MOVILIDAD ¿Dónde dejar bicis y patinetes al utilizar el Metro de Sevilla?

Memoria histórica

¿Quién debe pagar la exhumación de Queipo y Bohórquez en la Macarena?

  • Ni la nueva Ley de Memoria de Democrática ni la orden del Gobierno obligan a la hermandad a costearlas

  • La corporación podría acudir a la vía judicial para reclamar estos gastos si finalmente los afronta

  • La Macarena ya tiene fecha para sacar a Queipo

La tumba de Queipo de Llano fue tapada hace varias semanas con una alfombra.

La tumba de Queipo de Llano fue tapada hace varias semanas con una alfombra. / Juan Carlos Vázquez

La pregunta lleva en el aire desde que el ministro de Memoria Democrática, Félix Bolaños, anunciara a principios de octubre que con la entrada en vigor de la nueva Ley de Memoria Democrática la exhumación de Queipo de Llano de la basílica de la Macarena sería inminente: ¿Quién pagará esta actuación? Tras formularse la cuestión en algunos medios de comunicación, el ministro se apresuró a decir días después que el gasto debía afrontarlo la titular del edificio donde se encuentran dichos restos mortales, es decir, la Hermandad de la Macarena

Sin embargo, dicho aspecto no está claro del todo. Desde la corporación religiosa defienden que ni la nueva ley ni la carta enviada el pasado lunes por la Secretaría de Estado de Memoria Democrática recogen este supuesto, por lo que las palabras del ministro no estarían amparadas por ningún requisito legal. 

Fuentes cercanas a la hermandad consultadas por Diario de Sevilla refieren que, ante ese vacío, la corporación podría hacer frente a los gastos y una vez exhumados los restos de los generales reclamar por vía judicial ese importe al Estado

No es la primera vez que la Macarena acude a los tribunales por cuestiones monetarias con la Administración central. Ya sucedió con el millón de euros del 1% cultural concedido por el Gobierno de Aznar y anulada por el de Zapatero. La eliminación de esta ayuda, destinada a la refoma y ampliación de la basílica, supuso que la hermandad emprendiera un procedimiento judicial que acabó en el Supremo, que dio la razón a la corporación en junio de 2012. Un año después ese millón aparecía contemplado en los primeros Presupuestos Generales del Ejecutivo de Rajoy tras casi ocho años de litigio. 

Queda calcular el gasto

La otra gran duda es a cuánto ascenderá el importe de los trabajos, una cifra que aún no está calculada y que dependerá de la dificultad que entrañe esta operación. Primero ha de saberse a qué nivel fueron enterrados los generales y los obstáculos que haya para sacarlos. Personas cercanas a la hermandad han detallado que la que puede presentar más problemas es la sepultura de Francisco Bohórquez, que por su condición de hermano mayo fue enterrado en el presbiterio de la basílica. Podría estarlo bajo varias capas de hormigón, según miembros de la corporación, lo que entrañaría grave dificultad para la exhumación. 

A más maquinaria, mayor coste, que en el peor de los casos podría alcanzar los 15.000 euros (una exhumación ordinaria en un cementerio no supera los 500 euros). Este desembolso habría que multiplicarlo por tres, puesto que a Queipo y Bohórquez se sumarían los restos mortales de Genoveva Martí, quien fuera esposa del considerada "virrey de Andalucía". La carta enviada por la Secretaría de Estado de Memoria Democrática no la menciona en ningún momento, por lo que sus restos podrían permanecer en el lugar en el que se encuentran actualmente, pero lo más probable es que sigan acompañando a los de Queipo, si así lo deciden los familiares. El Gobierno pagó la exhumación de Franco del Valle de los Caídos (al tratarse de un edificio público), lo que ascendió a 126.000 euros.

La voluntad de los descendientes de ambos generales sigue resultando fundamental en este asunto. La hermandad no dará ningún paso sin su consentimiento, siempre que no interfiera con la nueva ley del Gobierno de Pedro Sánchez. Tampoco está decidido el destino final de estos restos. Hace años se habló del columbario que inauguró la hermandad en 2020, en la antigua sacristía. Para ello, los restos deberán salir del templo para ser incinerados. 

Una reunión con el Gobierno

La intención, en todo caso, es que la exhumación se lleve a cabo en cuanto se resuelvan las dudas que aún existen sobre este asunto tan polémico. El Gobierno ya envió el jueves un protocolo de actuación con recomendaciones para sacar los restos mortales. En un principio, la hermandad estaba interesada en mantener una reunión con la Secretaría de Estado de Memoria Democrática -ya fuera de manera presencial o por vía telemática- para aclarar algunos aspectos, pero tras recibir este escrito no se considera "necesaria".

Todo apunta a que Queipo y Bohórquez salgan del lugar que ahora ocupan en la basílica en las primeras semanas de noviembre. Se desconoce cuánto tiempo habrá de permanecer cerrado el templo para estos trabajos, un perjucio económico que debe añadirse al gasto de las exhumaciones

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios