Educación

La renovación de los conciertos educativos en Sevilla esquiva en su primera fase la ley Celaá

  • La propuesta de la comisión debe ser ratificada ahora por la delegada de Educación y la consejería

  • La Junta ha denegado, de momento, nuevos conciertos de Infantil para las Esclavas, Corpus Christi y Pontífice Pablo VI

Protesta de las familias de colegios concertados contra la ley Celaá. Protesta de las familias de colegios concertados contra la ley Celaá.

Protesta de las familias de colegios concertados contra la ley Celaá. / Juan Carlos Vázquez

Los colegios concertados de Sevilla pueden respirar tranquilos. De momento. El trámite de renovación de los acuerdos educativos sigue adelante sin que la polémica ley Celaá haya provocado un recorte en ellos. Eso sí, todo puede cambiar cuando la propuesta -que debe ser revisada en primer lugar por la delegada territorial, María José Eslava- se envíe a la consejería competente. En las dos primeras reuniones que ha celebrado la comisión provincial constituida al efecto se ha dado el visto bueno a dicha renovación y también a nuevos conciertos en FP Básica, de grado medio y superior, como contempla el Gobierno andaluz para ampliar la oferta en estas etapas posobligatorias, que registran gran demanda los últimos cursos. 

De este modo, ningún colegio de la provincia de Sevilla perderá su concierto para los próximos cuatro años. Una posibilidad que da a entender la Lomloe, que entró en vigor a finales de 2020 y contempla, entre sus principios básicos, que en, caso de que por falta de niños en un distrito educativo haya que cerrar unidades, será la enseñanza concertada -como subsidiaria- la que se sacrifique, aunque registre más demanda que la pública. La bajada de la natalidad ha puesto en alerta a muchos centros, patronales y sindicatos sobre esta "amenaza" que, por ahora, parece diluirse. 

Aunque no será hasta que concluya este trámite de renovación cuando finalmente se garantice el mantenimiento de los conciertos. Un proceso que no ha estado exento de críticas por parte de los participantes ante las novedades introducidas el presente año. Hasta ahora la comisión provincial de conciertos -formada por sindicatos, patronales, federaciones de AMPA, cooperativas de enseñanza y los representantes de los ayuntamientos de los cuatro municipios con más colegios concertados (Sevilla, Dos Hermanas, Utrera y Écija)- elaboraba un informe que se enviaba directamente a la Consejería de Educación para que resolviera sobre él. En esta edición, sin embargo, se ha introducido un trámite más. La propuesta surgida de la comisión debe ser valorada por la delegada territorial antes de que se envíe a la consejería.

A este respecto, hay que tener en cuenta que años anteriores era el máximo representante de la delegación de Educación el que presidía la comisión, algo que ahora no sucede, pues quien realiza dicha función es el secretario. "No sabremos si finalmente lo que se enviará a la consejería será nuestra propuesta íntegra o ya reformada por la delegada", afirma uno de los asistentes a la comisión. Dicho informe llegará a Torretriana el 17 de febrero. La resolución no se hará oficial hasta agosto, aunque se comunicará de forma "oficiosa" a los centros para que incluyan los conciertos en la oferta de escolarización que presenten a partir del 1 de marzo. 

Sin nuevos conciertos en Infantil

Este proceso, a priori, excluye las propuestas de nuevos conciertos en segundo ciclo de Infantil recibidas de los colegios Corpus Christi, Pontífice Pablo VI y Sagrado Corazón (Las Esclavas). En este último, en pleno centro de la capital andaluza, se da la circunstancia de que posee tres líneas concertadas en Primaria, pero sólo dos en Infantil, por lo que llevan años reclamando que esta etapa también cuenta con tres para mantener una "homogeneidad" con las enseñanzas obligatorias. La administración, por el momento, lo ha descartado. 

Todas las etapas, excepto la de Primaria, han de renovar sus conciertos este año. Incluida la FP, que supone una gran novedad tras la orden publicada por Educación el pasado otoño para aumentar la oferta de estas enseñanzas técnicas ante la fuerte demanda que registran. Según fuentes consultadas por este periódico, se han concedido conciertos nuevos a tres centros de FP Básica, una modalidad que, pese a las críticas que recibió cuando la implantó la también polémica ley Wert, se ha convertido en una importante vía para que los alumnos que fracasan en la ESO no abandonen los estudios. En cuanto a la FP convencional, el informe ha sido favorable a nueve conciertos en grado medio y a ocho en el superior

Entre los centros de FP que, en principio, contarán con nuevas unidades concertadas se encuentran el Ergos Anidi, de Dos Hermanas (un aula de FP Básica y dos de grado medio); Proyecto Ergos, también de Dos Hermanas (una unidad de FP Básica y otra de grado medio); y el Campus Aljarafe, en Tomares (una unidad de grado medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería y otra superior en Higiene Bucodental).

Debe señalarse que entre los requisitos principales exigidos por la Junta para concertar estas enseñanzas se encuentra que vayan dirigidas a profesiones con gran empleabilidad, motivo por el cual han sido denegadas ciertas solicitudes que no se ajustaban a este criterio. Los integrantes de la comisión de conciertos han pedido a Educación que presente una "proyección de empleabilidad" a corto plazo para conocer qué sectores son los que actualmente demandan más personal técnico en sus empresas. Entre dichas actividades deben destacarse las relacionadas con las labores sociales de la dependencia, informática y mantenimiento de redes. 

Las aulas de apoyo

Otro de los aspectos que más ha destacado de este proceso ha sido la alta petición de conciertos de aulas de apoyo a la integración. Se trata de unidades que, en los colegios convencionales, atienden a menores con necesidades educativas especiales, ya que cada vez son más los alumnos a los que se les detecta a edad temprana algún trastorno en la atención, de ahí que la delegación haya recibido hasta 32 solicitudes. Fuentes de la comisión señalan que de este volumen, la consejería, finalmente, sólo acepta cuatro o cinco. 

Respecto a los centros específicos de Educación Especial, se ha emitido el informe favorable para ampliar los conciertos a más unidades en el Colegio San Juan de Dios, de Alcalá de Guadaíra; y el San Pelayo, en la capital hispalense. Debe recordarse que uno de los puntos más polémicos de la ley Celaá concierne a estos centros, para los que prevé su integración en colegios ordinarios y que sólo sirvan de referencia, pero sin escolarizar a alumnos, una posibilidad a la que se oponen los profesionales al estimar que resulta imposible atender las múltiples y variadas necesidades educativas que presentan, cada vez más, los niños. 

En cuanto al Bachillerato, se ha presentado una veintena de solicitudes para nuevos conciertos, que han sido rechazadas, al no reunir los requisitos exigidos. Por ahora,la Junta sólo mantiene el acuerdo educativo en la etapa preuniversitaria para seis centros: cinco en la capital, los Salesianos (de Triana y de la Ronda María Auxiliadora), Virgen Milagrosa (Pino Montano) y Altair (Los Pajaritos); y uno en la provincia, el Safa de Écija.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios