Real Sociedad-Sevilla | La previa

Pegada a falta de un 'nueve'

  • El Sevilla de Pablo Machín apela al buen momento del ataque en general para no echar de menos a Andre Silva. 

  • La cita es otro examen para la plantilla.

Tomas Vaclik firma un autógrafo en la salida del Sevilla FC hacia San Sebastián. Tomas Vaclik firma un autógrafo en la salida del Sevilla FC hacia San Sebastián.

Tomas Vaclik firma un autógrafo en la salida del Sevilla FC hacia San Sebastián. / Victor Rodríguez

Comentarios 1

Se mire por donde se mire, la plantilla del Sevilla está expuesta a un examen continuo. El primero que la examina es el entrenador, que dejó el viernes después de lo de Villanueva de la Serena muy clarito que ciertos futbolistas tendrán que poner en el terreno de juego sus argumentos para que se pueda confiar en ellos.

En el remozado estadio de Anoeta tiene el equipo de Pablo Machín otra oportunidad para encaramarse de nuevo a lo alto de la tabla y decirle a los grandes que tendrán que contar con el Sevilla para repartirse las plazas de privilegio de LaLiga Santander al final de temporada.

Porque junto con el encuentro del 11 de noviembre en el Sánchez-Pizjuán ante el Espanyol, este duelo frente a la Real Sociedad es la prueba más difícil que tienen los blancos de aquí a la llegada del próximo parón. Ganar en Anoeta, además, sería decirle a un rival que este verano quería ser un igual al de Machín –no hay que olvidar que estuvo cerca de pagar la cláusula de rescisión de Pablo Sarabia– que nanai de la China, que los estatus son los estatus y que hoy por hoy el Sevilla es más entidad futbolística y estructuralmente que el club txuri-urdin, que, no obstante, ha experimentado un crecimiento significativo en cuanto a la elaboración de su plantilla.

Alineaciones probables. Fuente: Elaboración propia. Alineaciones probables. Fuente: Elaboración propia.

Alineaciones probables. Fuente: Elaboración propia. / Departamento Infografía

Pero el equipo de Machín debe mirarse por dentro y sacar la última gota de su rendimiento pese a que vuelvan las ausencias. Se caen dos hombres de esa alineación que los sevillistas han podido recitar de carrerilla en las últimas cinco jornadas de Liga, algo que no sucedía desde hace 27 años. Kjaer y Andre Silva se quedaron en Sevilla y a ellos se les unió un jugador que empezaba a coger ritmo tras una lesión de un mes y medio. Mercado, llamado a apagar todos los fuegos posibles que surgieran en la defensa, tampoco pudo viajar y Machín tendrá que volver a rehacer el puzle para formar un trío de garantías.

Lo que pasa es que si el Sevilla quiere ser un grande no puede detenerse en estas cuestiones. Sólo queda competir y no pararse, jugar con lo que hay y hacerse fuerte arriba para, como ha dicho Machín, tener el zurrón lleno cuando lleguen las vacas flacas.

Donosti no es una plaza propicia para el Sevilla. Aquí terminó de rodar la cabeza de Eduardo Berizzo hace casi un año y aquí se han gestado muy poquitas alegrías en blanquirrojo.

Con un balance goleador de otro tiempo, el ataque del Sevilla, literalmente, mete miedo con jugadores en un momento dulce como Sarabia o Ben Yedder

La ocasión, en cambio, pinta atractiva y con buenas sensaciones para los de Pablo Machín, nada que ver con la situación viciada de la pasada campaña. Con un balance goleador con números más propios de otro tiempo, de los de la delantera Stuka, el Sevilla de hoy, literalmente, mete miedo por mucho que en su ataque no esté esta tarde Andre Silva. El buen momento de jugadores como Ben Yedder o Sarabia, quienes decidieron el pasado domingo un atascado duelo ante el Huesca, es suficiente argumento como para que cualquier sistema defensivo refuerce sus precauciones.

Será la hora presumiblemente de Promes –o quién sabe si de Muriel– como sustituto del portugués en ese híbrido táctico que Machín ha tenido que armar renunciando por fuerza mayor a su modelo de cabecera, ése que precisa ineludiblemente de un nueve de referencia, cosa que ni es Ben Yedder ni son Promes ni Muriel.

Quien sí lo tendrá será Garitano con un William José que, deseando ganar su primer partido en casa, va a ser sin duda una amenaza para una línea también en pruebas por las bajas, la defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios