Vivir

La oportunidad espera en septiembre

  • La Academia Cega prepara cursos intensos de verano con vistas a superar la selectividad.

No se imparten clases particulares ni tampoco se trata de una academia al uso. El secreto del éxito de Academia Cega está, según su director, el pedagogo Rafael Ceballos, en la aplicación de las técnicas de estudio al trabajo diario con grupos reducidos. El centro de refuerzo cumple una década instalado en el barrio de Triana con la apertura de los cursos intensivos de verano.

Durante el año académico, la función de estos docentes es una continuación de la formación que se imparte en los colegios de la zona. Según ha observado este pedagogo durante su trayectoria profesional, los suspensos y, en consecuencia, el fracaso escolar tienen más relación con la baja autoestima del alumno que con su capacidad para aprender conocimientos. Desde su fundación, el centro se planteó como un lugar donde el alumno recibiese el apoyo que necesita para superar las materias. El equipo docente, por tanto, inculca en estos estudiantes la filosofía del esfuerzo y la constancia para alcanzar las metas. En esta tarea, cobran especial importancia la enseñanza de técnicas de estudio útiles y prácticas (como el esquema y el resumen) con las que los alumnos adquieren los conocimientos "de forma casi natural".

El seguimiento de los pupilos es personalizado y los grupos -organizados por ciclo y edad- no superan las seis personas. "Tanto las instalaciones como el trato al joven están pensados para que se sienta cómodo. Y lo conseguimos, pues hay hermanos de antiguos alumnos que vienen a la academia", comenta Ceballos. Añade: "Los hay incluso que salen de casa entusiasmados porque van a venir a la academia".

Esta filosofía de trabajo se repetirá durante las nueve semanas que hay este año de verano para los estudiantes. En estos meses, el centro ofrece cursos intensivos, en horario de 9:00 a 14:00, para recuperar materias de Primaria, ESO y Bachillerato y para superar o subir nota en las pruebas de Selectividad. "Queremos mandar un mensaje de ánimo. Hemos tenido chicos que en un verano se han sacado cinco asignaturas", puntualiza Ceballos. Y afirma que el secreto está en "machacar" la materia hasta el punto de que llegar al examen sea "como un paseo por una nube". Para ello, planifican la materia en nueves semanas durante las cuales se reparten las sesiones de lectura, ejercicios y controles obligatorios.

La academia, cuyo funcionamiento ordinario de septiembre a junio se realiza por las tardes de 16:00 a 20:00, ha estrenado este último curso un programa especial destinado a personas con discapacidad. Por las mañanas, Rafael Ceballos, director del centro, se ha encargado de dar clases, fundamentalmente de habilidades sociales enfocadas a la actualidad a personas con discapacidad psíquica. Según aclara, con esta iniciativa no sólo ha podido cumplir una de sus ilusiones sino que ayuda a mejorar la calidad de vida de estas personas reforzando conocimientos aprendidos y adquiriendo nuevos para defenderse en la cotidianidad: "Lo que más les interesa es manejar conceptos de actualidad, defenderse con las tecnologías, con el uso del móvil, por ejemplo, o prepararse para acceder a titulaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios