Rennes-Sevilla FC | Champions League Sin los nutrientes esenciales en el fútbol

Diego Carlos, Rakitic, De Jong, Rekik, Gudelj y Fernando, ayer en Rennes. Diego Carlos, Rakitic, De Jong, Rekik, Gudelj y Fernando, ayer en Rennes.

Diego Carlos, Rakitic, De Jong, Rekik, Gudelj y Fernando, ayer en Rennes. / Sevilla FC

El fútbol es pura y llanamente competición y por mucho que los hombres de los números avisen de lo que está en juego para el club en lo económico, de inocentes –y con el monigote blanco pegado en la espalda– es pensar que el profesional no va a bajar el pie del acelerador con el calendario de locos que entre todos, FIFA, UEFA y LaLiga, han ideado, cuando en juego deportivamente no hay nada.

Ya puso el ejemplo bien claro Julen Lopetegui con su alineación ante el Chelsea cuando entonces sí había en juego cuestiones importantes en lo deportivo, pues se dilucidaba la primera plaza del grupo y, por tanto, un cruce más favorable en lo octavos de final.

Ahora, sin ninguna posibilidad de mover los puestos de cada uno en el Grupo E, el Sevilla segundo y el Rennes cuarto, resulta absurdo y de entender muy poco de lo que se cuece en un vestuario pensar que un puñado de futbolistas y su cuerpo técnico van a arriesgar o forzar lo más mínimo por que su club gane 3 millones de euros más, 3,5 si se quiere con un poco de suerte.

La Previa La Previa

La Previa / Departamento Infografía

Patochadas. Si alguien vio y comprobó qué ocurrió en el Sevilla-Chelsea de hace una semana, más claro lo tendrá en este Rennes-Sevilla que claramente se ha rodeado para los Idrissi, Carlos Fernández y hasta, si me apuran, Zarzana o Juanjo. Y si no, que recuerden los sevillistas cómo el Sevilla perdió su último encuentro de la fase de grupos de la Europa League ante el Apoel Nicosia cuando no había absolutamente nada en juego y se alineaban de inicio futbolistas como Rony Lopes, Pozo o Genaro Rodríguez, actualmente éste sin vinculación alguna con el Sevilla y en la nómina del Mirandés, de Segunda División A.

No quiere decir esto que el equipo de Lopetegui no vaya a salir a ganar el partido. Nadie ha dicho eso. Pero que el fútbol actual, tanto en la élite como yendo escalones abajo, no se mueve ni por romanticismos antiguos ni por cuestiones materiales cuando lo que hay en juego son apenas tres millones de euros. ¿Que hablamos de prestigio? De acuerdo, pero que para prestigio Lopetegui en lo único que piensa es en la cita del próximo fin de semana ante el Getafe y en que los jugadores que vaya a elegir para ese partido (que los tendrá ya seleccionados) ya se puede poner José María Cruz en ídem que van a llegar físicamente lo más fresco posible. Pues en la Liga en el Coliseum Alfonso Pérez sí que habrá en juego tres puntos, ingresos y un prestigio que defender.

Si hasta en el Rennes se habla de alinear a jugadores de su filial para tratar de salir cuanto antes del bache en el que se encuentra (un triunfo de los últimos 13 encuentros), qué decir de un Sevilla con todo hecho ya. El partido no da para más. No se engañen. El himno de la Champions sonará porque tiene que sonar, por supuesto porque es un partido de esta prestigiosa competición, pero cuando el balón empiece a rodar los profesionales, y sólo ellos, sabrán que no hay nada en juego y que donde se van a cocer las papas será allá donde haya puntos en juego y objetivos deportivos. Tres millones de euros los amortiza Monchi con suerte vendiendo a un sobrante de la plantilla fichado por Caparrós.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios