Los otros síntomas del coronavirus

Las huellas del Covid en la piel

  • El dermatólogo David Moreno, recientemente nombrado miembro del grupo de expertos de la Academia Americana de Dermatología, explica las claves para saber qué tipo de lesiones cutáneas pueden ser indicativas de una posible infección

El dermatólogo del Virgen Macarena, David Moreno, en su consulta, en una imagen de archivo. El dermatólogo del Virgen Macarena, David Moreno, en su consulta, en una imagen de archivo.

El dermatólogo del Virgen Macarena, David Moreno, en su consulta, en una imagen de archivo. / José Ángel García

Cada día que pasa de la pandemia, los especialistas ganan terreno en conocimiento sobre ella y sus manifestaciones. Es sobradamente conocido que la fiebre, la tos, el cansancio extremo o la dificultad para respirar son los principales indicadores de que el Covid-19 ha hecho acto de presencia en nuestro organismo, pero existen otras muchas señales que alertan de una posible infección.

El doctor David Moreno lleva siete años al frente de las consultas de dermatología del Hospital Virgen Macarena y en los últimos meses ha sido uno de los especialistas que han tenido que estudiar mucho para poder ganar al virus en su terreno, ya que el Covid-19 genera importantes secuelas en la piel incluso después de superar la infección. Su vasta experiencia le ha llevado a convertirse recientemente en uno de los pocos españoles que llegan a ocupar un hueco en el comité ejecutivo de la prestigiosa Academia Americana de Dermatología, la de mayor relevancia a nivel internacional, donde acaba de ser nombra miembro de su grupo d expertos.

"Es un gran reto que asumo con mucha responsabilidad porque todavía no se ven muchos clínicos españoles en este tipo de comités ejecutivos de sociedades internacionales. Nuestra presencia nos plantea una muy buena oportunidad para mejorar la visibilidad de nuestro servicio en el Hospital Virgen Macarena en el mundo y nos permite la posibilidad de enseñar qué es lo que hacemos y cómo lo hacemos y también participar en proyectos internacionales con otros países e incorporar formas de trabajar distintas y poder también exportar la nuestra", afirma el doctor.

"Las señales que deja el coronavirus en la piel no son graves, pero tienen mucho valor diagnóstico"

Los dermatólogos han jugado un papel fundamental durante la crisis del coronavirus. Aunque desde su especialidad hayan podido tener una función secundaria, si algo ha demostrado el  Covid-19 es que puede afectar a cualquier organismo del cuerpo, y la piel es uno de ellos. El doctor Moreno reconoce que no le ha sorprendido que una parte de quienes se contagian de Covid desarrollen problemas en la piel. "Cualquier infección vírica acostumbra a traer un cortejo de manifestaciones y lesiones dermatológicas por lo cual eso es algo que ya podíamos esperar", indica el dermatólogo.

No obstante sí ha llamado más su atención otros factores como la edad o el tipo de pacientes en el que se han observado esas lesiones. "Hemos visto manifestaciones muy atípicas que no habíamos visto antes en determinadas edades o tipos de pacientes y que sí han aparecido en pacientes infectados, fundamentalmente en niños. Eso nos ha permitido aprender mucho y en algún caso incluso a sospechar la posibilidad de infección por coronavirus en un entorno familiar en el que no se había sospechado por la clínica habitualmente respiratoria", manifiesta.

Las lesiones cutáneas provocadas por el Covid en los pies de un niño. Las lesiones cutáneas provocadas por el Covid en los pies de un niño.

Las lesiones cutáneas provocadas por el Covid en los pies de un niño. / M. G.

Entre esas manifestaciones cutáneas convertidas ya en señales de posible infección de coronavirus destacan las lesiones acrales y las vesiculosas. "Las más específicas y atípicas son aquellas tipo sabañones, que vemos normalmente en invierno, y que nos sorprendió mucho verlas de forma tan frecuente en otra época ajena al frío y en personas que habitualmente no las desarrollan y eso ha sido clave porque nos llevó a sospechar la posibilidad de infección de coronavirus en un momento en el que todavía no se habían manifestado síntomas respiratorios", subraya.

El doctor matiza, no obstante, que pese a lo llamativo y destacado de estos síntomas cutáneos, sobre todo en edades tempranas, "para nada se trata de lesiones graves". "Son manifestaciones del Covid que tienen más valor desde el punto de vista diagnóstico que como compromiso vital para el paciente. Son lesiones que, normalmente, se resuelven de manera espontánea, pero que, al permitirnos sospechar una posible infección en el propio paciente y su entorno, hace posible adelantarnos en el desarrollo de un screening en todos los familiares del paciente antes de la aparición de otros síntomas más graves", remarca.

David Moreno es el alma mater de la telemedicina en Andalucía y predica con el ejemplo desde el año 2004 para una transformación profunda del sistema sanitario. Si la pandemia del coronavirus ha provocado para millones de españoles la súbita aceleración del trabajo en remoto, el doctor Moreno lleva casi 18 años siendo pionero, desde su dedicación a la dermatología, en implantar y normalizar a gran escala los sistemas de telemedicina para mejorar la calidad asistencial. Los logros que ha impulsado en la sanidad andaluza, desde su función como jefe de servicio en el Macarena, tienen el reconocimiento de muchos expertos, hasta el punto de haber presidido en los dos últimos años la Sociedad Internacional de Teledermatología. Un cargo que en plena pandemia sanitaria le ha llevado a tomar "muchas decisiones" y que ha situado al hospital sevillano en la cumbre mundial.

Para el doctor, es fundamental "el acceso directo" que tiene tanto el paciente como el médico de familia para contar con la opinión del dermatólogo "sin necesidad de desplazamientos y de demoras". Unos beneficios que, en una pandemia sanitaria como la actual en la que los centros hospitalarios se han convertido en una importante zona de riesgo de contagio, han permitido afianzar una experiencia con muchos años de trabajo detrás, pero a la que aún le quedan algunos retos. "La principal meta que tenemos en este momento es encontrar el cómo integrar la telemedicina en general en el día a día, no sólo en los hospitales, sino también en el centro de salud con el médico de familia o pediatra, como un instrumento útil y beneficioso sin que llegue a suponer sobrecargas de trabajo", señala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios