Vivir en Sevilla

La Plaza del Pan de Sevilla tiene otro nombre completamente diferente al que se le conoce

Plaza del Pan de Sevilla

Plaza del Pan de Sevilla

La Plaza del Pan, ubicada a las espaldas de la Iglesia de El Salvador, en la capital, se llama así porque antiguamente alrededor de ella había ubicados varios obradores y panaderías. Sin embargo, aunque esto parece que fue así desde comienzos del siglo XIV, la realidad es que esta plaza ha tenido un total de siete nombres a lo largo de los años. Algunos historiadores aseguran que anteriormente, en el siglo XIII, este espacio de la ciudad recibiía el nombre de Plaza de las Atahonas y antes de que proliferaran las panaderías en dicha plaza, había arquerías.

Sin embargo, y aunque pueda parecer extraño, la denominación que perduró durante más tiempo en el medievo fue la de plaza del Salvador. No es que se trate de una confusión sino que esta plaza abarcaba, por aquel entonces, un área más amplia, con la iglesia en el centro.

Tales eran las dimensiones de la plaza, que incluso incluía a la de la Pescadería. Por esta razón, tuvieron que concretar el término un poco más. A mediados del siglo XIV, en el Diccionario histórico de las calles de Sevilla aparece como «Plaza de Abajo de San Salvador»  y «Baja del Salvador» hasta el siglo XVI.

No será hasta el siglo XVII cuando se retome la denominación de «Plaza del Pan». Este producto llegaba de Alcalá de Guadaíra y Mairena, en su mayoría, de donde también procedían las tradicionales regañás.

No obstante, un documento fechado de 1667 la nombra como «Plaza de la Fruta», así que no era el pan el único producto que se vendía en esta plaza.

La plaza no recibió el título de Plaza del Pan, de forma oficial hasta 1820, justo cuando los panaderos fueron desalojados. La rotulación se convertiría, de este modo, en un homenaje al gremio.

Aunque los panaderos desaparecieran, su actividad comercial aumentó y su ubicación céntrica se convirtió en un punto estratégico. Tanto fue así que también creció el abanico de servicios y establecimientos. Por esta razón, entre 1868 y 1971 se la conoció como «Plaza del Comercio». 

A todos estos nombres el historiador Moreno Galván afirma que en 1845 era conocida como «Plaza Vieja del Pan» o «del Pan Vieja», dado que la actividad quedaba muy lejana.

En 1939 esta plaza volvió a cambiar su nombre en homenaje al devoto nazareno Martínez Montañés. De hecho este es el nombre con que hoy se la conoce oficialmente (Jesús de la Pasión) aunque todo el mundo se sigue refiriendo a ella como la Plaza del Pan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios