Sevilla FC

Jiménez y las anécdotas con Paulo Futre y Ramón Mendoza

  • Ambos le pidieron que fichara Atlético y Real Madrid, respectivamente, el futbolista sobre el césped durante un partido

  • "Puerta era un futbolista portentoso, un ejemplo y Reyes era un artista, un talento de inspiración", dijo sobre los dos canteranos fallecidos

Jiménez, durante su etapa como técnico del AEK de Atenas. Jiménez, durante su etapa como técnico del AEK de Atenas.

Jiménez, durante su etapa como técnico del AEK de Atenas. / Georgia Panagopoulo / efe

Manolo Jiménez dejó varias anécdotas sustanciales durante la entrevista que realizó para SFC TV. El ex futbolista y ex entrenador del Sevilla, ahora en su tierra tras su paso por Emiratos Árabes, habló de sus principios en el fútbol, cómo llegó a la cantera del Sevilla y su "meteórico" ascenso al primer equipo. Y también de las posibilidades que tuvo para fichar por el Atlético o el Real Madrid. Ahí contó las sugerencias de Paulo Futre y Ramón Mendoza para que fueran a sus equipos.

"El Sevilla cubría todas mis necesidades de ego, de querer llegar", dijo en A balón parado el técnico de Arahal. A raíz de ahí, contó las ofertas que tuvo. "Tuve ofertas del Madrid, del Superdépor de Arsenio Iglesias, del Atlético... Con el Atlético hay una anécdota muy buena. Cuando Jesús Gil cogió el Atlético, siempre me ponían a marcar a Futre y eran unos duelos tremendos, parecía que los dos íbamos en motocicletas, éramos muy rápidos. Teníamos amistad dentro del campo y nos respetábamos bastante en el campo. Y en un partido me dijo: 'Oye, que me dice mi presi que te diga que si te quieres venir al Atlético de Madrid'. Yo pensé que me estaba dando coba para que me despistara...", contó el arahalense.

"Era un magnífico jugador. Los más grandes siempre son los más nobles. Y Paulo Futre era muy noble, y mira que recibía palos. Siempre me han tocado los bólidos. En mi debut con la selección me tocó Caniggia (Argentina). Fue muy bien, entré en el segundo tiempo y gracias a ese partido fui al Mundial de Italia", recordó.

Hablando de las ofertas que tuvo en aquellos años recordó también la de Ramón Mendoza. "Hubo una oferta del Real Madrid, pero Luis Cuervas y Ramón Mendoza, que en paz descansen los dos, no se pusieron de acuerdo. Ramón Mendoza era el delegado federativo de la selección cuando yo iba a la selección y siembre bromeaba conmigo: 'Tú, ¿qué pasa, que no te quieres venir al Madrid?'. Y yo le decía que el Madrid era muy grande, pero que estaba muy a gusto en el Sevilla. 'Tú tienes que decir públicamente que quieres venir al Madrid', me decía. Y a mí me entrevistaba y me preguntaban por el Madrid. 'Yo no sé nada, yo soy muy feliz en el Sevilla', decía yo".

En otra parte de la entrevista habló de Antonio Puerta y José Antonio Reyes, a los que tuvo el privilegio de dirigir en el Sevilla Atlético. "Antonio Puerta no era el mejor en nada, pero notable en todo. Un futbolista notable, para equipo grande. Tenía una regularidad increíble y podía jugar en muchísimas posiciones. Estuvo poco tiempo, podía haber llegado muy alto, internacional, lo querían los grandes. Se dice que estaba casi firmado por el Real Madrid. Era un futbolista portentoso. En el vestuario era un ejemplo. Amigo de sus amigos, muy buena persona, siempre haciendo grupo. Yo cada vez que paso por el campo del Sevilla lo recuerdo", afirmó.

También, lógicamente, habló de otro ídolo del Sevilla fallecido. "Y Reyes... Reyes era un artista. Sus cualidades eran innatas, era resistente porque era un portento físico, era rápido, porque muy rápido. Pero es que después tenía un talento..., hacía cosas que eran por inspiración. Reyes es uno de los iconos de la cantera sevillista, como pueden ser Jesús Navas, Antonio Puerta, Antoñito... Reyes y Antoñito han sido los dos jugadores más artistas que he tenido. Yo les he visto hacer cosas en un campo de Tercera o Segunda B que si lo cogen cámaras de Canal Plus se hacen virales. Les he visto controles, goles, jugadas, visión, inteligencia, inteligencia emocional. Lo tenían todo. Eran artistas, pero un día estaban arriba y otro día había que cogerlos por las orejas y apretarles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios