Juicio por la filtración de exámenes

El hijo del sindicalista de la Policía Local preparó las oposiciones "en Google"

  • El hijo del presidente del Sppme, Manuel Bustelo, niega que tuviera las respuestas del examen y asegura que está acusado porque su padre siempre denunció las irregularidades de los investigadores

La sala de vistas en la que se celebra el juicio. La sala de vistas en la que se celebra el juicio.

La sala de vistas en la que se celebra el juicio. / Belén Vargas

Comentarios 6

El hijo del presidente del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en Sevilla, Manuel Bustelo, ha alegado este martes que preparó las oposiciones durante un tiempo en una academia, trabajó el supuesto práctico con un oficial de la Policía Local de Alcalá de Guadaíra, y el resto lo hizo "en Google".

El hijo del sindicalista ha declarado como acusado en el juicio que se sigue en el juzgado de lo Penal número 10 de Sevilla por el presunto amaño de las oposiciones de acceso al cuerpo. Este policía local ha admitido que conocía "de vista, pero no personalmente" a varios miembros del tribunal de las oposiciones, ya que éstos que tenían relación con su padre. De hecho, entre ellos estaba el tesorero del Sppme en Andalucía, también acusado en este juicio. 

El agente ha sostenido que su padre es dirigente sindical de la Policía Local de Sevilla desde el año 1993, "cuando ya tuvo las primeras movidas con el Ayuntamiento", y que él se estuvo preparando las oposiciones, "con más o menos ganas", durante diez años. Incluso ha recordado que se presentó en el año 2006 y suspendió, y que también se presentó a varias oposiciones en otros municipios y a las del Cuerpo Nacional de Policía. "Yo quería ser policía en Sevilla desde pequeñito, como mi padre".

Como el resto de los acusados, el hijo del sindicalista sólo ha respondido a las preguntas de su abogada defensora. Ha explicado que su madre y su hermana también se presentaron a otras pruebas de selección de personal del Ayuntamiento de Sevilla, y que la madre suspendió y la hermana aprobó.

Ha expuesto también que su padre ha tenido problemas con la Gepol (el grupo que ha investigado el caso de las oposiciones). "Mi padre ha tenido sus más y sus menos con ellos. Como miembro del sindicato, siempre ha defendido a los policías y denunciado las irregularidades de la Gepol y que cobraran pluses que no deberían percibir. Él siempre ha estado liado con la Gepol. Si no, yo no estaría aquí sentado", ha concluido su declaración.

Durante la sesión de este martes han declarado otros 13 acusados, casi todos ellos familiares de policías locales en activo o jubilados. Uno de ellos es el ex sobrino político del superintendente Juan José García, presidente del tribunal de las oposiciones y también acusado en este juicio. "Yo no sabía que estaba en el tribunal. Se divorció de mi tía cuando yo tenía doce o trece años y desde entonces yo no lo había vuelto a ver".

Muchos de los acusados han coincidido en destacar los problemas que sus parientes han tenido con la Gepol y, en concreto, con uno de sus miembros, que ha llegado a denunciar por acoso y amenazas a varios de ellos.

Ninguno de ellos ha ratificado su declaración ante la Gepol al considerar que les hicieron preguntas incriminatorias que no deberían habérseles formulado en calidad de testigos, sino como investigados y en presencia de sus abogados.

Todos han negado que tuvieran acceso previo al examen o a la plantilla de corrección y que conocieran a miembros del tribunal antes de las pruebas.

Las defensas continuaron con su estrategia de demostrar que los opositores podían copiar durante el examen porque había poca separación entre los aspirantes y pocos vigilantes. Uno de los acusados ha sido especialmente explícito, casi olvidando que se encontraba en una sala de vistas y ante un juez: "Yo tenía al lado a una chica con una faldita de cuadros y una chuleta. Y no sabía si mirarle la falda, la chuleta o las cachas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios