Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

De la rabieta al insomnio, la huella de la cuarentena en los niños

  • Orientadores educativos aconsejan a las familias cómo tratar el estrés que el confinamiento está provocando en los menores 

  • Lo primero es detectar los síntomas para poder atajarlos

Símbolos para expresar emociones. Símbolos para expresar emociones.

Símbolos para expresar emociones.

Los equipos de orientación educativa de la Delegación Territorial de Sevilla han hecho llegar a las familias estos días unos consejos sobre cómo afrontar la pandemia con los menores. Según los orientadores, hay señales que evidencian los trastornos que el confinamiento está causando en los más pequeños y que conviene detectar para buscar soluciones. 

Los niños no manifiestan el estrés igual que los adultos, pero hay cambios a corto plazo que encienden la luz roja. Cambios de humor, nerviosismo, rabietas, mal comportamiento, cambio en los patrones de sueño y pesadillas e incluso dolores físicos, entre los más frecuentes dolor de cabeza y de barriga o problemas para concentrarse. Quizás muchos padres reconozcan estos síntomas. En los niños más pequeños pueden aparecer conductas regresivas como chuparse el dedo, volver a hacerse pipí en la cama, perder hábitos de autonomía que tenía conseguidos, como vestirse, comer o ducharse de forma autónoma. Otros muestran una actitud ensimismada, como desconectada de la realidad y algunos un apego excesivo a los padres, por sentirse muy inseguros y miedosos ante la posibilidad de que les ocurra algo a los mayores. 

¿Qué se puede hacer?

Lo primero es explicar la situación al niño según su edad y nivel madurativo y, muy importante, protegerles del exceso de información y de los bulos y evitar hablar de casos cercanos delante de ellos. Hay numerosos recursos en las redes sociales para contar a los niños qué es el coronavirus y sus consecuencias.

El segundo consejo de los orientadores es preguntarles cómo se sienten y ayudarles a expresar sus sentimientos y emociones mediante cuentos o juegos.  Igualmente destacan la necesidad de insistir todos los días en las medidas higiénicas, preventivas y sociales y establecer rutinas de lunes a viernes.

Por último, los orientadores advierten de la necesidad de ser más flexibles estos días con los menores y agradecerles el autocontrol que están demostrando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios