Eurocopa de leyenda (20)

1996: Gol de oro con sabor a revancha

  • 20 años después. Bierhoff venga la derrota ante Checoslovoaquia en el 76 primero haciendo el 1-1 y luego con el gol con el que finalizó el partido.

Comentarios 2

LA aparición de un puñado de nuevos países en la escena europea, todos producto de la descomposición del Telón de Acero, hizo inevitable la ampliación de un torneo que, al tiempo, era cada vez más mediático y generaba más y más beneficios. De las 34 selecciones que compitieron en la edición del 92 se pasó nada menos que a 48, lo que se tradujo en ocho grupos con seis equipos de los que se clasificaban los primeros y los seis mejores segundos. Los otros dos debían disputar un desempate (Holanda se impuso a Irlanda) y la anfitriona Inglaterra completaba los 16 participantes en la fase final.

Para España significaba el reencuentro con la competición después de la ausencia en Suecia 92 y la segunda gran cita con Clemente en el banquillo después de la eliminación en cuartos ante Italia en el Mundial de Estados Unidos. La lista, como siempre, y más con Clemente, provocó algunas controversias, en particular por la ausencia de Raúl, que a sus 18 años llevaba dos temporadas brillando en el Real Madrid. Tampoco estaba Guardiola, en fase de recuperación tras una grave lesión, y respecto a la fase de clasificación aparecían López, uno de los cuatro jugadores del Atlético campeón de Liga y Copa, y el azulgrana Guillermo Amor.

Una vez en Inglaterra, España fue de menos a más. Dos empates ante Bulgaria y Francia, en ambos casos tras ir por debajo en el marcador, abocaron a la selección a jugárselo todo a una carta en el último partido ante una Rumanía ya sin opciones, pero el partido no fue ni mucho menos fácil y, de hecho, la clasificación para cuartos no quedó certificada hasta que Amor hizo el 2-1 en el minuto 84. Pasaban Francia y España y quedaba fuera la gran Bulgaria de Stoichkov, autor de los tres tantos búlgaros en el torneo, Kostadinov, Letchkov, Penev, Ivanov, Balakov y demás héroes del equipo que había sido cuarto en el último Mundial.

Claro que el segundo puesto en el grupo tenía su penalización en forma de cruce en cuartos de final con Inglaterra, que aspiraba a conseguir su primera Eurocopa ahora que el torneo se celebraba en sus estadios. Y el 22 de junio en Wembley, ante los locales, España ofreció su mejor partido en el campeonato. Fue mejor que Inglaterra y tuvo más ocasiones, pero el marcador no se movió y el pleito se decidió en los penaltis, donde, como ocurrió antes y también pasaría después, la suerte no estuvo del lado español. Fernando Hierro y Nadal marraron sus lanzamientos e Inglaterra se impuso por 4-2.

Pero los penaltis no les fueron tan favorables a los pross en semifinales, donde una implacable Alemania se impuso por 6-5 después de que Köpke detuviera el disparo de Southgate. Lo mismo ocurrió en la otra semifinal, en la que Francia, que se había deshecho de Holanda desde los once metros, sucumbió ante la República Checa también por 6-5.

Alemanes y checos disputarían el título. En el recuerdo, la final del 76 en la que una Checoslovaquia todavía no dividida se impuso a la entonces República Federal Alemana, aún no unida a su hermana del Este, con el famoso penalti de Panenka. Los países no eran exactamente los mismos, pero el deseo de revancha seguía existiendo entre los germanos y se manifestó en toda su extensión cuando el delantero del Udinese Oliver Bierhoff hizo en el minuto 4 de la prórroga el gol de oro -ganaba el primero que marcara en el tiempo extra- con el que se acabó la final. Alemania, con tres títulos, se ponía claramente en cabeza del palmarés

Una Alemania renqueante vuelve a reinar

Una Alemania muy disminuida por las lesiones de Reuter, Kohler, Möller y Bobic, y con Klinsmann renqueante, sufrió ante un equipo checo que se adelantó gracias a un penalti de Sammer a Poborsky que no lo pareció. Quedaba media hora, pero una vez más los germanos sacaron a relucir su carácter para remontar gracias a dos tantos de un jugador salido del banquillo, Oliver Bierhoff,  autor del primer gol de oro que decidía una final.

Ficha técnica:

República Checa: Kouba; Suchoparek, Kadlec, Rada, Hornak; Bejbl, Nemec, Nedved, Berger; Poborsky (Smicer, 88') y Kuka.

Alemania: Köpke; Babbel, Helmer, Sammer, Strunz; Hässler, Eilts (Bode, 46'), Scholl (Bierhoff, 69'), Ziege; Kuntz y Klinsmann.

Árbitro: Pierluigi Paretto (italiano). Amonestó a Hornak, Helmer, Sammer y Ziege. Goles:1-0 (59') Berger (p). 1-1 (73') Bierhoff. 1-2 (95') Bierhoff.

Incidencias: Final de la X Eurocopa de naciones disputada el 30 de junio de 1996 en el estadio londinense de Wembley ante 73.611 espectadores.

El último hurra de Julio Salinas

Julio Salinas (Bilbao, 1962) cerró en la Eurocopa de Francia un periplo de algo más de diez años en la selección. Jugara donde jugara. Disputó el Mundial de México el año que pasó del Athletic al Atlético de Madrid, la Eurocopa 88 el verano que cambió el Atlético por el Barcelona, el Mundial 90 como jugador azulgrana, el del 94 cuando dejó el Barça por el Deportivo y la Eurocopa 96 como futbolista del Sporting de Gijón. Jugó con Muñoz, con Luis Suárez y con Clemente, y sólo estuvo ausente durante algo más de dos años, entre el Mundial de Italia y un España-Irlanda de clasificación para el de Estados Unidos, justo en el ecuador de su etapa como jugador azulgrana. Goleador en los tres Mundiales que disputó, no así en las dos Eurocopas, Salinas llegó a jugar 56 partidos en los que consiguió 22 goles que lo sitúan noveno en la clasificación de máximos goleadores, por detrás de Di Stéfano y Silva y por delante de Míchel. En cualquier caso, nunca tuvo el reconocimiento general de la afición y su presencia continuada con Clemente, cuando ni mucho menos era titular en el Barcelona, fue otra de las polémicas que presidieron la etapa del vasco -el hombre que lo hizo debutar en el Athletic con 20 años- en el banquillo de España.      

La lista de España

Porteros: Zubizarreta (Barcelona), Cañizares (Real Madrid) y Molina (Atlético de Madrid).

Defensas: López (Atlético de Madrid), Abelardo, Nadal y Sergi (Barcelona), Alkorta (Real Madrid), Otero (Valencia) y Belsué (Zaragoza).

Centrocampistas: Guerrero (Athletic de Bilbao), Caminero (Atlético de Madrid), Amor (Barcelona), Donato (Deportivo de La Coruña) y Fernando Hierro (Real Madrid).

Delanteros: Kiko (Atlético de Madrid), Alfonso (Betis), Manjarín (Deportivo de La Coruña), Amavisca y Luis Enrique (Real Madrid), Julio Salinas (Sporting de Gijón) y Pizzi (Tenerife).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios