DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS MAYORES

La tercera edad lanza un SOS: "La tecnología nos está aislando"

Dos ancianos prueban las nuevas tecnologías.

Dos ancianos prueban las nuevas tecnologías.

Banca digital, declaración de la renta telemática, consulta médica por teléfono, cita previa por internet... Los avances de las nuevas tecnologías, acelerados en muchos casos por la pandemia, generan nuevas trabas a los mayores en el acceso a servicios básicos, que derivan en ocasiones en mayor aislamiento.

"He visto llorando a personas mayores en una oficina bancaria porque no podían cobrar su pensión en ese momento o agobiados y acobardados cuando el cajero se había quedado su tarjeta, porque no recordaban la contraseña", explica a Efe el presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), Juan Manuel Martínez Gómez.

Estas situaciones "han venido para quedarse, así que no queda otra que aprender", asevera. Pide sin embargo que se haga de forma amigable y progresiva y que, mientras tanto, se ofrezcan los apoyos necesarios, como disponer de un empleado en los bancos o en cualquier organismo para ayudar en estas gestiones.

"Hay una total dejadez de las administraciones que son las que deben dar herramientas a los mayores para su integración y garantizar sus derechos, pero no nos escuchan a los mayores y somos 9 millones de personas; nos oyen cuando se acercan las elecciones", lamenta.

La ONU celebra este viernes el Día Internacional de los Mayores con el lema "Equidad digital para todas las edades", para recordar a los estados la necesidad de garantizar también a los mayores el acceso y la participación en el mundo digital.

Más soledad y aislamiento

La sociedad tecnológica avanza demasiado rápido para este colectivo, en el que hay distinguir entre las personas de hasta 70 o 75 años, que ya llevan unos años en contacto con móviles y otras tecnologías, y los mayores de 80.

En España hay más de 9 millones de personas mayores de 65 años -el 19,8 % de la población- y se espera que en 2050 esta proporción se eleve a un 30 %. Son mayores de 80 años el 6,1 %. Con esta estimación, España se convertirá en el segundo país más envejecido del mundo.

Gente mayor aprendiendo informática en un aula. Gente mayor aprendiendo informática en un aula.

Gente mayor aprendiendo informática en un aula.

"Está claro que tecnológicamente no hay marcha atrás, por eso urge que las empresas, las instituciones, la familia y la sociedad en general se impliquen en la enseñanza a los mayores para que puedan utilizar los medios digitales y no dependan de terceros", apunta el responsable de CEOMA.

La pandemia ha aumentando aún más esas dificultades, imponiendo citas previas telefónicas o por internet para acciones cotidianas como visitar al médico, en servicios sociales o ante cualquier entidad, eliminando en muchos casos "las ventanillas" o la atención directa a los usuarios.

"La covid ha generado miedo al contagio y desconfianza entre los mayores cuando necesitan utilizar alguno de estos servicios; eso ha acelerado el deterioro cognitivo de las personas que ya lo sufrían y aumentado la sensación de inutilidad en otros", explica el doctor Juan Manuel Martínez.

"Muchas personas no quieren reconocer que son incapaces de gestionar ese día a día solos, y rechazan pedir ayuda, al final acaban aislados porque son incapaces de adaptarse".

Pero la tecnología también se ha convertido en una buena aliada de los mayores, como la teleasistencia o la telemedicina con la que se hace el control y el seguimiento a los mayores desde sus domicilios.

Más de dos millones de mayores de 65 años viven solos, según la Encuesta Continua de Hogares de 2020 del Instituto Nacional de Estadística (INE); de ellos casi 1,4 millones, en soledad no deseada.

Voluntarios que ponen al día a los mayores

Las asociaciones de mayores imparten cursos para acortar la brecha digital y también se han puesto en marcha iniciativas desarrolladas por voluntarios en el ámbito de la banca y otras empresas.

Como la formación que imparten Cibervoluntarios.org, que en alianza con fundaciones como la Asociación Española de Banca (AEB), enseña a los mayores el uso y manejo de herramientas, aplicaciones y servicios relacionados con videollamadas, gestiones de banca, sanitarias y cualquier otra que se pueda hacer desde su propio móvil.

Uno de esos "profesores" voluntarios es Javier Orti, ingeniero de telecomunicaciones. "Estaba enseñando a usar el móvil a mi abuela y otros miembros de la familia y pensé por qué no hacerlo a otros mayores, así que entré en contacto con Cibervoluntarios, donde no solo ayudamos a utilizar aplicaciones del banco o el wasap, sino también, por ejemplo, a identificar bulos o falsas informaciones", cuenta a Efe.

"Los mayores quieren manejar sus cuentas con las aplicaciones de los bancos porque les preocupa quedarse sin dinero, saber hacer videollamadas con sus familias que están lejos, utilizar aplicaciones de ocio y noticias, pero sobre todo quieren no quedase a la cola y no sentirse excluidas de la sociedad", añade este joven profesional.

Entre sus alumnos hay un número similar de hombres y mujeres, que tienen entre 70 y 80 años, explica. "Me quedo con su ilusión y sus ganas de aprender, lo más importante es que pierdan el miedo; a veces me dicen: 'Hazlo tú que voy a romper el teléfono'".

"Pienso que los cursos les ayudan a mantener la mente activa y yo les insisto en que no es difícil, solo hay que leer tranquilamente lo que pone en las pantallas".

"Cada día les interesan más cosas, ya me preguntan hasta por Bizum o Wallapop; en realidad creo que aprendo yo muchas más cosas, de mayor quiero ser como ellos", asevera

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios