Sevilla

La pandemia reduce en un 32% los muertos en las carreteras de Sevilla

  • Tráfico constata un notable descenso de los accidentes mortales por los confinamientos, la crisis y el teletrabajo

  • 30 personas perdieron la vida en otros tantos siniestros en vías interurbanas

  • El 90% de los muertos eran hombres y hubo muchas salidas de vía

Estado en quedó el vehículo del accidente de Tomares, insertado en el quitamiedos. Estado en quedó el vehículo del accidente de Tomares, insertado en el quitamiedos.

Estado en quedó el vehículo del accidente de Tomares, insertado en el quitamiedos. / Bomberos del Aljarafe

La cifra de muertos en las carreteras sevillanas que deja el año 2020 es la más baja del último lustro. La pandemia del Covid-19, y todo lo que lleva consigo en forma de restricciones de la movilidad, confinamientos, cierres perimetrales, toques de queda y menos desplazamientos por pérdidas de empleo y por teletrabajo, provocó que Sevilla cerrara el año con 30 víctimas mortales en las vías interurbanas de la provincia. Es una cantidad un 32% inferior a la de 2019, que se cerró con 44 muertos. Es también la cifra más reducida desde el año 2015, que fue el más benévolo de los últimos ejercicios, con sólo 25 fallecidos.

Durante el año 2020 se registraron en las carreteras de la provincia de Sevilla 30 accidentes mortales con 30 personas muertas. Es decir, no hubo ningún siniestro en el que perdieran la vida más de una persona, como sí sucediera años atrás. En 2019, por ejemplo, hubo un accidente en el que una cuadrilla de cinco trabajadores de Las Cabezas de San Juan murieron al chocar la furgoneta en la que viajaban contra un camión de gran tonelaje en el término municipal de Utrera. Y hubo más accidentes con más de una víctima, como el del futbolista José Antonio Reyes, que murió junto a uno de sus primos al salirse de la vía su coche.

Esto supone, según el balance hecho por la Dirección General de Tráfico (DGT), un descenso de un 17% en el número de accidentes mortales, además del ya citado 32% en cuanto a las víctimas. Hubo seis siniestros y catorce fallecidos menos que en 2019. La propia DGT admite que estos datos “se registran en un contexto de la pandemia del Covid-19 y las limitaciones a la movilidad impuestas para frenar su propagación, que han reducido los desplazamientos”. En las carreteras sevillanas se registraron más de 18 millones de desplazamientos de largo recorrido, frente a los más de 23 millones que se contabilizaron el año anterior. Este descenso fue mayor durante los fines de semana que durante los días laborables y en vehículos ligeros que en vehículos pesados, ya que estos últimos siguieron abasteciendo a toda la población, incluso durante el periodo más duro del confinamiento.

Respecto a los desplazamientos de corto recorrido, fueron muy variables durante los diferentes meses del año debido a las restricciones de movilidad existentes. Oscilaron desde valores similares a los registrados en 2019 o incluso superiores en algunos días, hasta descensos cercanos al 90% durante la fase de mayor restricción de la movilidad.

Sobre estos datos, el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, recordó ayer que los accidentes de tráfico siguen siendo una de las principales causas de muertes entre la población e insistió en pedir “responsabilidad, prudencia y el cumplimiento de las normas de circulación” a los conductores, “ya que la seguridad vial es algo que nos afecta a todos y depende también de cada uno de nosotros”.

Durante el año 2020 se mantuvo la cifra de fallecidos en autopistas y autovías. En este tipo de carreteras hubo siete muertos, la misma cifra que en 2019. Por el contrario, las vías convencionales registraron un significativo descenso, pasando de los 37 fallecidos en 2019 a 23 fallecidos en 2020. Es decir, 14 menos. A pesar del descenso, este tipo de vía sigue siendo la más peligrosa y donde mayor número de víctimas mortales se contabilizan (un 77% del total de los fallecidos).

Durante el año 2020, prácticamente uno de cada dos fallecidos en accidentes de circulación en carretera en la provincia de Sevilla murió en accidentes asociados a salidas de vía. En total fueron 14 fallecidos en este tipo de siniestros. Las salidas de vía suelen producirse por distintos factores, como el exceso de velocidad, el consumo de alcohol y/o drogas o las distracciones al volante por otros motivos como puede ser el manejo del teléfono móvil. Las autoridades de Tráfico llevan años intentando reducir el uso de estos aparatos mientras se conduce, con frecuentes campañas específicas. Del resto de tipologías de los accidentes destacan los descensos registrados en las colisiones frontales (15 fallecidos en el año 2019 frente a 5 en 2020) y los atropellos a peatones (5 fallecidos en 2019 frente a 3 en 2020).

La DGT también hace un análisis de las víctimas por tipo de vehículo. Se registró un significativo descenso en los fallecidos ocupantes de turismo (12 en 2020 frente a 22 en 2019). En cambio, destaca el incremento en ocupantes de camiones de más de 3.500 kilogramos (cuatro muertos en 2020 frente a ninguno en 2019).

Respecto a usuarios vulnerables (término con el que se engloba a peatones, motoristas y ciclistas), hubo cuatro fallecidos menos en 2020, aunque sigue preocupando el número de ocupantes de motocicleta fallecidos. Una de cada tres víctimas mortales fue un motorista.

Tráfico hace un análisis de los días en los que ocurrieron los accidentes mortales. Durante las jornadas de viernes, sábado y domingo se registraron el 53% de los fallecidos en carretera. Hubo, por tanto, algo más de siniestralidad en fines de semana que durante los días laborables. Por grupos de edad, destaca el importante descenso de muertos en los grupos de menor edad y los más jóvenes, como son los menores de 14 años y las franjas de edad es comprendidas entre los 15 y los 24 años y entre los 35 y los 44. Por ejemplo, hubo siete víctimas mortales que tenían entre 15 y 24 años, mientras que en 2019 se contabilizaron 12 fallecidos en este mismo grupo de edad. Respecto al sexo de las víctimas, el 90% de los fallecidos eran hombres.

Tráfico apunta la preocupación por la no utilización del cinturón de seguridad entre los fallecidos en turismos y furgonetas. Casi una de cada tres personas que perdieron la vida y viajaban en turismos y furgonetas no hacían uso de esta medida. Si hubieran utilizado el cinturón de seguridad, la mitad de estos fallecidos podría haberse salvado, estima la DGT.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios