Carmen María Martínez | Primera Intendente Mayor Jefa de la Policía Local en Andalucía

"La mujer en la Policía Local ha pasado de no poder llevar pistola a ocupar puestos de mando"

  • Primera Intendente Mayor Jefa de la Policía Local en Andalucía y directiva de la Asociación de Jefes y Directivos de la Policía Local en la región, es experta en violencia de género y ha visto y luchado, desde hace 25 años, por la evolución del cuerpo en asuntos de género e igualdad

Carmen María Martínez Morales tiene la Medalla al Reconocimiento Policial por Unijepol. Carmen María Martínez Morales tiene la Medalla al Reconocimiento Policial por Unijepol.

Carmen María Martínez Morales tiene la Medalla al Reconocimiento Policial por Unijepol.

Comentarios 3

Carmen María Martínez Morales es la primera Intendente Mayor Jefa de la Policía Local en Andalucía. Actualmente, es directiva de la Asociación de Jefes y Directivos de la Policía Local en la región, Ajdepla. Pertenece a uno de esos gremios donde la presencia de la mujer es escasa, muy escasa. "Según el Registro Oficial de los Policías Locales de Andalucía, la cuota de mujeres policías locales en nuestra comunidad apenas supera el 5,8% (lo que se traduce en 717 mujeres); formando los hombres el 95 % de la plantilla", detalla Martínez, que, sin embargo, se muestra optimista en el cambio hacia la igualdad en el cuerpo.

Licenciada en Derecho, en 1985, es experta en Violencia de Género por la Universidad de Valencia. Ingresó en el cuerpo de la Policía Local en 1993, directamente como Intendente Mayor, tras ganar la única plaza convocada para este puesto.

Cuando debate sobre el motivo de la escasez de mujeres policías locales, lo tiene claro: nada tiene que ver con la falta de presencia femenina a la hora de presentarse a las pruebas, puesto que suponen entre el 18 y el 22 % de aspirantes que se presentan para obtener plaza, ni con la falta de preparación. "Pero sólo el 5 % son aprobadas... Es una realidad que en los procesos selectivos actuales no consiguen obtener una selección eficaz e igualitaria entre hombres y mujeres. Si bien las pruebas físicas deben tener importancia, no es menos cierto que una mayor preparación en los conocimientos repercutiría en un mejor servicio y abriría las puertas a un mayor porcentaje de ingreso de opositoras".

Desde los sindicatos y la propia asociación de jefes y mandos policiales de Andalucía la lucha a favor de la igualdad es cada vez mayor. "Nadie como un policía para defender un derecho", afirma la primera intendente mayor jefa, quien asegura que en ese camino hacia el avance de las mujeres policías está también la lucha que los hombres mantienen a nuestro favor.

La maternidad, un asunto pendiente, también en la Policía Local

Igual que en muchas otras profesiones, la compatibilidad del servicio policial con la maternidad es otra factura pendiente. "Ocurre que cuando una compañera termina su periodo de permiso por maternidad y vuelve al cuerpo pocos esperan de ella que desee volver a ocupar su destino operativo, no siendo cierto en casi ningún supuesto. Cuántas compañeras han vivido esta situación retornando a un puesto donde ya no se la esperaba por meros prejuicios laborales relacionados con su pertenencia al género femenino", detalla Martínez Morales.

Y si ocupa un cargo de responsabilidad...

Carmen María Martínez recuerda cómo en los años ochenta, cuando sus compañeras entraron en la Policía Local de Almería, lo primero que se les dio de dotación policial fue un bolso, una recatada falda pantalón y unas botas de tacón. "Creo que el mensaje que se les enviaba era contundente", reseña, y cuenta cómo ellas tuvieron que luchar por el mismo uniforme que ellos y porque se les dotara de un arma de fuego, que no les estaba permitida. En todos estos años, "la mujer en el cuerpo ha pasado de no poder llevar pistola a ocupar puestos de mando".

El nivel de mando tiene unas connotaciones distintas cuando lo ejerce una mujer. Una cosa es trabajar con hombres en un trabajo "de hombres" y otra "mandar a los hombres". "Hace unos años las plantillas aún no estaban preparadas para ser dirigidas mujeres, cuando hacía bien poco que las mujeres habían entrado en los cuerpos. Pero hoy, aunque seamos muy pocas en los puestos de dirección, creo que ha quedado demostrado que la capacidad de liderazgo de las mujeres es exactamente igual a la de los hombres". 

La permanente sensación de estar a prueba

Medalla al Reconocimiento Policial por Unijepol como mando mujer al frente de la Jefatura de la Policía Local en una capital de provincia y Premio a la Igualdad 2011, Carmen María Martínez reconoce tener, aún hoy, la permanente sensación de "estar a prueba". "Esto me ha hecho no bajar la guardia, tener que llevar el esfuerzo por bandera y el afán de mejora como estilo de vida. Me enorgullece no tener complejos a la hora de decir abiertamente que soy mando y quiero ejercerlo sin complejos y sin soberbias. Las mujeres necesitan saber que existimos otras que hemos podido romper el techo de cristal y que queremos animarlas y abrirles camino si quieren seguirnos".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios