Diputación

Villalobos quiere retomar la negociación con Sevilla para enajenar los suelos de Cortijo de Cuarto

  • Espera poder sentarse con el alcalde y cerrar una venta o cesión con una compensación económica 

  • Si no hay acuerdo, abrirá la puerta de nuevo a la iniciativa privada 

  • Recuerda que la bolsa, pegada a Palmas Altas, se está revalorizando 

Una vista de la zona. Una vista de la zona.

Una vista de la zona. / D. S.

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, quiere sentarse en los próximos meses con el alcalde de la ciudad de Sevilla, Juan Espadas, para intentar cerrar un acuerdo sobre los suelos de Cortijo de Cuarto: 144 hectáreas propiedad de la institución provincial y ubicadas en su mayor parte en término municipal de la capital. Sólo 20 de ellas están en término de Dos Hermanas. 

El objetivo de esa negociación sería vender o ceder a la ciudad, mediante alguna compensación económica que permita realizar otras inversiones a la Diputación, esos suelos, en los que, según el PGOU de Sevilla, se podrían construir hasta 5.500 viviendas, la mitad protegidas. Es, de hecho, una de las principales bolsas de suelo que quedan por desarrollar a la capital.  

Villalobos asegura que ya ha tenido "una conversación informal con el alcalde, en la que los dos estamos de acuerdo en que hay que comenzar a hablar durante los próximos meses, para ver qué solución le podemos dar aquello", ha dicho. 

El presidente de la Diputación recuerda que además, durante los últimos años, "aquellos suelos se han revalorizado". Palmas Altas está practicamente rozándolos, subraya. 

"Aquello es una joya para el futuro de la ciudad, una bolsa de suelo como la que no hay en otra zona y eso vale un dinero". Villalobos deja claro que el objetivo de esa negociación con Sevilla sería obtener fondos para llevarlos a los pueblos y "hacer inversiones y adquisiciones" en otros bienes o suelos productivos en éstos.

En esa línea aclara que, si no hay acuerdo con el Ayuntamiento de la capital, "tendremos que pensar en abrirlo a la iniciativa privada". 

No es la primera vez que la Diputación plantea la venta o enajenación de estos suelos, que se ha frenado después varias veces. 

En el mandato 1995-1999, ya se vendieron algunas parcelas, con las que se hizo frente en parte a la construcción de la actual sede de la Diputación, en el antiguo Cuartel de la Puerta de la Carne, y a otras inversiones.

La Diputación llegó a crear después de una sociedad mixta (Gipsa) para desarrollarlos, de la que llegó a tener acciones a la venta, aunque ésta no se cerró. La sociedad que se disolvió después y los suelos, en los que no se ha construido, siguen siendo propiedad de la Diutación. 

Según una tasación que encargó en 2016 Sevilla Activa, la sociedad que tiene encomendada su gestión desde entonces, el valor de los suelos era de más de 28,5 millones de euros. La cifra se había reducido a menos de la mitad con respecto a los años de la eclosión inmobiliaria, cuando se planteó la anterior operación.

No obstante y como subraya Villalobos se han vuelto a revalorizar de forma notable después. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios