Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Los policías suspendidos en la Macarena

Un informe policial desmonta el vídeo que incriminó a seis agentes

  • La grabación de los denunciantes fue seleccionada y manipulada dos días después del registro

  • Los investigadores constatan también la existencia de dos videograbadores

Secuencia de imágenes en la que una mujer no identificada se guarda fajos de billetes. Secuencia de imágenes en la que una mujer no identificada se guarda fajos de billetes.

Secuencia de imágenes en la que una mujer no identificada se guarda fajos de billetes. / M.G.

Comentarios 4

Un informe de la Policía Científica desmonta la principal prueba de cargo que incriminó a seis policías nacionales de la comisaría del distrito Macarena, que llegaron a estar casi tres años suspendidos de empleo y sueldo y permanecen todavía investigados por varios delitos. Los seis agentes fueron denunciados por una pareja de nacionalidad rumana que regenta el negocio, en el que se vendía tabaco de contrabando, y acusados de apropiarse del tabaco y de 17.000 euros. El vídeo original ha tardado más de tres años en extraerse y el videograbador ha pasado por varias unidades de la Policía y la Guardia Civil.

Finalmente, el juzgado de Instrucción 1 de Sevilla encargó a la comisaría general de la Policía Científica que extrayera la grabación original del registro. El avance del informe de este departamento ya propició un vuelco en el caso, pues se obtuvieron unas imágenes que no habían aparecido hasta entonces y que mostraban a una mujer no identificada guardándose, entre risas, fajos de billetes en el pecho. Ahora, el juzgado cuenta ya con el informe de la Policía Científica, que explica que ha tenido acceso a grabaciones que "podrían tener importancia en las investigaciones".

La primera de ellas está fechada entre las 0:00 y las 0:37 del 21 de mayo, dos días después del registro de la tienda. "En estas imágenes se observa cómo una persona accede a la parte privada de la tienda y regresa al cabo de unos segundos portando lo que parece ser un videograbador distinto al que está siendo objeto de análisis". El informe precisa que es un videograbador negro y de tamaño medio, "claramente diferente" al Mini de color blanco que está inspeccionando la Policía Científica. Este otro videograbador "es entregado por la persona que lo porta a una segunda persona que también aparece en las imágenes", añade el informe, que aporta varias imágenes extraídas.

La segunda de las grabaciones está fechada entre las 3:11 y las 3:59 del 22 de mayo, tres días después del registro. "Muestra lo que parece ser la obtención de una copia de seguridad de las imágenes del registro llevado a cabo el día 19 y que está siendo objeto de investigación". La Policía Científica considera "relevante" estas imágenes, "en primer lugar por lo inusual de la hora elegida para realizar la copia de seguridad", y en segundo por el "exhaustivo análisis de las imágenes que hacen las dos personas presentes durante el proceso de obtención de la copia".

El informe añade que este es habitualmente un proceso automático, que contrasta con el "estudio minucioso de las imágenes que hacen las personas presentes en esos momentos delante del monitor donde se está visualizando la grabación, y que sugiere que se quiere realizar una selección cuidadosa de las imágenes antes de su volcado". Es decir, la Policía Científica corrobora que el vídeo fue editado y manipulado antes de que los dueños de la tienda se lo entregaran a un amigo suyo inspector de la Brigada de Extranjería, que fue quien llevó el caso a la Unidad de Coordinación Operativa Territorial (UCOT), que en Sevilla ejerce la función de Asuntos Internos.

Por otra parte, la fiscal del caso ha solicitado de nuevo a la denunciante, la rumana I. T., que facilite, "bajo apercibimiento de desobediencia", la identidad de la mujer que aparece guardándose el dinero en los fotogramas extraídos por la Policía Científica. Además, deniega la petición de testigo protegido presentada por esta mujer, “máxime cuando se desconoce incluso su identidad y cuál pueda ser el contenido de su declaración”.

Uno de los seis policías que permanecen imputados está estudiando la posibilidad de presentar una querella por acoso contra otro agente con el que comparte grupo, que es el marido de una policía que manipuló el acta de incautación del tabaco. Por este hecho, a los seis agentes les mantienen la imputación por falsedad documental. Uno de ellos ya ha denunciado a esta policía. La pareja de ésta habría proferido varios insultos contra este agente que denunció a su mujer.

Mientras tanto, los agentes imputados han vuelto a trabajar tras casi tres años suspendidos de empleo y sueldo, y lamentan el daño que se les ha hecho. Fuentes de su entorno creen que lo ocurrido ha sido una represalia porque en sus investigaciones tocaron una red de prostitución o trata de blancas en las que hay policías implicados. La mayoría de los agentes imputados formaban parte del Grupo 3, uno de los más activos en la comisaría del distrito Macarena. Los policías lamentan que Asuntos Internos no vieran el "montaje" de los denunciantes, que ahora ha salido a la luz, y les diera más credibilidad que a agentes con un amplio historial de detenciones y felicitaciones públicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios