real betis

Estrellas que apenas brillan

  • Paco Chaparro se propone el reto de espabilar a Sergio García y Emana, como hiciera con Mark González hace un año

Comentarios 3

Con un cuarto de Liga consumido, dos de los fichajes del Betis en la presente temporada, Sergio García y Emana, aún no han rendido de acuerdo a sus posibilidades. Paco Chaparro es consciente de ello y, de hecho, no está satisfecho con el rendimiento de los dos futbolistas, aunque sí se muestra seguro de que logrará, como hiciese con Mark González la temporada anterior, integrarlos en el grupo y que rindan a plenitud.

El técnico verdiblanco sí está contento con el trabajo de Mehmet Aurelio, principalmente, y de Nelson, Juanma y Monzón, pese a que a los dos últimos les esté costando entrar en el equipo debido al buen rendimiento de Damià y Fernando Vega. Empero, piensa que Sergio García y Emana pueden dar mucho más y ya se lo ha hecho ver a ambos.

Con el ex zaragocista no ha dialogado tanto como con el camerunés y, además, sabe el técnico que apenas ha podido jugar en su auténtica posición. Chaparro tiene claro que Sergio García es delantero y que en las bandas pierde muchísimo potencial, ya sea en la derecha o en la izquierda, pero que hasta la fecha ha tenido que actuar más en esos puestos por las lesiones y necesidades del equipo. Por eso, quizá, esté teniendo más paciencia.

Con Emana la situación es diferente. El técnico trianero ha tenido cinco o seis charlas con el jugador y en todas le ha dejado claro que es uno de los futbolistas más importantes del equipo y que le iba a exigir conforme a ello, pero que sobre todo le solicitaba compromiso y rendimiento, en la misma medida que a Aurelio, Sergio o Nelson, o a Mark González y Edu, los otros dos hombres importantes de la plantilla.

Chaparro es consciente de que necesita que el africano se integre de una vez en el grupo y no escatimará esfuerzos, de hecho es uno de los futbolistas con el que más hincapié está haciendo la psicóloga de la plantilla.

Deportivamente, el técnico le exige lo mismo que a Capi, que juegue en 30 ó 40 metros, por delante de Aurelio, que llegue al área rival y que se implique defensivamente. También le gustaría que fuese más práctico y menos efectista, pero ahí se topa con el estilo de juego del futbolista y quizá sea más difícil llegarle. "Quiero que haga lo que hacía en el Toulouse", ha dicho Chaparro varias veces fuera de micrófono.

Ocurre que Emana piensa que los técnicos le podrían estar exigiendo más de lo que puede dar y quizá en ello tenga que ver que el ritmo de la Liga española es superior a la de la francesa. Al futbolista le encanta que Chaparro le dé libertad en ataque para que haga daño arriba, pero por ejemplo se muestra más esquivo a la hora de tener que tapar el primer pase del medio de cierre del equipo rival, tarea que, lógicamente, le pertenece a él, entre otros.

Al futbolista no le ha gustado escuchar algunas críticas sobre su escasa dosificación en un terreno de juego, y apunta en privado que la responsabilidad no es sólo suya y sí del trabajo que tiene encomendado.

En definitiva, aun siendo el séptimo futbolista de la plantilla que más minutos ha disputado (671) y habiendo sido titular en los nueve encuentros disputado, Emana está muy molesto, y así lo manifestó en su entorno al término del partido ante el Deportivo, con las dos sustituciones que lleva en el descanso, esta última y la del Camp Nou en la cuarta jornada.

Pero Chaparro sabe que necesita tanto al camerunés como a Sergio García y con ambos volverá a usar todas las armas a su alcance, como ya realizase, con éxito, en la persona de Mark González la temporada anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios