Actualidad

Una mujer con fajos de billetes da un vuelco al caso de los agentes de la Macarena

  • La Policía remite al juzgado seis fotogramas en los que se ve a una joven guardándose dinero.

  • La defensa considera que hay una “manipulación de una actuación policial lícita”.

Una mujer con fajos de billetes en una mano. Una mujer con fajos de billetes en una mano.

Una mujer con fajos de billetes en una mano.

El caso de los seis policías nacionales que han estado casi tres años suspendidos de empleo y sueldo tras haber sido denunciados por apropiarse presuntamente de 17.000 euros y tabaco en una tienda de alimentación de la Macarena sufre un vuelco al hallar la Policía Científica nuevas imágenes en las que se ve a una joven manipulando fajos de billetes y guardándoselos bajo su camiseta.

Se trata de seis fotogramas que la Comisaría General de Policía Científica ha remitido de forma urgente al juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla, que investiga a estos agentes, como complemento del estudio de la copia de seguridad del disco duro donde se registraban las grabaciones de las cámaras de seguridad de la tienda Alimentación Dani Digi, ubicada en la Ronda de Pío XII.

Los agentes investigados participaron en el registro de ese comercio en la noche del 19 de mayo de 2015 y la pareja que regenta el negocio, de nacionalidad rumana, denunció posteriormente a los policías, aportando una grabación que había sido extraída por un informático amigo de la pareja.

La Comisaría General de Policía Científica señala ahora en el informe remitido a la juez que durante el proceso de revisión de las imágenes obtenidas para verificar que no han sido manipuladas se ha podido observar “una secuencia captada por la cámara número 2 entre las 2:50 y las 2:52” de la madrugada del 20 de mayo, “aproximadamente cinco minutos antes del cierre de la tienda, que pudieran tener relevancia en este asunto, por lo que se considera de interés ponerlo de manifiesto y adelantarlo por esta vía para que obre en la causa”, según confirmaron a este periódico fuentes judiciales.

Dicen los agentes de la Científica que con independencia de que una vez se reciba el reproductor VCR para repetir el proceso de extracción de imágenes y se verifique la “concordancia” del disco duro original con la copia de seguridad, consideran relevante enviar esos seis fotogramas extraídos de la secuencia de imágenes mencionadas y que “describen con claridad la acción que tiene lugar”.

Las imágenes son de las 2:50 horas de la madrugada y coinciden con el cierre del negocio

En esos fotogramas se observa cómo una joven, que no está identificada, se acerca al interior del mostrador del comercio portando varios fajos de billetes en una mano, siendo exactamente las dos y cincuenta minutos de la madrugada. La chica no está sola, la pareja de rumanos sigue en la tienda, y en uno de los fotogramas conversa con el varón, cuya calva se aprecia en la parte inferior de la imagen, mientras mueve los fajos que lleva en la mano izquierda y en la derecha lleva una bolsa de la que saca nuevos fajos. Y en los dos últimos fotogramas se observa cómo introduce sendos fajos bajo su camiseta, en el pecho, mientras sonríe. La juez está a la espera de que se complete la extracción de las imágenes para valorar esta nueva prueba.

La defensa de los policías llevaba desde el inicio de la instrucción solicitando a la juez que se recabara y analizara la grabación completa de las cámaras de seguridad. Los denunciantes aportaron dos lápices de memoria USB con las imágenes que, después de haber sido analizados, la Comisaría General de Policía Científica ha concluido que no han sido manipulados, pero sólo uno de ellos ha sido sacado del disco duro que obra en la causa.

La mujer se guarda los fajos dentro de su camiseta La mujer se guarda los fajos dentro de su camiseta

La mujer se guarda los fajos dentro de su camiseta

La importancia de estas nuevas imágenes radica en los hechos que supuestamente suceden varias horas después de que se marcharan los agentes –sobre las diez y veinte de la noche del 19 de mayo–, coincidiendo con el cierre del establecimiento, y que avalaría según la defensa la inocencia de los funcionarios policiales, que siempre han negado que se llevaran los 17.000 euros y el tabaco del local.

Puestos en contacto con el abogado Simón Fernández Rebollo, que representa a tres de los policías nacionales que han estado suspendidos de empleo y sueldo durante casi tres años, el letrado aseguró ayer a este periódico que las nuevas imágenes “refuerzan la versión de los agentes” de que no se llevaron nada del local y de que su actuación fue correcta.

A su juicio, se ha producido una “manipulación de una actuación policial absolutamente lícita y transparente”. Simón Fernández confía ahora en que el resto de imágenes que deben ser todavía extraídas de la copia de seguridad del disco duro del VCR de las cámaras permitan “acreditar que no hubo la más mínima sustracción de cantidad alguna por parte de los seis agentes que intervinieron en aquella actuación” en mayo de 2015.

La defensa llevaba desde el inicio de la instrucción solicitando a la juez la extracción del vídeo original, pero tras casi tres años y numerosos intentos por parte de la Policía Nacional y de la Guardia Civil había resultado imposible hasta ahora.

En el vídeo que en su día aportó el matrimonio rumano no puede acreditarse que los policías intervengan el dinero, puesto que sólo aparecen contándolo, y en varias ocasiones devuelven los billetes a la pareja, primero en una caja de color amarillo y luego en una bolsa.

El hecho de que contaran el dinero se explicaría porque si se excede un límite podría imputárseles un delito de contrabando, pero como no lo superó, sólo intervinieron el tabaco y levantaron un acta por infracción administrativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios