Sevilla

La exposición del Cachorro en el Ayuntamiento de Sevilla arranca con polémica

  • El sindicato de la Policía Local denuncia presiones de un alto cargo del Ayuntamiento para que entraran más personas de las permitidas

  • La negativa del oficial al mando generó una larga cola de visitantes que esperaban en la calle 

Colas en el Ayuntamiento de Sevilla para visitar la exposición del Cachorro. Colas en el Ayuntamiento de Sevilla para visitar la exposición del Cachorro.

Colas en el Ayuntamiento de Sevilla para visitar la exposición del Cachorro. / José Ángel García

La exposición del Cachorro que se celebra desde este fin de semana en el Ayuntamiento de Sevilla comenzó con cierta polémica en torno a la seguridad y a las medidas anticovid. El sindicato mayoritario de la Policía Local de Sevilla, el Sppme, hizo público este domingo que nadie del Consistorio había explicado a los agentes que montan guardia en el edificio nada acerca de esta muestra. "Se entendía que la seguridad iba a correr a cargo de una empresa privada", apunta el sindicato en una nota de prensa.

Sin embargo, lo que ocurrió fue que los escasos policías que estaban de guardia se encontraron con un aluvión de personas que pretendían acceder al edificio para visitar la exposición, que ocupa las salas del Apeadero y la Capitular Baja. El sindicato denuncia que un responsable municipal pidió al oficial al mando que "se saltara la norma y permitiera entrar en la exposición a más personas de las autorizas", algo a lo que el policía se negó. La cuestión se tradujo en que en la calle se formaron largas colas.

"Al señor alcalde se le está olvidando que estamos en alerta sanitaria por una pandemia que está matando a millones de personas. Para él, lo primordial es montar exposiciones en el Ayuntamiento. No habrá lugares en Sevilla acondicionados para ello. También se le olvida que la Unidad de Seguridad (el grupo de policías locales que se encargan de la vigilancia en edificios municipales) está bajo mínimos gracias a la magnífica gestión de la Jefatura", dice la organización en su comunicado.

"Tanto olvido ocasionó lo de siempre, lo que ya se denunció, que no es otra cosa que una larga cola en la puerta de la Casa Consistorial", añade el Sppme. Dice el sindicato que el responsable municipal que intentó que entraran más personas llamó "a la superioridad" y obtuvo el mismo resultado. "Alguien tendrá que decirle a este cargo político que nosotros no obedecemos órdenes de nadie que no pertenezca a nuestra organización jerarquizada, y que él no es nadie para dirigirse a nuestros compañeros".

El Sppme recuerda al Ayuntamiento las normas higiénicas y de salud que se deben respetar, entre las cuales está el "límite del aforo y el distanciamiento social". "Por otro lado, para celebrar exposiciones hay que cumplir medidas de seguridad, por lo que vamos a solicitar una investigación para saber si el Ayuntamiento cumple con la normativa".

Fuentes del Consistorio hispalense explicaron a este periódico que las normas de seguridad y prevención se han cumplido en todo momento. Inicialmente entraba un grupo de un número reducido (de 6 ó 7 personas), mientras el resto espera fuera en la cola.

El sábado por la mañana se decidió cambiar el sistema. Se habilitaron tres grupos de 6 ó 7 personas personas. Cada uno de esos grupos está en una sala. Hay dos salas de la muestra y se habilitó una tercera como sala de espera.

Por tanto, entran tres grupos, cada uno en una sala, siempre por debajo del aforo permitido por norma para cada sala, añaden las fuentes. El resto de la gente espera fuera como en cualquier exposición o actividad que se realiza en la ciudad. Se cumple la norma y se reducen colas. Ese es el criterio que el Ayuntamiento decidió aplicar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios