Dónde comer en Sevilla Gastronomía concentrada en una calle

  • Ovejas Negras Company transforma Hernando Colón en zona culinaria con cuatro establecimientos gastronómicos

Mamarracha, uno de los locales de Ovejas Negras Company. Mamarracha, uno de los locales de Ovejas Negras Company.

Mamarracha, uno de los locales de Ovejas Negras Company. / M. G.

En pleno corazón de Sevilla se encuentra Hernando Colón, mítica calle que une la Catedral con la Plaza de San Francisco. Esta arteria neurálgica de la ciudad ha revolucionado la forma de entender la gastronomía hispalense al ofrecer una amplia carta de establecimientos para todos los gustos. Con Ovejas Negras Tapas, Mamarracha, Filo y Cocina Experimental, el grupo sevillano reconcilia al público local con los foodies internacionales en torno a una zona de moda, con una oferta culinaria innovadora con locales de calidad.

Ovejas negras, el origen

El efecto Hernando Colón explosiona con Ovejas Negras Tapas en 2011. Este espacio se presenta como un bar de tapas con cocina de aquí y de allí bajo un concepto renovador. Un local desenfadado, de buen ambiente, divertido, dinámico y, sobre todo, donde se come bien a base de raciones y tapas bien hechas. La carta de Ovejas Negras Tapas respira sabor exótico y esencia mediterránea. Es imprescindible marchar un tartar de atún rojo de almadraba y unas gyozas de pollo y verduras con salsa hoisin y mayo de ají rocoto. Para los carnívoros, la carrillada ibérica glaseada con puré de patata y ajo asado o la pluma de cerdo ibérico con kimchi casero. Y qué mejor para terminar que con una New York cheesecake o un goloso de chocolate.

Ovejas Negras Tapas. Ovejas Negras Tapas.

Ovejas Negras Tapas. / M. G.

Mamarracha, brasa y jardín

El concepto en Mamarracha, sin embargo, es brasa y jardín. Se trata del segundo local que Ovejas Negras Company abrió en la misma calle y el responsable de asestar el golpe de efecto a Hernando Colón. Local de moda imprescindible al apostar por un diálogo de tú a tú entre la cocina y la estética decorativa cuidada. De hecho, fue el primer restaurante en Sevilla en contar con un jardinero propio que mantiene a punto las 500 plantas de su jardín vertical. El leitmotiv de Mamarracha son sus tapas conceptuales de carácter urbanita y un ambiente muy actual. En cocina no dejan de dar la brasa, en el mejor sentido de la palabra. Por ella pasan casi todos sus platos, sobre todo carnes, lo que les confiere un aroma y un sabor muy característicos gracias al carbón de quebracho argentino con el que prenden el horno Josper, uno de los pocos que existen en Sevilla. Un vistazo por la carta da buena cuenta de ello: costillar de cerdo lacado al estilo BBQ, el pollo de campo al ladrillo, los langostinos asados con mayo de fino de Jerez o las cebolletas a la brasa tratadas como calçots llevan la seña del vuelta y vuelta en las parrillas. Para acompañar, una copita bien servida de vermú El Bandarra.

Uno de los platos que ofrecen en Mamarracha. Uno de los platos que ofrecen en Mamarracha.

Uno de los platos que ofrecen en Mamarracha. / M. G.

Filo, la sandwichería pija

De reciente apertura, Filo es la sandwichería pija del grupo, un espacio que plantea un concepto de comida saludable y handmade para llevar. Aparte de refrescar el verano con sus zumos especiales y smothies, se encuentra un local de decoración boho mediterránea con toques chic donde destaca el mobiliario en madera, azulejos clásicos y paredes sin enlucir. La carta se caracteriza por su faceta eco chic, ofreciendo productos frescos y de temporada. Cuenta con una cocina non-stop para tomar en el local o marcarse un take away para visitar la ciudad. Lo que caracteriza a este pequeño local es que los transeúntes pueden acercarse a cualquier hora del día. Para empezar la mañana, un desayuno andaluz, parisino o nórdico y fruta recién exprimida. A la hora del almuerzo, cuidarse con verduras de temporada combinadas en ensaladas como la Power (con quinoa, pollo, brócol y garbanzos) o la Filomena (con arroz, calabaza y roastbeef) o en sándwiches tipo Varufakis (con pollo, berenjena y hummus) o el ya mítico Mango chicken curry. En la merienda, un cafelito con alguno de sus dulces de obrador propio o los alfajores argentinos de los más chic.

Filo, la sandwichería pija. Filo, la sandwichería pija.

Filo, la sandwichería pija. / M. G.

Cocina Experimental, el cuartel general

A pocos metros de Filo, en la callejuela Florentín, se encuentra el cuartel general de Ovejas Negras Company. Cocina Experimental es un lugar para explorar sabores, gastronomía y conocer nuevas técnicas de cocina. Jugar con la comida es emblema de la casa. Cocina Experimental es la cabeza pensante del grupo Ovejas Negras Company, que surte de ideas a todos los restaurantes de la compañía. En sus cocinas no se para de inventar e investigar productos y combinaciones de sabores diferentes. En sus cenas a cuatro manos, se atan los mandiles el chef residente, Carlos Escuín, junto con a chefs invitados. En las noches del martes, Cocina Experimental ofrece una forma de ocio diferente para aquellos apasionados del turismo gastronómico o sevillanos cocinillas. De este modo, la Cocina Experimental acerca platos típicos de la cultura thai, un especial sobre ceviches, enseña a comer sano cuando solo se disponen de 20 minutos o desvela el gran secreto de su éxito: la receta del Risottazo de Ovejas Negras Tapas.

Cocina Experimental. Cocina Experimental.

Cocina Experimental. / M. G.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios