Sevilla FC

El mejor visitante de la historia hasta ahora

  • El Sevilla presenta los mejores números fuera de casa al final de la primera vuelta, superando a Sampaoli y también las mejores campañas fuera, las de Emery y Jiménez

Julen Lopetegui, junto a Pablo Sanz, su ayudante, y José Luis Silva, entrenador de porteros, en Son Moix.

Julen Lopetegui, junto a Pablo Sanz, su ayudante, y José Luis Silva, entrenador de porteros, en Son Moix. / Cati Cladera / Efe

A Julen Lopetegui se le podrá discutir su cabezonería con De Jong y con su habitual 4-3-3. También que no vaya a buscar un segundo gol a tumba abierta cuando va por delante y que opte por el fútbol control, so pena de dilapidar contraataques claros. Incluso se podrá tildar su fútbol de aburrido según qué fases, sobre todo aquellas en las que, como en Mallorca, Banega toma el mando de la pelota y la esconde para que el tiempo caiga a plomo sobre el juego, como un reloj de arena húmeda. Lo que no se le puede discutir al solvente entrenador guipuzcoano es que su Sevilla, a estas alturas, es el mejor visitante no sólo de la Liga, sino de toda la historia del club. La dinámica invita a pensar en números de época.

El Sevilla de Lopetegui, y de Monchi, superó con el de Son Moix el número de triunfos de toda la temporada anterior, que fueron cinco en 19 partidos. Ahora el equipo nervionense, por delante en la clasificación como visitante de Real Madrid y Barcelona, acumula al término de la primera vuelta 6 victorias, 2 empates y 2 derrotas, con 13 goles a favor y 10 en contra. Ningún Sevilla en la historia llevaba en el ecuador de la Liga estos números como visitante.

En espera de visitar a Real Madrid y a Atlético, sólo fue goleado en el Camp Nou y pudo ganar en Mestalla, mientras que en Ipurúa sufrió un accidente de difícil explicación. El fortalecimiento de la plantilla tanto físicamente como tácticamente, por la capacidad defensiva de futbolistas como Fernando o Diego Carlos, y también por la disciplina con la que se sacrifican otros futbolistas como Joan Jordán, Munir y hasta Ocampos en su bienvenido regreso al equipo, da sus frutos y, como reconoció Banega al término del encuentro en Palma de Mallorca, el Sevilla ha pasado de ser uno de los peores visitantes a ser el mejor.

Números fuera de casa en este siglo. Números fuera de casa en este siglo.

Números fuera de casa en este siglo. / E. F.

Quizá al argentino le pesa en la memoria su última temporada con Unai Emery antes de marcharse para jugar en el Inter. Porque en realidad el Sevilla de las últimas temporadas no ha tenido tan malos números, salvo en aquella 15-16 en la que no ganó ni un partido fuera. Pero los dos cursos anteriores con el técnico de Fuenterrabía el Sevilla terminó con excelentes números foráneos, de los mejores de la historia.

El Sevilla de Emery terminó al campaña 14-15 con récord de 76 puntos y 10 triunfos fuera, aunque no rascó ni un punto en los estadios de los cinco grandes. En la primera vuelta no presentaba mejores números que el actual. Frente al 6-6-2 (ganados-empatados-perdidos) de Lopetegui, el 5-0-5 del de Emery, como se aprecia en la tabla anexa. Asimismo, en la 13-14, que terminó con 7 triunfos fuera, a estas alturas llevaba 3-4-3.

También va camino de superar al Sevilla de Sampaoli, que realizó la mejor primera vuelta y terminó con un 7-5-7 al final. A estas alturas, gracias a un sufrido triunfo en El Sadar por 3-4, llegó al ecuador liguero con un 5-3-2 inferior al 6-2-2 actual. Eso sí, llevaba mejor balance de goles (21-14).

También aquel Sevilla de Manolo Jiménez de la temporada 08-09, que terminó con 10 triunfos, 5 empates y sólo 4 derrotas fuera, el mejor visitante de la historia, ganando incluso en el Bernabéu, ha sido superado al término de la primera vuelta por el Sevilla de Lopetegui. Tras los diez primeros encuentros fuera, el Sevilla alcanzó entonces un prometedor 5-3-2, con un balance muy favorable también, aunque corto, de 14-9.

Los números del fútbol moderno son muy superiores a domicilio que los de la primera época dorada, pero, puestos a comparar, este Sevilla supera de largo como foráneo al que ganó la Liga en 1946 y al que fue subcampeón en 1940, 1951 y 1956. Eso sí, a veces el pragmatismo y ese fútbol control llega a exasperar a sus hinchas. Es el pago de la fiabilidad fuera de casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios