Vivir Sicab 2020: El caballo, más protagonista que nunca en Fibes

  • La ausencia de público y las restricciones sanitarias modifican el evento ecuestre, que ha conseguido sortear la pandemia

  • Se divide en dos partes: una hasta el sábado 10 y otra del próximo martes 13 al 18 de este mes

  • Fotogalería: Así ha sido el primer día de Sicab 2020

Un jinete con su caballo en la pista de calentamiento de Sicab 2020. Un jinete con su caballo en la pista de calentamiento de Sicab 2020.

Un jinete con su caballo en la pista de calentamiento de Sicab 2020. / Juan Carlos Muñoz

Desde el aparcamiento de Fibes ya se escuchan a los caballos. El Salón Internacional del Caballo (Sicab) cumple su 31ª edición en medio de una pandemia mundial. El tercer evento más importante de Sevilla tras la Semana Santa y la Feria de Abril sí se está celebrando. Aunque lo que lo rodea no tenga nada que ver con años anteriores, su esencia resalta más que nunca. El caballo, casi sin stands alrededor y con poquísimo público, es más protagonista que nunca. El silencio de los pabellones y sus exteriores permiten escucharlos relinchar y galopar sobre la arena.

La primera novedad de Sicab 2020 se produce antes de entrar. No hay problemas para aparcar. O, por lo menos, mayores dificultades de la habituales en los alrededores del Palacio de Congresos y Exposiciones (Fibes). "Este año vamos a estar demasiado tranquilos", comenta el guardia de seguridad de la puerta. En la cúpula, un enorme cartel con las fechas del evento (7-10 y 13-18 de octubre) es el único aviso de lo que hay dentro. El pabellón 2 se ve gigante sin nada más que una pista de calentamiento. En ella, varios binomios, jinete más caballo, se preparan para cruzar al pabellón 1. La explanada que queda entre ambos pabellones es el corazón del evento. Un pequeño puesto de comida y bebida de La Raza sirve de punto de encuentro. Varios veladores permiten el corrillo y las conversaciones entre los que ya se conocen de competición en competición.

El pabellón 1 es el centro de atención de Sicab durante esta semana, en la que 99 caballos participan en las distintas modalidades de doma clásica. Allí, se ubica el único stand comercial por el momento y las oficinas de a Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española (Ancce), entidad organizadora del Sicab. Ese stand pertenece a El Molino, patrocinador principal del evento y empresa coriana con 25 años de experiencia en el sector del material ecuestre. A pesar de estar presentes comercialmente, reconocen que este año las ventas van a pegar un bajón: "Lo que vendíamos en Sicab era brutal y este año esperamos muchísimo menos", argumenta una trabajadora de la improvisada tienda. Hasta sus expositores de productos llegaba el eco de la megafonía, que anunciaba el orden de las pruebas. Primero los caballos de cuatro años, después los de cinco, más tarde los de seis y para terminar los de siete.

Una trabajadora de una yeguada pone a punto el caballo para la competición. Una trabajadora de una yeguada pone a punto el caballo para la competición.

Una trabajadora de una yeguada pone a punto el caballo para la competición. / Antonio Pizarro

Las gradas, salpicadas de personal ecuestre y de medios de comunicación, lucen aún impolutas en un año en el que no habrá espectáculos y el aforo se ha limitado a 1.300 personas por día. El Ayuntamiento de Sevilla ha anunciado que aquellos interesados en asistir al evento pueden solicitar su invitación a través del sistema Fibes Tickets. Un número muy inferior al del año pasado, en que se superaron las 200.000 visitas. Esto hace que el número de animales sea casi el mismo que el de humanos en las instalaciones de Sevilla Este, donde el caballo se muestra en toda su esencia. Sin adornos ni bullas. Simplemente, la reunión de la élite del caballo de pura raza española.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios