Carreteras

Las obras de la ronda SE-40 se ralentizan por la crisis y las lluvias

  • El tramo más complejo, que discurre desde la variante de Bellavista a Coria y obligará a salvar el río con túneles, lleva un desfase de cinco meses y avanza lentamente, con sólo 18 operarios y cuatro máquinas

La crisis económica está afectando al avance de las obras ya adjudicadas de la segunda ronda SE-40, sobre todo en lo que respecta al tramo más complejo del denominado arco suroeste: el que discurre entre Dos Hermanas, Sevilla y Palomares, que incluye túneles que salvarán el río Guadalquivir. Ya ha pasado un año desde que el Ministerio de Fomento encargó los trabajos con un plazo de 40 meses, pero a día de hoy sobre el terreno la evolución es bien lenta por el escaso personal y maquinaria que se está empleando en las obras.

Desde la A4 (variante de Bellavista) no se avista una sola obra. Varios carteles la anuncian a la altura del futuro parque empresarial El Copero I y muy cerca de la planta de compostaje de Emasesa, pero no hay por el momento ni una máquina moviendo el terreno ni estructuras aéreas que salven la variante, según las comprobaciones efectuadas por este periódico.

Hay que adentrarse por la carretera que bordea el polígono industrial de La Isla y pasar las instalaciones de gas de Repsol y Cepsa para encontrar rastro de obras de este tramo de la segunda ronda que Fomento adjudicó hace un año.

Según fuentes consultadas por este periódico, el retraso mínimo de las obras en este punto es de cinco meses por las lluvias de este otoño-invierno pasado que han hecho imposible que la maquinaria actúe sobre un terreno repleto de agua y barro. La proximidad del río ha empeorado las condiciones para excavar la tierra que amontonar luego en montículos porque el agua del nivel freático sale a la superficie a pocos metros de profundidad.

A la lluvia se ha venido a sumar el tremendo recorte de presupuesto del Ministerio de Fomento forzado por la crisis económica que ha dejado este departamento clave con menos fondos para inversiones. A resultas de este ahorro obligado, las obras adjudicadas avanzan a paso de tortuga con el mínimo personal y maquinaria posibles, por más que el Gobierno andaluz anunciara en febrero pasado que el recorte no se notará en las obras ya adjudicadas.

En el tramo en obras de la ronda que va de la variante de Bellavista hasta Coria del Río trabajan sólo unos 18 operarios, apenas cuatro máquinas (dos palas y dos giratorias) y unos pocos camiones que descargan tierra en montículos.

Sobre el terreno, entre el cuartel del Copero y Repsol, el avance de las obras se resume en algunos terraplenes que parten del cauce del Guadaíra, en el desvío de algunas líneas eléctricas aéreas (dos operarios se dedicaban ayer a esta tarea) y también se ha ejecutado la plancha de hormigón a partir de la que las dos tuneladoras excavarán el terreno para construir los cuatro túneles bajo el río.

Oficialmente, el Ministerio de Fomento se niega a dar información oficial sobre el avance de los trabajos de la segunda ronda de circunvalación de Sevilla y tampoco autoriza entrevistas con algún dirigente de la Demarcación de Carreteras de Andalucía Occidental. Su afán de guardar un silencio absoluto lo delata.

En la zona del Aljarafe pueden verse las obras de la SE-40 desde la autovía de Huelva (A-49) correspondientes al subtramo del arco Suroeste que discurre desde Almensilla a Espartinas, pero también en este caso los trabajos no pasan de movimientos de tierra. Estos trabajos coinciden con los que el Ministerio está llevando a cabo para construir el tercer carril de la autovía de Huelva.

Desde la patronal de los constructores y promotores de Sevilla (Gaesco) preocupa en general la mala situación que atraviesa el sector, sobre todo ahora que el Ministerio de Fomento quiere tirar de la iniciativa privada para que ayude a construir obras públicas que compensen la falta de presupuesto público del departamento de José Blanco.

La situación es complicada. En febrero pasado, sin embargo, la consejera de Obras Públicas y Transportes de la Junta, Rosa Aguilar, recalcó a la prensa que el fuerte recorte de Fomento no afectaría a la SE-40 pese a que la prioridad de ese departamento era trabajar con más fuerza en el ferrocarril (la ampliación del Cercanías del Aljarafe y Sevilla, y las conexiones por Alta Velocidad). Aguilar rehusó concretar entonces cuánto dinero se perderá. "Los proyectos permanecen vivos y se van a desarrollar, independientemente de la cuantía. Debemos estar tranquilos", declaró en febrero pasado tras reunirse con la cúpula del PSOE de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios