Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

500 Años de la Facultad de Derecho

Cinco siglos abanderando la ley

  • 'Diario de Sevilla' recorre los 500 años de historia de la emblemática Facultad de Derecho de la mano de sus principales protagonistas

Fachada principal de la antigua Facultad de Derecho, cuando tenía su sede en la histórica Fábrica de Tabacos. Fachada principal  de la antigua Facultad  de Derecho, cuando tenía  su sede en la histórica  Fábrica de Tabacos.

Fachada principal de la antigua Facultad de Derecho, cuando tenía su sede en la histórica Fábrica de Tabacos. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 1

La Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla cumple 500 años. Diario de Sevilla recorre en una serie de tres entregas la historia de esta emblemática facultad, cuyos orígenes están directamente vinculados con los inicios de la propia Universidad Hispalense. Derecho no sólo ha marcado el devenir de la Universidad sino también el de la sociedad española, ya que por sus aulas han pasado históricos personajes como el escritor Mateo Alemán y el pintor Gonzalo Bilbao y, más recientemente, una importante hornada de jóvenes que protagonizaron la Transición española.

En 1505, Sevilla empezaba a ser un foco de atracción internacional tras el descubrimiento de América. Ese año, una bula del papa Julio II aprobó la creación de un colegio de estudios generales (origen de la Hispalense), sin embargo, hasta 1518 no se tiene constancia fehaciente del origen de los estudios de Derecho en Sevilla. Los registros históricos de la Universidad revelan que en ese año se concedieron 17 becas para estudiantes que ingresaron en el Colegio de Santa María de Jesús, en la Puerta de Jerez. Diez fueron para teólogos, seis para juristas y una indistinta. "A partir de esta fecha empiezan a impartirse de modo efectivo los estudios de Leyes y Cánones, nombre primitivo de la Facultad de Derecho", explica Antonio Merchán, catedrático de Historia del Derecho y decano de este centro entre 2006 y 2014. Derecho Canónico y Derecho Civil fueron las primeras materias que se impartieron.

Derecho Canónico y Derecho Civil fueron las primeras materias que se impartieron

Para Antonio Merchán, la Puerta de Jerez no fue la primera sede. "Según mi teoría, los estudios de Derecho en Sevilla no cumplen 500 años, sino 800", asegura el profesor en un pequeño despacho en el que las paredes están ocultas por los libros. Para este catedrático, fue Alfonso X el Sabio, "que pretendió hacer de Sevilla la capital política y cultural de la Corona de Castilla", quien creó los primeros estudios de Derechoen el Real Alcázar, donde redactó gran parte "del mejor libro que se ha escrito en el mundo sobre la regulación del Derecho, Las siete partidas".

El cardenal Segura y el rector Carlos García Oviedo en la inauguración de la antigua Fábrica de Tabacos como sede de Derecho, el 4 de abril de 1954. El cardenal Segura y el rector Carlos García Oviedo en la inauguración de la antigua Fábrica de Tabacos como sede de Derecho, el 4 de abril de 1954.

El cardenal Segura y el rector Carlos García Oviedo en la inauguración de la antigua Fábrica de Tabacos como sede de Derecho, el 4 de abril de 1954. / M. G.

"Si nos regimos por la versión oficial, la primera sede de nuestra facultad fueron unos caseríos vacíos que había en la iglesia de Santa María que pertenecían a judíos que fueron expulsados. Aquello se adaptó para albergar a estudiantes", continúa el profesor.

En 1771, los alumnos se mudaron a la Casa Profesa de la calle Laraña, lo que hoy es la Facultad de Bellas Artes, por propuesta del ilustrado Pablo de Olavide. Este edificio pertenecía a los jesuitas, que también fueron expulsados del país. Aquí permaneció Derecho hasta 1954, compartiendo de nuevo sede con el Rectorado. En esta época, Pablo de Olavide también cambió el nombre de estos estudios y bautizó el centro como Facultad de Jurisprudencia. La palabra Derecho no surgió hasta el siglo XIX, según explica Merchán, que recoge toda esta información en su libro Universidad y Derecho en Sevilla durante el siglo XX (Ed. Universidad de Sevilla).

Queipo de Llano cesó a varios docentes durante la Guerra Civil y otros se tuvieron que exiliar

En la sede de Laraña estudió el sevillano Manuel Clavero Arévalo, ministro en la Transición. "Decidí estudiar Derecho porque mi padre también lo hizo y me atraía la justicia", detalla este nonagenario, alumno entre 1943 y 1948. "Cuando entré en la Universidad, España tenía por delante la tarea de reconstruir los restos políticos y materiales de la guerra. Entre los profesores, recuerdo a mi maestro, Carlos García Oviedo, a Manuel Giménez Fernández (ministro de Agricultura durante la República), Alfonso de Cossío y Corral, Ramón Carande y Faustino Gutiérrez Alviz, al que sustituí en 1965 como decano".

Manuel Clavero Arévalo, decano de Derecho de 1971 a 1975 Manuel Clavero Arévalo, decano de Derecho de 1971 a 1975

Manuel Clavero Arévalo, decano de Derecho de 1971 a 1975

Después de la Guerra Civil, un importante número de docentes fueron expulsados –como Francisco Candil Calvo, catedrático de Derecho Mercantil, cesado en 1936 por el general Queipo de Llano– y otros tuvieron que emprender el camino del exilio. También los hubo afines al nuevo régimen que ocuparon cargos de marcados perfiles jurídicos.

Antes de este conflicto bélico, se valoró la posibilidad de realizar un nuevo traslado de la Facultad de Derecho a la Plaza de España, pero tras la contienda el edificio se convirtió en la Comandancia militar del Sur y se vieron frustradas las intenciones de la Universidad. Se buscaron entonces nuevas sedes, entre ellas el Palacio de San Telmo y la Fábrica de Tabacos, que fue la elegida. "Derecho fue la primera en ocupar el nuevo edificio en 1954, antes incluso que los servicios generales de la Universidad. Al año siguiente, lo hizo la Facultad de Ciencia, y Filosofía y Letras en 1956", relata Antonio Merchán.

En 1957, la Policía entró sin autorización y pistola en mano para detener a un estudiante

En los años 50, la llegada a la Universidad de jóvenes que no habían luchado en la guerra favoreció la contestación. Uno de los primeros altercados en Derecho se produjo en 1957, ya en la antigua Fábrica de Tabacos, cuando la Policía Armada entró sin autorización y pistola en mano en la facultad con la intención de detener a un estudiante, lo que provocó la agitada reacción del decano, Alfonso de Cossío y Corral, que llegó a presentar su dimisión.

"Yo creo que la edad de oro de la Facultad de Derecho de Sevilla se vivió en la segunda mitad del siglo XX, ya en la antigua Fábrica de Tabacos. En estos años se produjo una de esas cosas especiales que ocurren a veces en la vida, una serie de confluencias, de estudiosos del Derecho, maestros que a su vez generaron a muchos doctores y que motivaron a una generación", comenta Antonio Merchán, alumno de la promoción 1965-1970. Entre estos profesores estaban Manuel Clavero Arévalo, Manuel Olivencia o Manuel Giménez Fernández.

Manuel Olivencia, decano de la Facultad de Derecho entre 1968 y 1971 Manuel Olivencia, decano de la Facultad de Derecho entre 1968 y 1971

Manuel Olivencia, decano de la Facultad de Derecho entre 1968 y 1971 / M. G.

"Se dice que el germen de toda esa generación de jóvenes que luego protagonizaron la transición y fueron agentes muy activos en la política estuvo en Manuel Giménez Fernández", subraya el catedrático de Derecho Civil José León Castro, de la promoción 1967-1972. "Él era un liberal, de derechas, pero un liberal republicano. Un romántico".

José Rodríguez de la Borbolla, ex presidente de la Junta de Andalucía y alumno de Derecho de 1964 a 1969, recuerda a estos profesores como "maestros que te incitaban a tener inquietudes culturales, sociales y políticas. Había una gran mezcla de caracteres, actitudes e ideologías y uno recibía unos impulsos de creatividad que no eran normales".

A este núcleo de docentes se sumó una época convulsa y carente de libertad. "Ahí estuvo la cuna de esta hornada de jóvenes andaluces que después alcanzaron cierta brillantez en su carrera política", continúa León Castro. Aquí suenan nombres como Miguel Rodríguez-Piñero (presidente del Tribunal Constitucional), Manuel Ramón Alarcón (magistrado del Tribunal Supremo), el ex presidente del Gobierno Felipe González, la ex senadora Amparo Rubiales, el diputado europeo Fernando Pérez Royo, los ex presidentes autonómicos José Rodríguez de la Borbolla y Manuel Chaves, el presidente del Parlamento andaluz Antonio Ojeda, o los ex alcaldes Manuel del Valle y Alejandro Rojas-Marcos. La lista de alumnos ilustres ha seguido creciendo en los años posteriores con el alcalde Juan Espadas, los ministros Javier Arenas y Juan Ignacio Zoido o la actual presidenta de la Junta, Susana Díaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios