El derbi sevillano · la presentación

Pasaporte a Europa

  • El Betis se juega coronar la temporada y desquitarse del 5-1 y el Sevilla, el doblete y salvar el curso.

Las distancias entre los eternos rivales sevillanos se han acortado. Si ya la temporada anterior, al Betis le faltó un tris para quedar clasificado por encima del Sevilla, máxime tras su victoria en Nervión (1-2), en la presente asoma con seis puntos de ventaja, una distancia significativa por las alturas de la temporada pero no insalvable. No en vano, en el partido de ida en Nervión también existía una diferencia de cuatro puntos en favor de los hombres de Pepe Mel y sobre el césped se revirtieron los papeles.

Amén de ese favoritismo que los más avezados juzgan como inexistente en los derbis, suele decirse de estos partidos que todo lo hecho anteriormente durante la temporada carece de validez. Empero, más que por la clasificación de ambos equipos, nadie en la ciudad puede negar que este derbi sevillano número 116 no se presenta bajo el influjo del 5-1 del pasado 18 de noviembre en Nervión.

Fue una goleada de las que marcan, de las que hacen daño, por mucho que los efectos secundarios no lo demostrasen: el Betis ganó sus dos siguientes partidos, el inmediato frente al Real Madrid, y el Sevilla enjaretó un ominoso 1 de 15 puntos que casi le cuesta el puesto a Míchel, a quien salvó Reyes la noche de Reyes con su exhibición frente a Osasuna (1-0), similar a la de la otra noche ante el Athletic.

El gran momento

La batalla por Europa está servida. El Betis, pese a no entrar en sus cálculos iniciales, vive toda la temporada en la zona noble. El Sevilla, pese a morar unos pisos abajo, ansía a ello por ser su objetivo inicial. El relevo en el banquillo nervionense no ha resultado tan sutil como puedan indicar los resultados, pero sí es una certeza que el equipo, con Emery, tampoco gana fuera de casa. Aun así, el Sevilla asoma en un buen momento al partido tras su revitalizadora victoria del lunes.

El Betis lo hace después de su enésima exhibición de eficacia a domicilio, tan necesaria para reafirmar el catecismo de Mel.

Heliópolis, más seguro

Si la pujanza del Sevilla en Nervión -siete triunfos consecutivos en Liga- es tan evidente como su inoperancia a domicilio -una sola victoria ante el Deportivo el 24 de septiembre-, la trayectoria del Betis no arroja tantos picos ni valles. Como foráneo sigue siendo el mejor tras los dos grandes, pero en Heliópolis no se muestra del todo firme, con siete victorias, tres empates y cinco derrotas. Con todo, ha mejorado en la segunda vuelta, en la que ha ganado a Málaga y Osasuna y firmado tablas frente a Athletic, Valladolid y Getafe. No pierde desde el pasado 22 de diciembre ante el Mallorca.

Número de jugadores

Aunque quizá habrá que aguardar al final de la temporada para afirmar cuál de las dos plantillas es mejor, a la fecha da la sensación de que la del Betis está al menos más equilibrada. Mientras Mel posee recambios de garantías en todas las líneas, de ahí que la competencia sea feroz, Emery apenas disfruta de dos o tres suplentes de su confianza.

Esta distancia se acentúa en la línea atacante. Los verdiblancos, amén de presentar una nómina más amplia sobre el césped, sentarán en su banquillo a Jorge Molina y a Vadillo o Juan Carlos. Incluso, quedará descartado Pozuelo. Los blanquirrojos apenas disfrutarán de Babá, Manu del Moral y el recién recuperado Perotti, los tres con un rol muy secundario hoy en el equipo.

Equilibrio goleador

Las cifras, sin embargo, puede desmentir muchos tópicos de los que hoy se hablan de ambos equipos, prueba inequívoca de que en el fútbol son más importantes las sensaciones que las estadísticas. El repaso más liviano a los números nos dice que el Sevilla ha marcado un gol más que el Betis (45 por 44) y además ha encajado uno menos (42 por 43). Sin embargo, el reparto de los mismos otorga una ventaja de 6 puntos a los heliopolitanos.

Ítem más: el parcialmente discutido Negredo suma en la Liga dos goles más que el unánimemente elogiado Rubén Castro (17 por 15).

Ausentes y frescura

A estas alturas de temporada, disponer de más días entre un partido y otro no es del todo determinante, ya que los equipos ruedan solos y no necesitan carga de entrenamientos, pero sí se nota en los futbolistas que acaban los partidos con molestias. Se dice que el Betis llegará más fresco, pero no ha podido recuperar a Mario y tiene aún la duda de Nacho, dos titulares de su línea defensiva. Pabón, incluso, se retiró este martes de la sesión de entrenamiento en Montecastillo con una sobrecarga muscular.

El Sevilla, pese al poco tiempo transcurrido con su partido anterior, parece que podrá recuperar a Fazio, así como a Kondogbia y Rakitic, ambos con golpes menores. Así, su principal ausencia sería Fernando Navarro si los comités federativos no atienden los recursos de Nervión.

Una vez que a las diez de la noche del viernes ruede el balón en Heliópolis, posiblemente nadie aprecie el desgaste realizado por los sevillistas el lunes con diez futbolistas, aunque a priori sí sea un factor contrario motivado por los que mandan arbitrariamente en el fútbol español.

La presión repartida

Porque lo que de verdad influye en estos partidos son los estados de ánimo de los equipos. Mel ha querido que los suyos suelten la presión con una concentración en Jerez, al tiempo que Emery no lo hará hasta mañana por la noche. Si hay quien comenta que el Sevilla sentirá la presión de jugarse prácticamente la temporada, ya que perder lo dejaría casi con seguridad fuera de Europa, no lo es menos que este caramelo también atenaza al Betis, aunque no tanto como el 5-1 de la ida. Esa bochornosa derrota y un estadio abarrotado, en su mayoría de béticos, van a poner a prueba la templanza de los nervios de los de La Palmera. Ocurre que la digestión de esta tensión previa es muy importante: en la ida recaía toda sobre el Sevilla y...

Los protagonistas

Eso sí, a la hora en que Del Cerro Grande haga sonar su silbato por vez primera, todo queda en manos de los futbolistas y, mínimamente, de los entrenadores. Sí da la sensación de que el Betis está un escalón por encima, ya que en el Sevilla debutarán entre tres y cuatro futbolistas, Beto, Botía, Alberto Moreno y Kondogbia; y en el Betis sólo uno o dos, Campbell y Pabón. En los banquillos, Mel suma tres derbis, con un balance equilibrado y Emery debuta.

Más allá de éstos, hay ilustres que ya han ganado estos partidos: Beñat, Rubén Castro, Jorge Molina Jesús Navas, Reyes, Negredo... Y futbolistas que, sentados en el banquillo, dan miedo por su pique, Vadillo y Perotti, o por ofrecer la pinta de que pueden despertar de sus letargos en un día señalado, Igiebor y Babá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios