Coronavirus en Sevilla

La vacunación masiva convertirá las olas de Covid en "repuntes puntuales"

  • El epidemiólogo sevillano Eduardo Briones considera probable que haya nuevos brotes en algún momento en los próximos meses, pero "serán más leves que las olas anteriores"

Un momento de la campaña de vacunación contra el Covid-19 en la Facultad de Matemáticas.

Un momento de la campaña de vacunación contra el Covid-19 en la Facultad de Matemáticas. / Juan Carlos Muñoz

Con las vistas puestas en países como Reino Unido, Alemania, Rusia o Israel, donde la evolución de la pandemia empieza a ser preocupante, con incidencias que vuelven a superar los 500 casos por 100.000 habitantes, la pregunta es: ¿qué se puede hacer para evitar otro zarpazo del coronavirus? La respuesta la ofrece el experto en virus, epidemiólogo del distrito sanitario Sevilla, Eduardo Briones, que lanza este mensaje. "A priori, una ola de la magnitud de las que hemos tenido hasta ahora no es lo esperable, pero nunca se puede asegurar al 100% porque depende de muchas variables", afirma. No obstante, lo deja claro: "cualquier leve repunte no es una ola".

Para el epidemiólogo, "es muy difícil predecir" si habrá sexta ola en un momento de "situación desconocida", sin referentes anteriores, pero, bajo su experiencia, la evolución de la pandemia irá más por el camino de "repuntes puntuales". "Es probable que la incidencia aumente un poco porque haya más facilidad de transmisión en un momento determinado, pero creo que estamos ya en unas condiciones de buen control y no es esperable que haya un repunte agudo de la incidencia como en olas anteriores. Serán brotes más leves donde haya un poco de subida, pero que consigamos controlar con relativa rapidez. Sinceramente, aumentos de incidencia de más 100 no son esperables en la situación inmunológica que tiene ahora mismo la población, tanto por el número de personas que ya han pasado el coronavirus como por el número de los ya vacunadas", explica Briones.

Pero, ¿de qué depende que no se produzca una sexta ola? En palabras del epidemiólogo, en primer lugar, de un alcance "masivo" de la vacunación y de la "responsabilidad individual de cada uno".Es decir, seguir cumpliendo con el uso de la mascarilla en interiores, el mantenimiento de la distancia física de seguridad y la ventilación de espacios cerrados. 

"Tenemos que seguir fomentando la vacunación porque sigue habiendo miles de ciudadanos que no se han vacunado y eso son siempre posibles puntos de transmisión del virus. Hacer que la gente entienda que las vacunas funcionan perfectamente y que no provocan ningún daño. Es por el bien de uno mismo, pero, sobre todo, por el bien de todos. Esto, junto a las mascarillas en interiores y la ventilación han demostrado ser absolutamente eficaces y por ello hay que seguir manteniéndolo. No se lo podemos poner fácil al virus porque cualquier facilidad que le damos la aprovecha y acaba poniéndose en nuestra contra", afirma.

El peligro de las variantes

Hay más factores. La población se mueve y Sevilla no es impermeable a ello. Además, aparecerán variantes que se transmitirán cada vez con más facilidad y rapidez. "Una de las cosas que más nos preocupa ahora es lo que está pasando en el entorno europeo. Al estar abierta la frontera y con una gran afluencia de viajeros y un movimiento de personas muy intenso, se produce una mayor tensión en nuestra población por la posibilidad de una mayor circulación del virus", sostiene el epidemiólogo, que añade que, por el momento, no ha sido detectada en Sevilla la variante Delta Plus, que ha puesto en jaque a media Europa, pero de la que asegura "no parece que genere cuadros más graves ni una mayor posibilidad de infectar a los vacunados".

Por ello, Briones insiste en su mensaje de inmunizar al máximo de personas, porque la vacuna sí dificulta la circulación del virus. "Así llegaremos, si no aparece una variante peligrosa, a una situación endémica en la que el virus vivirá entre nosotros y seguirá infectado a personas, pero sin esperar un número significativo de casos graves que acaben en los hospitales", añade.

Las claves para evitar una sexta ola

Una vez explicado el modo de prevenir una nueva ola de la pandemia, el epidemiólogo Eduardo Briones recuerda cómo han sido las cinco anteriores. "La primera ola tuvo la característica de que, al producirse el cierre y confinamiento, relativamente pronto, tuvo en Sevilla un impacto limitado, aunque sí afectó mucho a las residencias", destaca. 

Después llegó el verano y parecía que estaba ya todo más o menos controlado "y que se podía controlar caso por caso", añade Briones, que destaca que, "así fue al principio", hasta que "se descontroló todo". "Ya avanzado septiembre tuvimos un aumento paulatino hasta que nos cogió el otoño con una ola bastante intensa, con la peculiaridad de que afectó mucho a barrios con menor nivel socioeconómico que no se habían afectado mucho en la primera ola", matiza.

Luego, la tercera, en enero de este año. "Ha sido la peor sin duda, en cuanto a casos e impacto hospitalario con una alta frecuentación de pacientes".

"De la cuarta podemos decir que fue más bien un aumento de la incidencia sostenido porque duró mucho tiempo y así llegamos hasta este verano en el que se volvió a producir otro repunte afectando también mucho a los barrios y con mucha transmisión entre personas no vacunadas. Ha sido bastante intensa aunque con muchísima menos hospitalizaciones y muertes porque aquí ya hemos podido comprobar la eficacia de la vacuna. Está comprobado que hemos tenido como 10 veces más incidencia entre las personas no vacunadas que entre las que si lo están", resume.

"Es importante que no olvidemos qué es lo que nos ha llevado a cada ola y qué deberíamos hacer para estar preparados y no olvidarnos de que puede volver a ocurrir en cierta medida, aunque no ya tan fuerte, pero recordando el mantenimiento de la prevención", concluye el epidemiólogo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios