El impacto del coronavirus

Los hospitales de Sevilla retoman las cirugías aplazadas por el Covid

Dos sanitarias reciben a una paciente en las Urgencias del Hospital de Valme. Dos sanitarias reciben a una paciente en las Urgencias del Hospital de Valme.

Dos sanitarias reciben a una paciente en las Urgencias del Hospital de Valme. / Juan Carlos Vázquez

La tercera ola de coronavirus se debilita en Sevilla y eso empieza a notarse en los centros hospitalarios. La caída de los enfermos ingresados supone un respiro para los hospitales, que llevan dos semanas aliviando camas, sobre todo, en planta. Y lo es hasta tal punto que la mayoría ha empezado a retomar la actividad quirúrgica no urgente aplazada una vez vuelve a tener una mayor disponibilidad de plazas para enfermos no Covid, aunque el número de pacientes en UCI todavía se mantiene alto. Una circunstancia en la que también ha influido el aumento de la oferta asistencial que ha supuesto en la provincia la reapertura de una parte del antiguo Hospital Militar, rebautizado como Hospital de Emergencia Covid-19.

Hasta ahora, en los hospitales sevillanos sólo se ha operado lo que clínicamente no podía esperar para no complicar la salud del paciente. Ahora, de forma paulatina, se recupera la normalidad. Es el caso del Hospital Virgen del Rocío que desde el fin de semana está retomando progresivamente las operaciones no urgentes que fueron aplazadas a mitad de enero por la alta incidencia del virus. La planificación se hará semana a semana, pero ya se han empezado a recuperar las agendas.

También en el Hospital Virgen Macarena se empieza a notar ya esa caída de la presión asistencial. El centro ha liberado ya las dos alas extraordinarias que tuvo que habilitar para hacer frente al importante incremento de casos hace aproximadamente un mes, gracias al descenso de positivos que se está produciendo, lo que ha conllevado también que pueda retomar las intervenciones ordinarias.

Según fuentes hospitalarias, en estos momentos son cuatro las alas dedicadas en este centro a la hospitalización de los pacientes Covid, que se corresponden con las que habitualmente se destinan al ingreso de pacientes con enfermedades infecciosas, en la quinta planta. La liberación de esas alas que de manera extraordinaria tuvieron que dedicarse a la atención de coronavirus permite que las mismas hayan podido recuperar su actividad habitual.

En este marco, se están realizando ya, desde la pasada semana, intervenciones de cirugía mayor ambulatoria, a lo que se suma que han quedado también liberados los quirófanos necesarios para retomar las intervenciones ordinarias.

Una recuperación a la que también se suma estos días el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe en Bormujos. Fuentes oficiales del centro han confirmado la reanudación “paulatina” de su actividad programada quirúrgica y diagnóstica. Igualmente, el hospital recuerda a todos sus pacientes que “deben comunicar la presencia de cualquier síntoma compatible con el Covid-19 o la imposibilidad de acudir a su cita”. 

En el Hospital de Valme, la remisión de la tercera ola también está permitiendo recuperar  parte de su actividad quirúrgica programada, que se mantiene en más del 96%, con la previsión de llegar al 100% a lo largo de esta semana. En cuanto a la hospitalización, según ha podido saber este periódico, el centro ha replegado recursos dedicados al Covid, pasando de las siete alas a las que se vio obligado a ampliar la atención de enfermos infectados en el pico de este tercer embiste de la pandemia a las cuatro que dedica en la actualidad.

Una recuperación de la actividad asistencial auspiciada por la caída en el número de contagios e ingresos, pero a lo que hay que sumar el aumento de recursos que ha supuesto la puesta en funcionamiento de un nuevo centro hospitalario en Sevilla, que ha permitido descongestionar a los demás hospitales y desviar a sus instalaciones a los enfermos Covid. Desde su reapertura el pasado día 1 de febrero, prácticamente en el pico de la tercera ola, el nuevo Hospital de Emergencia Covid-19 ha asumido más de 70 ingresos de pacientes derivados del resto de hospitales de la provincia. Tras arrancar con 47 camas en planta y ocho puestos de UCI, el centro ha ampliado ya su capacidad hasta las 96 camas con la apertura de una nueva planta de hospitalización, y 14 boxes en UCI, lo que supondrá un mayor alivio para el resto de centros sevillanos.

Entretanto, en los hospitales sevillanos se atienden a día de hoy un total de 541 enfermos de Covid, de los que 122 están en la UCI. La provincia llevados dos reduciendo el número de camas dedicadas a la enfermedad tras alcanzar el pico de hospitalización el martes 2 de febrero, cuando se registraron 827 ingresos. En la UCI la ocupación sigue siendo alta y fue el pasado sábado cuando se alcanzó el máximo de ingresos al que se llegó en la segunda ola con 131 enfermos críticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios