El tiempo también negocia

  • El Sevilla aguarda el adiós seguro de Emery para suplirlo. El finiquito de Blanc retarda los plazos, Quique ya es entrenador del Espanyol. Avanzan Rudi y Sampaoli.

Comentarios 5

El Sevilla se encuentra, por los avatares del mercado, en una encrucijada de difícil salida si no hay un desenlace pronto. Atado de pies y manos, cree ahora mismo que está sin entrenador con la certeza de que, más pronto que tarde, el adiós de Emery será oficial, pero éste no se ha producido aún y, por tanto, no puede lanzarse tan a la ligera a negociar y, sobre todo, cerrar un acuerdo (mucho menos firmarlo) con otro entrenador teniendo a uno en nómina.

La oferta del PSG que seduce a Emery es real y, de hecho, si durante el pasado martes mientras en Francia la prensa daba por seguro que Emery sería el nuevo inquilino del banquillo del Parque de los Príncipes, ayer ya tuvo la notificación por parte del guipuzcoano de que su intención es dejar el Sevilla porque la oportunidad es irrechazable y cumple el requisito que salvaba su palabra de quedarse en Nervión: que un equipo de nivel top europeo fuera a por él. 

Esa información ya la tiene el Sevilla desde ayer, pero los pasos burocráticos no van igual de rápido que los acuerdos y el PSG no puede anunciar aún oficialmente el acuerdo con Emery. En realidad, no puede firmarlo mientras no resuelva el contrato de Laurent Blanc y, por esa misma regla, el Sevilla no puede avanzar en una negociación con otro entrenador hasta no tener la certeza real de que Emery se marchará. Y el problema es que el finiquito de Blanc promete alargarse porque no es un asunto fácil. Es más, las información de Le Parisien, medio muy afín al PSG, el pasado martes hablaba de que el elegido para entrenar al campeón galo es Emery pero que el anuncio oficial se demoraría por "tres o cuatro días". Y es que para rescindir a Blanc, el millonario Al-Khelaifi tendría que desembolsar una fuerte suma de dinero, cercana a los 20 millones de euros, con lo que los dos millones que debe pagar al Sevilla para llevarse a Emery, que firmará dos temporadas y una más por objetivos en París, serían algo así como la propina. En Francia intentan llegar a una solución con Blanc, pero el que fuera central del Barcelona se está mostrando firme.

Y en éstas, aunque algunas informaciones aseguraban que el abogado de Emery viajará pronto a Sevilla para empezar a desbloquear el tema, en Nervión no pueden avanzar en las negociaciones con un técnico que, como Quique Flores, tiene ofertas. Muy del gusto de Monchi desde siempre, se había comprometido con el Espanyol de manera verbal y este jueves el club catalán ha confirmado su fichaje. Ejecutivos del Sevilla se reunieron ayer en Madrid con su agente para cerrar el fichaje de Sarabia. Dos pájaros de un tiro al compartir ambos agentes, pero con las manos atadas para dejar nada cerrado. Quique es el que más gustaba, pero el madrileño ha puesto un plazo y es muy probable que no llegue el Sevilla y que se tire por otras opciones que agradan, como Rudi García. 

Es decir, en resumen: el Sevilla espera a Emery, Emery espera al PSG y el PSG tiene que finiquitar a Blanc. Entretanto, Monchi puede tirar por otra vía atractiva, el ex técnico del Lille y la Roma -con dominio del español y el francés- y también con Jorge Sampaoli. El de San Fernando quiso sondear de primera mano ambas opciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios