Educación

Educación investiga los ochos aprobados "del tirón" a un alumno de Sevilla

  • El estudiante pasó de curso tras presentar la madre una reclamación en el IES Félix Rodríguez de la Fuente

  • El menor tiene un expediente de absentismo escolar por no acudir a clase

Una clase de ESO en un instituto de Sevilla.

Una clase de ESO en un instituto de Sevilla. / José Ángel García

De ocho suspensos a ocho aprobados. El expediente académico de un alumno de segundo de ESO del IES Félix Rodríguez de la Fuente, en el barrio sevillano de Pino Montano, ha cambiado de la noche a la mañana. De no pasar de curso a superarlo sólo ha mediado la reclamación de la madre y la supuesta intervención de la directora del centro público, que alertó de la necesidad de que este estudiante -que tiene abierto un expediente por absentismo escolar- aprobara las asignaturas, pese a que se había demostrado que no había adquirido ni los conocimientos ni las competencias básicas para ello. Un caso sobre el que la Consejería de Educación y Deporte está recabando datos para conocer cómo se ha procedido a dicho cambio. 

Ni en el propio departamento que dirige Javier Imbroda (que siempre ha abogado por "la cultura del esfuerzo") se lo explican. El caso del alumno al que habían aprobado "del tirón" ocho asignaturas suspensas lo ha dado a conocer este martes El Mundo. No es la primera vez que esto sucede: un estudiante no puede pasar de curso por tener materias sin superar, los familiares presentan una reclamación y el menor acaba aprobando. Años atrás los medios de comunicación se han hecho eco de numerosos casos amparados en este trámite "garantista" que contempla la ley y al que muchos padres recurren para salvar el expediente académico de sus hijos. 

Sin embargo, en esta ocasión resulta especialmente llamativo por el elevado número de asignaturas que el estudiante había suspendido: ocho de 12. El alumno en cuestión había faltado a clase reiteradamente el último curso. La excusa dada por la madre para esta ausencia es el asma que el menor sufre, enfermedad que, sin embargo, nunca llegó a probar en un informe médico, como detallan fuentes de la Delegación territorial de Educación. Por tal motivo, se le abrió un expediente por absentismo escolar. 

Entrada al IES Félix Rodríguez de la Fuente, en Pino Montano. Entrada al IES Félix Rodríguez de la Fuente, en Pino Montano.

Entrada al IES Félix Rodríguez de la Fuente, en Pino Montano. / Juan Carlos Muñoz

Pese a ello, los profesores han intentado ayudarle todo este tiempo, para lo que prestaron servicio telemático al menor, que, según precisan fuentes de la Consejería de Educación, acudía a los exámenes presenciales aislado del resto de compañeros para que no se viera perjudicado por su enfermedad. Estas pruebas, sin embargo, no logró superarlas, lo que le llevó a suspender las ocho asignaturas. 

La alegación de la familia

La madre del alumno no estaba conforme con las calificaciones. Consideraba que a su hijo no se le podía evaluar igual que a los compañeros que habían asistido a clase y así lo expresó en la reclamación interpuesta en el instituto público, que obligó a reunir por dos veces a los docentes que habían atendido al estudiante. En el primero de estos encuentros los profesores no cambiaron de decisión: el menor seguiría con los ochos suspensos, lo que le impedía pasar de curso. Por contra, en la segunda reunión se optó por lo contrario. Se aprobaron las ocho asignaturas, por lo que podrá pasar a tercero de ESO. 

¿Qué motivó este cambio de postura? Ésta es la pregunta a la que la Consejería de Educación intenta ahora dar respuesta, para lo que recaba datos. Según ha trascendido, fue la directora del Félix Rodríguez de la Fuente la que alertó a los profesores sobre la "conveniencia" de que el alumno aprobara todas las materias. Una "sugerencia" que vendría dada por el inspector de zona. En Educación no llegan a confirmar tal extremo: "La Inspección puede recomendar, pero nunca imponer. La decisión última la tienen los profesores", aseguran fuentes de la administración educativa, que inciden en que los centros tienen "autonomía pedagógica" para conceder tales aprobados. 

Este periódico ha intentado ponerse en contacto con la directora del Félix Rodríguez de la Fuente para conocer su versión de los hechos sin que, por ahora, haya respondido a tal petición.