Sevilla-Villarreal | Uno por uno jugadores ¿Y si el lastre es el esquema?

  • El Sevilla deja entrever que sin su once de gala el dibujo táctico se diluye.

  • El sistema defensivo le dio metros y tiempo a Cazorla para pensar.

Informe técnico Informe técnico

Informe técnico / Departamento Infografía

Comentarios 3

La coartada del cansancio acumulado ha podido tener engañado al sevillismo más tiempo de lo aconsejable cuando el problema lleva tiempo apuntando a que es más profundo. ¿Puede tener que ver con que el esquema mágico que un día encontró Machín funcione con unos determinados futbolistas y no lo haga con todos? La dirección del equipo es lógico que tenga que refrescar a la plantilla, pero puede que haya pecado de no saber encontrar cómo hacer funcionar al equipo cuando salen del mismo determinados jugadores, muy específicos, que no tienen hasta el momento el recambio idóneo. A la ausencia de Banega, ya asumida desde hace una semana, unió Machín la de la pareja más en forma del equipo, Sarabia y Ben Yedder, demostrándose que las prestaciones bajo ese patrón táctico de esas determinadas alternativas no son las adecuadas para un equipo que lucha por estar arriba.

El sistema defensivo chirrió otorgando a Cazorla todo el terreno del mundo y tiempo para pensar. Y a la hora de construir la salida de balón de Amadou jamás pudo ser igual de limpia que la de Banega. La continuidad de Roque Mesa y de Munir, tampoco.

Defensa

El partido de Cazorla recordó al de Iniesta en la final de Copa en el 5-0 del Wanda con Montella. Un jugador de su edad lo que quiere es precisamente eso, espacios. Hizo jugar al Villarreal como quiso, con la ayuda además de unos carrileros con jugadores fuera de lugar y un trío de centrales atolondrados. Sergi Gómez no rinde igual en el perfil derecho y Wöber no es la primera vez que demuestra lo verde que está.

Pedraza hizo lo que quiso siempre con el que tuvo enfrente y terminó de cerrar el partido con transiciones que el Sevilla no supo frenar.

Ataque

La salida de balón con Amadou no es la misma que con Banega y por ahí empieza el error de pensar que un esquema que funciona con unos jugadores puede hacerlo también con otros. Y más arriba, cuando Machín metió a dos piezas de su primera guardia, Sarabia y Ben Yedder, la renta del Villarreal ya era de dos goles.

Lo intentó y logró el Sevilla hacer retroceder al Villarreal durante unos veinte minutos, pero no estaban todas las piezas sobre el campo. El Sevilla ya ha demostrado (el jueves fue un ejemplo más en Roma) que cuando están los hombres de aquella mañana ante el Levante la cosa funciona. Si falta alguno de ellos se complica y si faltan más de dos ya es tragedia.

Se quiera o no, este equipo lo sostienen Vaclik, Kjaer, Banega, Sarabia y Ben Yedder. Nada más.

Virtudes

Poco que destacar.

Talón de Aquiles

No está mal tampoco hacer un recuento de cuántos jugadores acabaron el partido fuera de su sitio habitual, empezando por los carriles: Promes y Sarabia. Eso también pone el punto de mira en la dirección deportiva. También un equipo con excesiva juventud en puestos de responsabilidad. Wöber (20), Munir (21), Andre Silva (23)...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios