Belleza

Los diez mejores trucos caseros para presumir de un pelo bonito

Unos buenos hábitos conllevan una mejoría en la salud capilar. Unos buenos hábitos conllevan una mejoría en la salud capilar.

Unos buenos hábitos conllevan una mejoría en la salud capilar. / M. G.

Has probado distintos tratamientos, has invertido en champús específicos, usas todo tipo de mascarilla y aun así tu pelo no tiene el aspecto deseado. No tiene brillo, su aspecto es fosco y parece estar muy debilitado a pesar de que los productos que usas son de calidad y específicos para tu cabello. Puede que a día de hoy creas que algo no funciona con tu cabello pero no sepas de donde viene el problema.

Modesta Cassinello, farmacéutica y creadora de la firma que lleva su nombre, nos da algunas pistas sobre aspectos que influyen negativamente sobre la salud del cuero cabelludo y el cabello. La buena noticia es que aún estás a tiempo de solucionarlo. Presta atención a las recomendaciones de la experta.

El decálogo de un pelo bonito

  1. Nunca utilizarás temperaturas extremas. Utilizar temperaturas extremas del agua para lavar el cabello es un error muy común, que afecta cuanto las temperaturas son muy caliente pero también muy frías. Las temperaturas muy altas irritan el cuero cabelludo, mientras que las muy bajas a veces no consiguen que el producto trabaje de manera eficiente.
  2. Evita el exceso de fricción sobre el cuero cabelludo. Seca y masajea tu cabello de forma suave, la fibra capilar es delicada y todavía más si está húmeda. Si cuando aplicas tu crema facial eres cuidadosa porque sabes que la zona del rostro es muy sensible, ¿por qué no vas a ser igual de delicada con algo tan frágil como tu cabello?
  3. Limpiarás tu cabello en profundidad y con productos específicos. No eliminar restos de productos de fijación como ceras, gominas o polvos voluminizadores provoca un exceso de rasa capilar. Una limpieza profunda del cabello con productos formulados específicamente para eliminarlos es imprescindible. Recuerda que debes ejercer la limpieza en el cuero cabelludo, que es la parte donde permanece el producto y, además, así evitas la fricción capilar. No es necesario ser brusco ni emplear las uñas durante la limpieza. Frota con la yema de tus dedos el cuero cabelludo, así estará estimulando la zona. Para una limpieza más a fondo, aplica el producto, limpia, enjuaga y vuelve a repetir el proceso.
  4. Cortarás tu pelo con más asiduidad. Retrasar el corte del cabello cuando las puntas están abiertas favorece que el cabello se vuelva más quebradizo y se abran más. Aunque parezca que los peluqueros comen, no es así y siempre (aunque crear lo contrario) te cortan el pelo exactamente por donde tú les dices. El problema es que atrasamos la visita al peluquero tanto tiempo que cuando queremos ponerle solución a nuestras puntas abiertas, el remedio es bastante doloroso. Por eso, si vas con asiduidad a cortarte el pelo, tu cabello tendrá más fuerza, estará más sano, menos quebradizo y no lo tendrás que cortar tanto para que vuelva a tener un aspecto bonito.
  5. Nunca dormirás con el cabello mojado. Y ya no es sólo por el dolor de garganta que vas a tener a la mañana siguiente, es que la humedad puede provocar irritación sobre el cuero cabelludo. ¿No te has dado cuenta de que las mañanas después de una noche en la que no te has secado el pelo lo tienes excesivamente mustio? Pues ahí tienes la respuesta.
  6. Cepillarás tu cabello con asiduidad. Son muchos los beneficios del cepillado. Además de quitar residuos, impurezas y cabellos en fase de caída normalizándola, ayuda a desenredar, dar volumen y mejorar la microcirculación del cuero cabelludo, la base de un cabello sano. Cuando el cabello esté húmedo, recuerda hacerlo con suavidad, la fibra se encuentra hinchada y la cutícula abierta, pudiendo desestabilizarse más fácilmente. Utiliza un cepillo de madera para evitar fricciones, rotura capilar y exceso de grasa.
  7. Aclara bien los productos. ¿No tienes a veces las sensación de seguir teniendo el pelo sucio incluso después de habértelo lavado? Ya sea porque ibas con prisa o porque has aplicado producto en exceso, tu cabello se ha aclarado correctamente y por eso tiene ese aspecto. Facilita el aclarado utilizando la cantidad correcta de champú, acondicionador o mascarilla, ya que tendemos a aplicar más del necesario.
  8. Utiliza el champú que tu pelo necesita. Utilizar el champú adecuado o combinar varios en función de las necesidades es clave. Debemos escuchar a nuestro cabello y elegir el champú adecuado para el momento adecuado. Si tienes la piel grasa utilizas una crema hidratante específica para tu piel. Pues con el pelo ocurre igual, aunque tengamos la sensación de que nuestro cabello es todoterreno o creamos que el champú que le va fenomenal a nuestra amiga también nos irá bien a nosotras.
  9. No usarás herramientas de styling a cualquier temperatura. Controla bien la temperatura y utiliza productos que protejan la fibra capilar de las altas temperaturas.
  10. Llevarás hábitos de vida saludable. La alimentación, la gestión del estrés o no dormir las horas suficientes... Todo eso afecta a tu salud capilar que, a fin de cuentas, sólo es la cara visible de unas consecuencias internas. Por eso, un estilo de vida saludable beneficia un cuero cabelludo y cabello en buen estado, además de otros aspectos que nos son invisibles pero que son de vital importancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios