Recurso del Sevilla por Roque Mesa

Desazón global por el VAR tras el derbi

  • El Sevilla medita recurrir la segunda amarilla a Roque Mesa que dio lugar a su polémica expulsión

  • Velasco Carballo, ante la prensa de Madrid, no valora la jugada pero desliza cambios en el protocolo

Roque Mesa, tranquilizado por Martagón, tras su expulsión. Roque Mesa, tranquilizado por Martagón, tras su expulsión.

Roque Mesa, tranquilizado por Martagón, tras su expulsión. / José Manuel Vidal / EFE

Comentarios 11

El derbi del estreno del VAR quedará marcado en la historia de los partidos de rivalidad sevillana... por el VAR. Tal fue la desazón que creó la jugada en la que Gil Manzano expulsó, al mostrarle la segunda amarilla, a Roque Mesa cuando las imágenes demuestran que ni siquiera hay hostigamiento del jugador sevillista sino cambio de trayectoria, búsqueda y atropello del portero bético que a nivel nacional se ha producido un enorme debate en torno a la idoneidad y la funcionalidad del videoarbitraje. Es la consecuencia más global que deja la derrota sevillista el domingo pasado. El parón es largo y habrá tiempo para analizar los fallos en el planteamiento de Pablo Machín, su lectura del partido y los posibles yerros en la elección de los cambios, entre los que el sevillismo pedía a voces en el descanso el de Roque Mesa. Pero ayer, en España, la prensa nacional puso el foco en el VAR y en esa jugada tan llamativa.

Fue tan contradictoria la jugada con el juicio arbitral de la misma que hasta en Madrid produjo desazón la desinhibición del árbitro responsable del VAR en este partido, Del Cerro Grande.

El magma del asunto es que las imágenes demuestran palmariamente que cuando Pau López bloca el remate de Arana, es cierto que Roque Mesa, en posición de remate, inicia una carrera en dirección al portero, pero después se frena y es éste el que cambia su trayectoria, cuando tenía un saque limpio con la mano, para buscar al jugador sevillista y, prácticamente, echarse encima de él y tumbarlo con una especie de llave de judo. Para pitar falta al portero, debería haber habido al menos hostigamiento, una presión real del jugador, no un simple amago. Y ante esto, el Sevilla está obligado a recurrir.

Que posteriormente los comités de la Federación Española no quieran rearbitrar una jugada que el propio VAR desestimó revisar es otra cuestión. Quitarle la amarilla a Roque Mesa sería poner aún más en evidencia los fallos en la implementación del videoarbitraje en la Liga. Pero el Sevilla debe defender sus derechos, independientemente de que Roque Mesa, que estaba sobreexcitado desde el principio y vio la primera amarilla antes del descanso, debería haber salido del campo antes para evitar esa segunda amarilla.

Fuentes del club consultadas por este periódico no quisieron confirmar si el Sevilla presentará alegaciones al acta de Gil Manzano, que argumentaba la segunda tarjeta a Roque Mesa por “interponerse en el avance de un advesario”. Ni siquiera dice que sea el portero ese adversario.

Casualmente, Carlos Velasco Carballo, presidente del Comité de Árbitros, tenía previsto un encuentro con la prensa en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. El ex colegiado madrileño era preguntado insistentemente por esa jugada por los periodistas de la capital de España. “El VAR crea la polémica porque es imposible que sea incontestable, porque depende de una persona, que tiene que juzgar si lo que ha decidido el árbitro es un error claro y manifiesto”, era una de sus respuestas ante la polémica creada.

Velasco Carballo fue preguntado por si le parecía justa la expulsión de Roque Mesa a la vista de las imágenes y si actuó bien el VAR desinhibiéndose. “Yo como presidente de los árbitros no puedo salir públicamente a opinar sobre lo que ocurre cada jornada en la Liga española, porque mi función no es opinar. Para eso estáis vosotros, los aficionados, los entrenadores, los directivos... Para ti es penalti, para él no es penalti...”, dijo. Pero sí dejó caer que algo no funciona bien en la aplicación del protocolo de actuación. “Va por la revisión número ocho y no sé si irá por donde decís de que se puedan chequear las amarillas”, dijo, y añadió: "El protocolo del VAR es algo vivo. Mi previsión es que evolucionará. Habrá alternativas, ideas y modificaciones”. En lo que insistió es que el VAR sólo corrige al árbitro cuando su decisión es “un error tan evidente que es insostenible”. ¿Tan insostenible como la expulsión de Roque Mesa?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios