Sevilla FC

Berizzo, sobre su destitución en 2017: "No me pareció justo, la realidad del equipo no era mala"

  • El seleccionador de Paraguay reconoce el disgusto que se llevó y achaca su despido a su enfermedad en una profunda entrevista a 'La Nación'

  • "La directiva habría pensado que estaba débil, es el problema de contar cosas de este tipo", dice sobre el cáncer de próstata que sufrió entonces

Berizzo, en un partido en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Berizzo, en un partido en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Berizzo, en un partido en el Ramón Sánchez-Pizjuán. / A. Pizarro

Eduardo Berizzo se ha sincerado en una profunda entrevista a La Nación, diario argentino. El actual seleccionador de Paraguay, en la sección Las 100 preguntas a... fue cuestionado directamente por su despido en vísperas de la Nochebuena de 2017, después de que fuera operado de cáncer de próstata y de reincorporarse a su puesto en el banquillo del Sevilla.

"¿Esperabas que el Sevilla te despidiera 24 días después de operarte?", le pregunta el periodista de La Nación. "No lo esperaba y no me gustó, no me pareció justo, porque la realidad del equipo no era mala: habíamos clasificado a octavos en Champions, habíamos pasado en Copa del Rey y estábamos quintos en la Liga, pero la directiva habrá pensado que estaba débil, que no iba a poder. Ese es el problema de contar cosas de este tipo en nuestra profesión. ¿Qué jugador dice que tiene miedo? Si dice eso, lo sacan. Y en este caso yo nunca perdí la fuerza, al contrario, bajé unos kilos, que mal no me venían (risas), pero la fuerza no la perdí".

También le preguntan por la proeza de igualar ante el Liverpool en Nervión tras ir perdiendo 0-3. "De todos modos, nadie te quita aquella levantada histórica de 0-3 a 3-3 ante el Liverpool", es la pregunta. Y replica: "Por supuesto: nosotros podemos decir que no perdimos con el Liverpool de Klopp que llegó a esa final y a la siguiente, donde terminó consagrándose. Empatamos 2-2 en Anfield y 3-3 en casa. Nada tuvo que ver mi cáncer esa noche, como se dijo: los jugadores ya lo sabían desde un mes antes. Esa fue una noche de pura furia futbolística, a partir de lo humano, de tocarles el orgullo en el entretiempo. Les dije que debíamos ver ese partido como una condena o como una oportunidad, que salir a darle vuelta el partido al candidato a mejor equipo del mundo iba a significar una pequeña proeza y así se lo tomaron. Fue un segundo tiempo arrollador y lo terminó empatando Pizarro a los 93, una locura".

Además, durante la entrevista de 100 preguntas, profundiza sobre aquellos días en los que tuvo que manejar los tiempos sobre su operación y su relación con el vestuario del Sevilla. "Tenía que operarme y no podía estar en los entrenamientos, no me quedó otra que contárselo (a los jugadores). Les dije que iba a ausentarme 2 ó 3 semanas por la operación, y justo venía el parón de diciembre, así que me perdí 2 ó 3 partidos de Liga y uno de Champions (que dirigió Ernesto Marcucci). En grupo los jugadores me dieron fuerza y luego por privado manifestaron cierta preocupación, y al final yo los alentaba a ellos, los tranquilizaba".

"¿Cómo te enteraste de que tenías cáncer de próstata?", le preguntan al técnico argentino. "Me hacía chequeos de inicio de pretemporada como todos los jugadores, dio alto el valor de PSA (Prostate Specific Antige), seguí controlándome y el índice no bajaba. En Sevilla me hicieron una biopsia, me citaron los doctores y me informaron que tenía un tumor en la próstata. La palabra cáncer es muy intimidante, pero no es sinónimo de muerte, evidentemente un cáncer de próstata te deja muchas más opciones de luchar que uno más agresivo. Inclusive tampoco me siento una referencia en la lucha contra el cáncer".

"Les pregunté a los médicos qué había que hacer -continúa Berizzo-, me contestaron que operar y les dije: "Vamos ya". Ahí no hay muchas opciones para escoger: te suben al ring y el que viene enfrente te viene a pegar, entonces o subís la guardia, o te pegan", dice en la entrevista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios