Sevilla FC Las ofrendas a las cofradías, ese otro vacío emocional

  • Hoy, Lunes Santo, tocaba la visita al Cautivo del Polígono de San Pablo; el Martes Santo, San Benito; y el Miércoles Santo, doblete con San Bernardo y la Sed

José Castro, Quique de la Cerda y Antoñito, hermano de la cofradía, ante el palio del Rosario Doloroso. José Castro, Quique de la Cerda y Antoñito, hermano de la cofradía, ante el palio del Rosario Doloroso.

José Castro, Quique de la Cerda y Antoñito, hermano de la cofradía, ante el palio del Rosario Doloroso.

La Semana Santa y todo lo que conlleva en un ciudad como Sevilla también deja un importante vacío emocional en el Sevilla Fútbol Club. Si este Domingo de Ramos Julen Lopetegui echó de menos poder vivir las cofradías, algo que habría hecho a buen seguro desde algún balcón de La Campana, como ya hicieron otros entrenadores, este Lunes Santo José Castro y la comitiva nervionense iniciaba las visitas a las cofradías más cercanas, de su gran barrio.

El Lunes Santo, tal día como hoy, correspondía la ofrenda floral a la cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado y la Virgen del Rosario, en sus misterios dolorosos, la neófita y popular cofradía del Polígono San Pablo. Era la visita más reciente del Sevilla, pues es la cofradía que más reciente se constituyó como hermandad penitencial, en 2005, coincidiendo con el año del Centenario del Sevilla, y la que más tarde se ha incorporado a la nómina de cofradías que hacen estación de penitencia a la Catedral, en 2008.

Se trata de una visita muy emotiva, puesto que la cofradía está muy vinculada al club no sólo por la cercanía d sus sedes, sino porque un símbolo del sevillismo como Antoñito, nacido y criado en el Polígono San Pablo, donó la canastilla del paso de Cristo, en la que figura tallado un escudo del Sevilla, aunque el ex futbolista aclara que fue iniciativa del tallista, no de él.

El Martes Santo la visita se traslada del Polígono al corazón de la Calzada, a San Benito. Ante otra muy popular cofradía nervionense, la de Nuestro Padre Jesús de la Presentación al Pueblo, Santísimo Cristo de la Sangre y María Santísima de la Encarnación, el Sevilla vive cada Martes Santo otra emotiva jornada ante una cofradía también muy vinculada al club en la que incluso muchos ex futbolistas han salido de nazareno.

Y el Miércoles Santo siempre hay doblete: visita a la Iglesia de la Concepción y a la de San Bernardo Por orden cronológico inverso de antigüedad, primero la comitiva sevillista se suele dirigir a la sede canónica de la cofradía de Santísimo Cristo de la Sed y Santa María de Consolación, Madre de la Iglesia. Y posteriormente realiza la ofrenda a Nuestro Padre Jesús de la Salud y Nuestra Señora del Refugio, en un momento también muy entrañable para Monchi, vecino y hermano de la corporación de San Bernardo.

Este año el Sevilla no podrá realizar tales ofrendas florales. Habrá un vacío emocional que llenar en años venideros, una vez que la humanidad haya superado la maldición del coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios