Alavés - Sevilla FC | La Previa El virus de nuevo en el trayecto

Koundé y Fernando, en la sesión de ayer junto a Gnagnon, de espaldas. Koundé y Fernando, en la sesión de ayer junto a Gnagnon, de espaldas.

Koundé y Fernando, en la sesión de ayer junto a Gnagnon, de espaldas. / Antonio Pizarro

El Sevilla se encuentra de nuevo con el virus en su camino. El Covid-19 volvió a alterar los planes del proyecto en la previa de un partido importante con el positivo registrado por Diego Carlos, uno de los puntales del equipo que dirige Julen Lopetegui y que será una baja importante para los próximos encuentros, sin tiempo casi para probar esa adaptación en Mendizorroza frente al nuevo Alavés de Abelardo.

Asintómatico, aislado en su domicilio, bien físicamente, entrenando para no perder la forma... Todas las situaciones son positivas dentro del contratiempo, pero, sin olvidar que lo más importante es la salud, Lopetegui se quedó sin el futbolista para un tiempo.

La situación creada, al margen de sus consecuencias competitivas, motivó un trastorno al que, por desgracia, el fútbol ya se está acostumbrando y que ya en el Sevilla se ha conocido con los casos de Gudelj –que fue el primero mientras el equipo disputaba en Colonia la Europa League–, Koundé, Munir, Bono y Carlos Fernández. Nuevas pruebas para todo el grupo, cambio en el horario de las sesiones, modificación del desplazamiento para viajar el mismo día del partido..., la adaptación al medio se ha convertido ya en una nueva circunstancia que distingue a las plantillas.

La Previa La Previa

La Previa / Departamento Infografía

Ahí el Sevilla se destacó como uno de los que mejor supo modificar su día a día para volver muy reforzado tras la primera ola de la pandemia. Evidentemente, perder a un jugador como Diego Carlos supone una prueba más para una plantilla que debe rendir en todos los contextos.

Más allá de que la competición no entiende de Covid, ni el virus de fútbol, el Sevilla tiene esta noche otra cita clave en la Liga para recomponer la figura tras el golpe de realidad que supuso su paso por el macro estadio Wanda Metropolitano ante uno de los mejores Atléticos que se recuerda. La derrota, pese a las buenas sensaciones, dejó, de momento, la enseñanza de que aún hay distancias con respecto a donde están algunos clubes y que negarlo o no querer verlo es absurdo.

Más vale centrarse en el siguiente campo de batalla y ése es Mendizorroza, donde la historia del Sevilla no anda muy sobrada de alegrías, pero donde acude el batallón de Lopetegui tras comprobar que el de la Copa del Rey ya no es un camino sencillo. Hubo que hacer un sobreesfuerzo ante el Leganés, con prórroga incluida. Y cabe esperar que eso no se aprecie hoy en las piernas de los que vistan de blanco, o de rojo o como decidan los ingenieros de márketihg que nada pintaban antes y que tanto tienen que decir ahora en el fútbol.

Los alaveses abren un nuevo proyecto con Abelardo y eso siempre trae connotaciones distintas. Para empezar, todo el trabajo acumulado por los analistas no vale y sólo queda basarse en el encuentro que el equipo babazorro jugó en la Copa ante el Almería, con la dificultad de que ese 5-0 valga de medida para lo que el Sevilla se va a encontrar hoy junto a El Batán vitoriano.

Será el estreno del Pitu propiamente dicho, que probablemente –o a lo mejor no– haya tirado la Copa con buen criterio pensando que con una competición de la dureza de la Liga ya es suficiente para la plantilla a la que no ha podido sacar todo el provecho suficiente Pablo Machín, que acumula otro tiro fallido en su hoja de servicios.

Todo gira ya en el equipo de Lopetegui en quién será el sustituto de Diego Carlos, con opciones para Sergi Gómez o incluso Gudelj quizá antes que Rekik, mientras que con la guardia pretoriana ya se cuidó el técnico de limitar sus esfuerzos ante el Leganés. Los Koundé, Fernando, Ocampos, Jesús Navas, Acuña, Rakitic, Suso y En-Nesyri tuvieron su descanso en el partido del sábado y deben tener la barra de energía con más reservas.

Para el objetivo final, los tres puntos cobran una importancia capital, al igual que a nivel de sensaciones, tanto futbolísticas como clasificatorias, después de un resultado negativo como el cosechado ante el Atlético de Madrid el martes. Será una forma de sobreponerse a una nueva piedra encontrada en el camino, una nueva prueba para un proyecto que sigue saltando vallas en una carrera de obstáculos que no da tregua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios