Vivir

El judo como terapia

  • Un estudio de la Universidad de Sevilla revela la importancia de la práctica de este arte marcial a la hora de prevenir las lesiones por caídas

Con una población donde la media de edad es cada vez más elevada, estudios como el realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Sevilla sobre la influencia de la práctica del judo en la calidad de vida de las personas mayores contribuyen a que la visión de la tercera edad se aleje del abuelo a quien los achaques no le dejan disfrutar de la vida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las caídas son la segunda causa de fallecimientos por lesiones accidentales, estimando la cifra global de 424.000 muertos, como resultado de los 37.300.000 caídas graves que precisan asistencia sanitaria cada año. De ellas, los adultos mayores de 60 años son las principales víctimas.

En este sentido, un grupo de expertos de la Universidad de Sevilla plantea aportaciones, pioneras a nivel mundial, para minimizar el impacto de la caída en la población adulta-mayor.

Los investigadores han desarrollado un programa de Judo Utilitario Adaptado (JUA) que enseña a los adultos mayores a caer y a actuar ante una caída, evitando la lesión o reduciendo considerablemente la gravedad de la misma.

Esta línea de investigación denominada Judoks ha recibido el segundo premio a los mejores trabajos de investigación en el 7th EJU exhibition of Judo Research 2016, celebrado en Kazan (Rusia) el pasado mes de abril.

"Derivado de este trabajo, hemos conseguido resultados muy esperanzadores en la reducción de los niveles del Síndrome del Miedo a Caerse (STAC) en todas las variables analizadas, dentro y fuera del entorno doméstico como son el temor a bañarse sin ayuda, al vestirse o desvestirse, temor a caminar por superficies resbaladizas, a subir y bajar rampas, o ir a la compra, lo cual supone una mejora de la calidad de vida del adulto mayor al mantener su autonomía personal en niveles más altos y atrasar su posible dependencia", destaca el profesor de la Universidad de Sevilla Óscar del Castillo.

Las características de las propias técnicas del Judo Kodokan en materia de caídas y la reducción de la magnitud de los impactos que se generan sobre el organismo aplicando estas técnicas, son algunos de los factores de mayor interés para disminuir el riesgo de lesión en el caso de caída de las personas mayores. Sobre esta premisa, el JUA plantea una propuesta metodológica centrada en diseños de deporte e integración social a través de la utilización de actividades deportivas que son modificadas en función de las características de los destinatarios.

"Para llevar a cabo la enseñanza de los ukemis (caídas) en las personas mayores planteamos actividades de asimilación y asimilación asistida vinculadas a los elementos de seguridad necesarios que eviten lesiones y nos permitan automatizar los gestos técnicos de la manera efectiva. La inclusión, a su vez, de una propuesta colaborativa favorece la socialización de nuestros adultos mayores", añade este investigador.

Según los expertos el judo, y en concreto esta propuesta de Judo Utilitario Adaptado, permite una educación física integral y adaptada a las necesidades de la persona adulta mayor proporcionándole un carácter fundamental para ellos, como es el utilitario. Se potencian tanto sus necesidades psicomotrices (memoria a corto, medio y largo plazo, ubicación espacial, perspectiva, ambidextrismo, lanzar, tirar, empujar, caer, coordinación conjunta e independiente de ambas manos y pies, etcétera), como de relación con las demás personas.

En este sentido, la posibilidad de cubrir todas las necesidades físicas y sociales de la persona diferencia en gran medida al judo de otros deportes más focalizados en el desarrollo de una capacidad o cualidad concreta.

Estos investigadores presentaron su trabajo en el 3rd European Science of Judo Research Symposium & 2nd Scientific and Professional Conference on Judo: Applicable Research in Judo, que tuvo lugar en Porec (Croacia), durante el festival de Judo de la European Judo Union, en el mes de junio.

De hecho, en la tercera edad, bajo la condición de establecer algunas precauciones fundamentales, la práctica de este deporte sustituye cada vez más la fuerza muscular por la armonía del gesto. Hay que tener en cuenta que no sólo es combate, también está la práctica del kata que es la ejecución de la técnica a modo de demostración y que exige menos esfuerzo físico a los practicantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios