Sevilla Atlético-UCAM | La crónica

Salió un delantero y ganó (2-1)

  • El Sevilla Atlético se encuentra con un triunfo inesperado al remontarle al UCAM

  • Luci partió sin ningún punta y se impuso ya con Miguel Martín

Un momento del partido Un momento del partido

Un momento del partido

Victoria de tremendo valor del Sevilla Atlético en el estadio Jesús Navas de la ciudad deportiva. El filial nervionense se encontró en el último minuto con un triunfo con el que difícilmente podía soñar incluso, pero un absurdo penalti sobre Miguel Martín, por un agarrón dentro del área tan claro como inexplicable, le sirvió para obtener los tres puntos cuando ya tenía a un delantero en el césped, precisamente el que sufrió la falta y posteriormente se encargó de transformarla en gol.

Pero este extraordinario resultado no puede esconder un planteamiento tan conservador. Porque el cuadro local se impuso sobre la hora jugando todo el partido sin ningún delantero claro y sin meter siquiera extremos puros o carrileros que estuvieran más tiempo en el campo rival que en el propio. Las cosas de este deporte y de anotar más goles al final que lo que lo haga el adversario.

Ésa fue la apuesta del entrenador del Sevilla Atlético, Luci, para tratar de sorprender al UCAM. Porque el filial sevillista se plantó en el campo con una congregación de futbolistas interiores para el centro del campo. Traore era el encargado de echar el cierre por delante de la defensa de cuatro, pero no quedaba ahí la cosa. Juanpe y Genaro se movían por delante del marfileño, mientras que Mena y Cera eran los supuestamente encargados de las bandas, aunque en muchas ocasiones también han formado en el medio centro. El único atacante, llamémosle puro, era Curro, que ha alternado durante su carrera posiciones más avanzadas con el trabajo en el pivote, casi nunca como un delantero referencia.

Con semejantes mimbres todo conducía a pensar que no era un día para las florituras en el Sevilla Atlético, que aquello se conducía a trabajar, trabajar y trabajar para que el UCAMMurcia no plasmara en el marcador la superioridad que se le presuponía por la clasificación y también por el planteamiento del propio entrenador sevillista con tantos futbolistas de corte conservador.

La primera parte respondió a ese perfil. El Sevilla Atlético supo mantener al UCAMMurcia lejos de Javi Díaz, pero tampoco se acercó mucho a la portería visitante. Apenas un posible penalti de Galas sobre Curro cuando iba a rematar con todo a favor y un tiro de Mena tras una excelente jugada de Juanpe que fue desviado a córner en semifallo por el cancerbero Curro. Ahí se queda el resumen de este primer acto, pues el teórico equipo superior, el UCAM, tampoco hizo mucho por evidenciar el supuesto potencial de su plantilla.

Era injusto el gol de Corinas por el juego de unos y otros; y el 2-1 final también lo fue

Más movida iba a estar la segunda mitad. Avisó Corinas con un tiro desviado con todo a su favor y respondió Curro de la única manera que podía hacerlo el filial, con una falta directa al poste que debió meterse dentro. Ytodo pareció decantarse en una jugada en la que Traore fue atendido por un problema físico. El medio centro no pudo retornar a su zona con celeridad y el UCAM lo aprovechó para meterle la pelota ahí a Corinas para que la picara sobre la salida de Javi Díaz.

Nadie en ese momento daba ya ni un solo euro por el filial, pero una mala cesión atrás, unida con la indecisión de Curro en la salida, fue aprovechada por Curro, el sevillista, para darle el empate en bandeja a Diego García. Y después llegaría el penalti para que marcaran los dos futbolistas que habían entrado de refresco. Acierto de Luci, pues. El Sevilla Atlético le había dado la vuelta al marcador y eso, en una categoría tan cicatera como la Segunda B, vale su precio en oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios