Sevilla FC

Diego Carlos: "En el Sevilla todos somos capitanes, somos uno solo"

  • El central brasileño quita aspereza a la crispación que vivió el Sevilla en Granada y lo producto de la "búsqueda de la competitividad"

Entrevista a Diego Carlos en los medios del Sevilla.

Diego Carlos tuvo una desagradable efeméride el domingo en Los Cármenes. Ante el Granada cumplió su partido centésimo con el Sevilla, pero terminó expulsado, después de fallar quizá la ocasión más clara y de verse involucrado en el 1-0 de Rochina. Con motivo del centenario, concedió una entrevista en los medios del club, en la que reconoce que no fue su mejor día. "Los 100 partidos son importantes y gratificantes, pero me quedo con la historia vivida dentro del club y no con ese último partido en el que alcanzaba la cifra".

En Granada se vio a un Sevilla especialmente nervioso, crispado, como fuera de sí al no poder levantar el marcador de 1-0. Discusiones con el árbitro, con el banquillo local, rifirrafes varios e incluso una discusión en el césped entre Acuña y Óscar. "En Sevilla todos somos capitanes, teniendo todos el derecho de poner su palabra en el vestuario para aumentar la competitividad, algo que nos hizo conquistar lo que hemos conquistado. Todos somos uno solo", quiso aclarar Diego Carlos.

La garantía del triángulo sevillista

La competitividad llevada a los extremos puede producir esa frustración. También que concediendo pocas ocasiones el Sevilla no encuentra más rédito ofensivo, como confesó el futbolista. "Atrás estamos muy seguros, hay que encontrar la forma de convertir más goles", dijo.

Porque sabe que el sistema defensivo del Sevilla de Lopetegui es una garantía: "Koundé, Fernando y yo nos entendemos muy bien dentro del campo y estamos cada vez mejor. Creo que somos una de las mejores defensas de la Liga empatados con el Villarreal, pero siempre hay que mejorar porque no somos perfectos y estamos dispuestos a hacerlo por el club y por nosotros", matizó. 

"La clave principal para nuestro entendimiento es que ya nos conocemos muy bien y sabemos la decisión que va a tomar cada uno dentro del campo, haciendo coberturas y muchas veces sacamos balón con facilidad, siendo lo principal para nosotros defender para luego atacar, por eso sufren muchos equipos también para marcarnos", continuó el central brasileño.

Una Liga muy igualada

Sucede que está resultando muy difícil ganar en la Liga. El Sevilla se mostró frustrado en Granada estando cuarto, a tres puntos del liderato y con un partido por disputar, el aplazado con el Barcelona: "Muchos equipos grandes han tenido dificultades para ganar este fin de semana. En la Liga seguimos con las mismas ganas, lo del domingo son cosas del fútbol, no queríamos perder en un partido como el del otro día y dolió mucho, pero ya estamos todos pensando en recuperar la mente para llegar al próximo en las mejores condiciones".

Y también habló de su perspectiva individual a largo plazo: "Quiero ayudar al club a llegar lo más lejos posible en Champions, pero en esta competición todos los equipos son buenos y nosotros estamos preparados para superar obstáculos".

Ni tan fuerte ni tan agresivo

La fortaleza de Diego Carlos llama la atención. Preguntado en la entrevista, en al que participaron aficionados del Sevilla a través de las redes sociales, explicó el brasileño que la genética de su padre es clave. "Es raro. Mucha gente me ve tan fuerte y yo no me veo así. Mi mujer dice que 'para mí no estás tan fuerte'. Mi entrenamiento es lo más básico posible. No soy un chico que vaya a gimnasio, se pinche o beba vitaminas. No me gusta. Tengo una pelea con nuestro nutricionista. Tengo una genética muy buena, se lo agradezco mucho a mi padre. No hago nada para ser así. Un poquito de entrenamiento después del campo, activación para calentar, y así. Me veo normal. Una persona que no trabaja para eso, sino para jugar al fútbol".

También fue preguntado por qué ve tantas tarjetas y si teme que se le cuelgue el cartel de agresivo. "La verdad es que no lo sé. Si soy agresivo, soy agresivo de más, si no lo soy, parece que lo soy. A veces una jugada que parece muy agresiva no lo es, los delanteros son fuertes, y creo que muchas veces quieren ganar ventaja por gritar más fuerte o por cómo se caen. Me gusta mucho el VAR, porque se pueden analizar bien las jugadas. Sin el VAR, en muchas acciones creo que la gente me mataría, si toda la gente que toco se tira… yo no me puedo tirar porque soy el último hombre y detrás de mí está Bono".

Evitar las tarjetas

Y habló de esa jugada con Luis Suárez en la que vio la segunda amarilla en Granada: "Estoy aguantando, aguantando, como en el último partido, me tiran, toca mi codo en la cara, que no lo veo, y me cae una amarilla y una roja. Muchas veces pagamos ese precio".

Aun explicando esa jugada, entiende que ese aspecto disciplinario lo tiene que mejorar, aunque fue su tercera roja en 100 partidos con el Sevilla. " Una cosa más que tengo que mejorar, para que no se complique el equipo. Muchas veces aprovechan una acción mía para complicarme. No tengo miedo de ir al choque dentro del área, a veces hago penalti, pero lo más importante es que los números están ahí. He conquistado cosas importantes, llegamos a clasificaciones muy importantes. En tres años que llevo aquí hemos tenido la tercera mejor defensa en todo este tiempo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios