Vivir

Los cuatro beneficios de la cocina al vacío

  • Esta nueva forma de cocinar brinda a los comensales la posibilidad de comer saludable sin renunciar a recetas deliciosas

Uno de los platos preparados con el método de cocina al vacío. Uno de los platos preparados con el método de cocina al vacío.

Uno de los platos preparados con el método de cocina al vacío. / M. G.

La cocción al vacío o sous-vide se ha convertido últimamente en una funcionalidad cada vez más popular a la hora de cocinar, tanto para los chefs de prestigiosos restaurantes como para miles de españoles amantes del buen comer en sus hogares. ¿Por qué cocinar usando esta técnica? Probablemente, una de las dudas más recurrentes. Pues bien, esta nueva forma de cocinar brinda a los comensales la posibilidad de comer saludable sin renunciar a recetas deliciosas, concediendo la importancia que merece no solo a los alimentos que se consumen, sino también a su técnica de elaboración.

A pesar de estar muy de moda en la actualidad, esta técnica tiene su origen en China en el siglo XVII, cuando campesinos y amas de casa utilizaban cestas de bambú y cáñamo sobre woks de hierro para cocinar los alimentos, previamente envasados al vacío al baño maría a una temperatura exacta. Asimismo, este tipo de cocina ofrece numerosos beneficios que ya han sido apreciados y puestos en práctica por los cocineros más arriesgados. Thermomix desvela las cuatro ventajas principales de cocinar al vacío.

Resultados uniformes

Al calentarse al baño maría un alimento envasado previamente al vacío, con una temperatura exacta y durante un tiempo concreto, el producto alcanza la misma temperatura que el agua. Esto le permite cambiar su estructura y conseguir resultados homogéneos y de gran calidad.

Bajo riesgo de pasarse de punto

El proceso de cocción es lento y suave, permitiendo cocinar alimentos sensibles a su temperatura, como el pescado o la carne, con muy poco riesgo de pasarse de punto. Esto contrasta mucho con otros métodos de cocción más tradicionales, en los que las altas temperaturas fuerzan a retirar los alimentos del calor antes de que se quemen, de manera que en ocasiones pueden haber quedado crudos en su interior o haberse cocido en exceso si se ha optado por una temperatura más baja.

Platos saludables y llenos de sabor

Esta técnica permite cocinar platos saludables con un gran sabor, ya que al introducir los alimentos en una bolsa de silicona o plástico al vacío a una temperatura máxima de 85 grados, se evita la deformación y la pérdida de nutrientes mientras se cocinan, potenciándose su sabor original y haciendo innecesaria la sal adicional en su elaboración.

Flexibilidad

Este método también ofrece flexibilidad y simplicidad a la hora de preparar los platos, permitiendo tanto sellar la bolsa, cocinar -en mayor o menor tiempo- y servir inmediatamente a la temperatura ideal, así como preparar los alimentos al baño maría por adelantado para recalentarlos posteriormente, sin que los alimentos se resientan o se vea afectado el resultado final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios