celebraron unas jornadas en las que la Junta apostó por el uso de esta tecnología para las situaciones de emergencias.

“Es imprescindible la colaboración de todos para la elaboración de una normativa clara para la utilización de este tipo de aparatos, tan útiles y beneficiosos para los profesionales de emergencias en situaciones como la localización de personas desaparecidas, situaciones de grave riesgo, catástrofes naturales o cualquier tipo de calamidad pública”, afirmó el viceconsejero de Presidencia e Interior, Antonio Sanz, que presidió aquellas jornadas.

La propuesta tiene el visto bueno del sindicato mayoritario en la Policía Local, el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en Sevilla, cuyo presidente, Luis Val, es también piloto de dron y forma parte de Asemerpas. Val explicó a este periódico que se trata de una tecnología moderna muy interesante para el trabajo policial, que ya están en marcha en otros cuerpos similares al de la capital andaluza.

Despliegue policial y de voluntarios en la búsqueda de un desaparecido. Despliegue policial y de voluntarios en la búsqueda de un desaparecido.

Despliegue policial y de voluntarios en la búsqueda de un desaparecido. / M. G.

El principal partido de la oposición en el Ayuntamiento de Sevilla, el PP, también ve con buenos ojos la incorporación de drones para la Policía Local. El grupo presidido por Beltrán Pérez presentó ante el Pleno una moción en la que se pedía la renovación de los medios para la Policía Local, así como un incremento de agentes. Además de pistolas eléctricas y defensas extensibles, los populares hacían una referencia concreta a los drones y planteaban la “conveniencia” de crear una unidad de aeronaves no tripuladas.

El PP recalcaba que sería muy útil “para la vigilancia de los grandes eventos que se desarrollan en nuestra ciudad: Semana Santa, Feria de Abril y otras grandes concentraciones”. La moción fue aprobada con el apoyo de todos lo grupos políticos. Fuentes municipales aseguraron que la propuesta está en estudio, aunque admiten que ahora mismo hay otras prioridades más urgentes en la Policía. Los agentes ya están preparados para cuando llegue el momento.

El Cuervo y Espartinas, pioneros

En la provincia de Sevilla son dos localidades las que han empezado con este tipo de aparatos de forma pionera. Ninguna de ellas está entre las más pobladas. Una es El Cuervo y la otra Espartinas. El primer municipio incorporó un dron en marzo, justo antes de que se decretara el confinamiento. Dos agentes de la Policía Local de El Cuervo se formaron en su uso, que sería principalmente la persecución de las construcciones ilegales y los vertidos contaminantes o no autorizados, así como labores de seguimiento. El alcalde de El Cuervo, Francisco José Martínez (PSOE), anunció la adquisición de este aparato el 11 de marzo, unos días antes de que se decretara el primer estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus.

El caso de Espartinas es más reciente. La alcaldesa de este municipio, la también socialista Cristina Los Arcos, anunció el 28 de octubre que el Ayuntamiento incorporará un dron para la Policía Local y definió que este aparato como “muy útil debido a la tipología de la localidad”, que cuenta con grandes urbanizaciones, zonas verdes y espacios abiertos.

Al igual que ocurre con los coches, los ayuntamientos están firmando seguros de responsabilidad civil para tener cobertura legal en caso de accidentes o caídas. En Andalucía son muchas más las policías locales que ya utilizan estas aeronaves no tripuladas. Es muy común su uso por los agentes de los municipios costeros, ya que tiene una gran utilidad a la hora de vigilar las playas.

En Chipiona, en Sanlúcar de Barrameda y en Isla Critina ya los hay, por ejemplo. Y Cádiz capital también adquirió uno el pasado verano para controlar el aforo en sus playas. Marbella los utiliza desde el año pasado. Entre las poblaciones de Interior está el caso de Montilla, que los acaba de incorporar recientemente. Es un goteo continuo de localidades que se suman a esta tecnología.

Madrid estrenó sus aeronaves en plena pandemia

Son muchas las ciudades que ya cuentan con unidades policiales de este tipo, o al menos con un dron para que sus policías locales trabajen. No sólo se trata de grandes urbes, como Madrid, cuya Policía Municipal estrenó sus aeronaves no tripuladas durante la primera ola de la pandemia por el Covid-19, principalmente para controlar el acceso a los parques cerrados durante la emergencia sanitaria. También los están incorporando municipios de tamaño pequeño y mediano. Pero para las grandes capitales supone una herramienta potente para distintas funciones, y llegar hasta donde los coches patrulla no pueden.

La Policía de Madrid comenzó a utilizarlas en marzo, dotando a los drones de altavoces para pedir a los ciudadanos que paseaban por la zona de Madrid Río y calles adyacentes que volviesen a sus casas. Con este sistema de megafonía, los agentes municipales de la capital de España solicitaban a los ciudadanos que se mantuvieran en sus viviendas.

La Policía Local de Valencia utilizó un dron para multar a las personas que se encontraban en la playa de El Saler en pleno confinamiento. El aparato detectó varias autocaravanas aparcadas en la playa y tomó imágenes que sirvieron para proceder después a la denuncia. Otros municipios ya utilizaban los drones desde el año pasado, como Marbella, para controlar la costa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios