Sevilla FC Sergi Gómez: “Todo pasa por nosotros, si estamos bien veo factible ser cuarto”

Entrevista a Sergi Gómez / Juan Carlos Vázquez /

Comentarios 1

El central catalán del Sevilla FC Sergi Gómez, que puede superar a Banega como jugador de campo con más minutos, disecciona las opciones del Sevilla de ser cuarto y analiza el trabajo de cantera en La Masía, donde estuvo 9 años, en relación al de la carretera de Utrera. 

–Llega el sprint final, ¿cómo lo afronta el Sevilla?

–Con ganas. Teníamos una oportunidad en Gerona, no se dio. A pesar de que no ganamos, seguimos teniendo esa oportunidad porque los equipos que están ahí perdieron y tenemos tres finales para el objetivo. El equipo es consciente de la importancia de los tres partidos, vamos a ir a muerte.

–Monchi habla de que el Sevilla necesitará siete puntos... ¿Qué cuentas hace el vestuario?

–Ojalá pudiéramos ganar los nueve puntos que quedan. Veremos cada partido cómo se da y cómo termina cada jornada.

–¿Por qué el Sevilla no da el mismo tono fuera que en casa?

–No lo sé decir exactamente. No hemos tenido fuera los resultados que queríamos y somos conscientes de ello. Nos queda esa última oportunidad en el Wanda. No va a ser fácil, pero vamos a estar ahí para intentar lograr los tres puntos.

–Antes del Wanda llega el Leganés. No hay margen de error...

– Sí, correcto. Son tres finales, somos conscientes de que sólo quedan nueve puntos y el objetivo pasa por dar la cara y sacar los máximos puntos posibles.

–El Leganés, en casa, a priori, es un rival asequible...

–A pesar de que parece que no se juegan nada va a ser un rival complicado. Tienen delanteros que luchan hasta el último segundo por cada balón y tenemos que sacar nuestra mejor versión para ganar.

–¿Cree que ha llegado el equipo excesivamente fatigado al final? Lleva 58 partidos, más que nadie, 18 más que el Leganés y nueve más que el Atlético...

–Sí, son muchos partidos. Pero no puede ser una excusa, porque los grandes equipos tienen esa suma de partidos. Lo real es esto, que llevamos desde julio compitiendo. Hemos tenido mala suerte en las lesiones, ha habido muchas de larga duración, de tema óseo. Y eso te perjudica bastante y a estas alturas seguimos en la lucha, en la pelea. Pienso que pasa por nosotros y si estamos bien lo veo factible.

–Es el segundo jugador de campo con más minutos y seguramente supere a Banega. ¿Se lo esperaba?

–Cuando me llamó el Sevilla no me lo pensé dos veces. Era una oportunidad para seguir creciendo y disfrutar aún más del fútbol y de lo que significa este escudo, esta ciudad y evidentemente nuestra afición. Yo me lo planteé con la máxima ambición, pero sabía que no iba a ser fácil jugar, tenía competencia, jugadores de muy buen nivel. Con el sistema que teníamos jugábamos más centrales y eso ayudó a que haya jugado tantos partidos.

–Se ha visto obligado a jugar en el perfil izquierdo, siendo diestro... ¿Podría haber rendido mejor en su posición natural?

–Bueno, en varios años, tanto en el filial del Barça como en el Celta, he jugado en esa posición. No es mi posición natural, pero pienso que me he adaptado bien. Cuando juegas por tu perfil bueno, no digo que sea mejor, estás más habituado. Pero hay que adaptarse a todo.

Sergi Gómez, sobre el césped de la ciudad deportiva. Sergi Gómez, sobre el césped de la ciudad deportiva.

Sergi Gómez, sobre el césped de la ciudad deportiva. / Juan Carlos Vázquez

–¿Feliz con su rendimiento?

–Han sido muchos partidos, siempre quieres más, hay cosas a mejorar y siempre estamos a disposición de mejorar cualquier detalle.

–¿Se le queda alguna espina clavada, en un repaso global?

–La eliminación de la Europa League fue un batacazo para un club como el Sevilla, nadie quería esa situación, pero se dio. Si hubiéramos pasado a cuartos de Europa League hubiera sido una experiencia aún más bonita. Pero el fútbol tiene eso, no por hacerlo bien o quererlo te llega el fruto del trabajo. Si el fútbol nos ha dado esto ahora es porque en un futuro nos va a dar algo mejor.

–Con Caparrós ha alternado titularidades con ausencias.

–Es una cuestión de esquemas. Somos seis centrales para dos posiciones y el míster tiene que escoger cada fin de semana los elegidos.

–¿Qué les aportó Caparrós cuando se hizo con el equipo?

–Nos dijo que fuéramos conscientes de la calidad que tiene el equipo, de que podemos competir a muy buen nivel y de que saquemos la mejor versión en cada partido.

–¿Qué se encontró en Sevilla, tras pasar por Barça y Celta?

–Era una oportunidad muy buena, no sólo para crecer como futbolista, sino también como persona. Es la llamada de un club grande y una oportunidad única. El nivel es muy alto, te encuentras con jugadores que llevan años compitiendo al máximo nivel y que das un salto cualitativo en cuanto al club. Estoy contento de poder seguir creciendo en este club y de poder formar parte de su historia.

–Es difícil que pueda sorprenderle algo del Sevilla habiendo pasado por La Masía, el Barça...

–Llegó un momento en mi carrera, tras cuatro años en el Barça B, en Segunda División. Hice una última temporada con Eusebio Sacristán en la que jugué todos los partidos y tuvo que tomar decisiones. No todo termina en el Barcelona. Hay muchos jugadores que han tenido que seguir creciendo en otros clubes. Llegó la oportunidad del Celta y la experiencia fue muy buena. Tuvimos una muy buena etapa del club con Berizzo, llegamos a dos semifinales, la de Copa con el Sevilla y la de Europa League, ante el United. Y eso sirvió para estar hoy en el Sevilla. Cada club tiene sus cosas y estoy encantado aquí.

El central, durante la entrevista. El central, durante la entrevista.

El central, durante la entrevista. / Juan Carlos Vázquez

–Del Mataró a La Masía ¿Es muy distinto el trato de la cantera allí respecto al Sevilla?

–Sí, a los 14 años llegué a La Masía. En la cantera es superimportante apostar desde abajo. Ya no sólo en subir a un jugador al primer equipo, sino en que estén bien preparados desde pequeños, en una misma idea de juego por si les toca debutar o entrenar con ellos. Pero eso va mucho en función de las épocas o las generaciones. Hay veces en que una generación, por hache o por be, no termina sacando jugadores y otra saca siete u ocho. Eso no es predecible, pero si ayudas con unos modelos de juego y unos criterios desde la base parecidos al primer equipo, los jugadores llegarán más hechos a ese día.

–¿Ese criterio de formación está mejor cimentado en Barcelona que en Sevilla?

–Llevo aquí un año, tampoco he visto mucho su funcionamiento. Pero sí he visto que los jugadores que han ido subiendo, entrenando o jugando, lo han hecho bien y por qué no dentro de unos años pueden ser muchos los que estén en el primer equipo, como Jesús Navas, con todo lo que ha conseguido. Es importante que la idea vaya en consonancia con el primer equipo, tener una idea de juego. Y luego ese sentimiento sevillista que sí viven desde pequeños.

–Ahí está el caso de Bryan Gil...

–Desde el primer día que ha llegado ha demostrado mucho desparpajo en el campo. Es un chaval que tiene muchas cualidades, que es rápido, que tiene un buen regate, un buen uno contra uno, y está en esa fase en que si es realista y es consciente de sus capacidades puede llegar muy lejos. Todo pasa por un proceso de aprendizaje que es el que está teniendo ahora.

–En un año casi tiene ya un recorrido importante de conocimiento del club, su exigencia, su entorno, su afición... ¿Qué le está pareciendo la experiencia?

–Sabía mucho del Sevilla, el Sevilla es muy conocido no sólo a nivel español, sino a nivel europeo, por todo lo que ha conseguido y ha generado en los últimos años. Es un club como Dios manda en ese sentido. Y a pesar de que te cuenten cómo funciona, cuando llegas aquí rápidamente te das cuenta de la importancia de ese escudo, lo que significa para la gente, y la repercusión que tiene para el fútbol español y para el europeo.

–¿Conocía a Monchi?

–No, no lo conocía. Y bien, la verdad. Monchi tiene mucha experiencia, tiene las ideas muy claras, y puede ser un punto muy positivo para el club. Se implica mucho en el día a día de los jugadores. Ya nos lo dijo cuando llegó, que no nos sorprendiera. Y eso es muy bueno para la plantilla, es el director deportivo y todo lo que pueda aportar por todo lo que ha vivido puede ayudar muchísimo. Más allá de futbolistas somos personas y está bien tener a alguien que te pueda ayudar.

El catalán posa en el estadio Jesús Navas. El catalán posa en el estadio Jesús Navas.

El catalán posa en el estadio Jesús Navas. / Juan Carlos Vázquez

–Mirando al presente, tres partidos claves y sin Banega.

–Perdemos a un jugador que nos aporta muchísimo, pero tenemos que adaptarnos a la situación y de nada sirve lamentarse.

–¿Ha hablado con la plantilla Éver sobre lo de Montilivi?

–Son cosas internas.

–Ha dicho taxativo que ve factible terminar cuarto... Teniendo que ir al Wanda y con la disparidad de criterios arbitrales...

–Todo pasa por nuestra mentalidad, tanto ante el Leganés como ante el Atlético. Si no nos viéramos capacitados ni siquiera iríamos.

–¿Condiciona más al futbolista la revisión por el VAR y parar el juego o la disparidad de criterios arbitrales?

–Es una cosa nueva y hasta que sea algo habitual pasa por un proceso. Es nuevo para los jugadores y para los árbitros. A veces no es tan fácil decidir. Pero creo que con el tiempo irá a mejor el tema del VAR. Hasta ahora no habíamos pensado en marcar un gol, pararnos, que lo revisen y celebrarlo después. Creo que al final puede ser más justo. Pero hay jugadas que según los criterios del árbitro y de la normativa no son fáciles de decidir. En alguna opción puntual nos puede parecer injusto porque vemos que una es más mano que otra, pero también es cierto que antes había fuera de juegos que no se pitaban y ahora sacan una línea perfecta. Es difícil llegar al 100%. La mejoría pasa por reducir al máximo esa duda.

–A sus 27 años, ¿cree que está en la edad ideal para asentarse en el Sevilla?

–Por supuesto, firmé cuatro años, estoy contento con lo que estoy viviendo en este gran club, y por qué no durante muchos años más. No me imaginaba jugar más de 45 partidos y la idea es seguir creciendo. No es sólo llegar a un club tan grande como el Sevilla, sino el haber jugado tantos partidos. Me centro mucho en el trabajo, el descanso, la alimentación... Jugando cada tres días te puede llegar la lesión cualquier día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios